Desa­rro­llo em­bo­te­lla­do

Prensa Libre - - Perspectiva -

De­cía Pe­dro B. Or­tiz, exal­cal­de del dis­tri­to cen­tral de Sa­la­man­ca, Es­pa­ña, en una re­cien­te en­tre­vis­ta con el dia­rio elPe­rió­di­co de Gua­te­ma­la, que si una per­so­na se tar­da más de una ho­ra en lle­gar a su lu­gar de tra­ba­jo se de­be cam­biar de al­cal­de.

Cier­ta­men­te, la pro­ble­má­ti­ca en ciu­da­des co­mo Gua­te­ma­la no pa­ra de cre­cer y pe­se a que tam­bién van en au­men­to los in­gre­sos de las ar­cas mu­ni­ci­pa­les, es­to no se re­fle­ja en me­jo­ras pa­ra el ve­cin­da­rio ni en pro­yec­tos que re­suel­van las gran­des de­man­das. El con­tra­sen­ti­do es que se vuel­ve más ca­ro el man­te­ni­mien­to de esas bu­ro­cra­cias, lo que de­ri­va en clien­te­lis­mo y en po­ca efi­cien­cia.

Es­to lle­va a la inevi­ta­ble pre­gun­ta de ¿por qué se bus­can esos pues­tos de po­der? y la res­pues­ta es ob­via, cuan­do se ve el cam­bio de vi­da de mu­chos fun­cio­na­rios, al­gu­nos que in­clu­so han pa­sa­do dé­ca­das en los car­gos, sin que se pro­duz­ca la pro­mo­cio­na­da trans­for­ma­ción, co­mo trans­por­te, trán­si­to de vehícu­los, es­ca­sez de agua o ma­ne­jo de desechos. Los pro­ble­mas se mul­ti­pli­can en va­rios sec­to­res, don­de más allá de las la­bo­res de ma­qui­lla­je no se vis­lum­bran so­lu­cio­nes sus­tan­ti­vas, lo cual tie­ne un enor­me im­pac­to en la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas, co­mo en la ciu­dad ca­pi­tal, mu­ni­ci­pios cir­cun­ve­ci­nos o de­par­ta­men­tos ale­da­ños, cu­yos po­bla­do­res de­ben dis­po­ner de ca­si cin­co ho­ras dia­rias pa­ra lle­gar a sus lu­ga­res de tra­ba­jo y re­tor­nar a sus ho­ga­res.

Es­ta se­ma­na, el XV En­cuen­tro Na­cio­nal de Em­pre­sa­rios (Ena­de) abor­dó en par­te esa pro­ble­má­ti­ca por me­dio de uno de sus ex­po­si­to­res, Joan Clos, ex­di­rec­tor de ONU-Ha­bi­tat y exal­cal­de de Bar­ce­lo­na, quien sos­tie­ne que se de­ben im­ple­men­tar po­lí­ti­cas ur­ba­nas pa­ra orien­tar el cre­ci­mien­to de las ciu­da­des, agre­gar va­lor a las zo­nas de re­si­den­cia y evi­tar que las per­so­nas bus­quen mo­ver­se a ciu­da­des más desa­rro­lla­das, en las que se con­cen­tra la ma­yo­ría de ser­vi­cios.

La pla­ni­fi­ca­ción, jun­to a otras po­lí­ti­cas de desa­rro­llo, de­be bus­car evi­tar la ma­cro­ce­fa­lia y la me­ga­ló­po­lis, di­jo Clos, en cla­ra alu­sión a la si­tua­ción por la que atra­vie­sa Gua­te­ma­la, don­de a par­tir de los gran­des de­sas­tres co­mo el te­rre­mo­to de 1976 se ha desata­do una des­co­mu­nal mi­gra­ción in­ter­na, por­que en sus lu­ga­res de re­si­den­cia rei­na el aban­dono y es es­ca­sa la in­ver­sión pú­bli­ca o pri­va­da, por­que tam­po­co hay ga­ran­tías pa­ra los em­pre­sa­rios.

Ese es el ob­je­ti­vo de even­tos de es­ta na­tu­ra­le­za: sen­si­bi­li­zar a au­to­ri­da­des, lí­de­res co­mu­ni­ta­rios, di­ri­gen­cia em­pre­sa­rial y po­lí­ti­ca pa­ra en­ca­rar un re­to de enor­mes pro­por­cio­nes. Por ser Gua­te­ma­la el país con el ma­yor cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co de La­ti­noa­mé­ri­ca, esa pre­sión cre­ce­rá en to­das di­rec­cio­nes y po­dría con­ver­tir­se en una cri­sis in­ma­ne­ja­ble.

Los cam­bios de­ben em­pe­zar por asu­mir con ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad el dis­cur­so po­lí­ti­co y el de quie­nes as­pi­ran a di­ri­gir esos pe­que­ños feu­dos, los cua­les ya no aguan­tan con más abu­so, co­rrup­ción y clien­te­lis­mo, mien­tras los gran­des pro­ble­mas, en vez de su­pe­rar­se, se vuel­ven más com­ple­jos. La exi­gen­cia ciudadana tam­bién de­be ser ma­yor, por­que el abu­so de po­der se acre­cien­ta an­te so­cie­da­des in­di­fe­ren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.