Más em­pa­tía y me­nos pe­leas

Aun­que es ten­ta­dor cul­par a co­le­gas o a la em­pre­sa mis­ma, el ca­mino pa­ra de­rro­tar los con­flic­tos se re­suel­ve con au­to­rre­fle­xión.

Prensa Libre - - Expreso Mundo Económico - Por An­nie McKee ac­tua­li­dad@pren­sa­li­bre.com.gt © 2018 Har­vard Bu­si­ness School Pu­blis­hing Corp.

Pa­sa­mos una gran can­ti­dad de tiem­po que­ján­do­nos acer­ca de las per­so­nas, evi­tán­do­las y pe­lean­do con ellas. Sin em­bar­go, si quie­re ma­ne­jar los con­flic­tos en su lu­gar de tra­ba­jo, no pue­de em­pe­zar con na­die más.

Usual­men­te no hay un úni­co cul­pa­ble, y si us­ted real­men­te quie­re me­nos pe­leas, ne­ce­si­ta en­ten­der su pro­pio rol y lo que pue­de ha­cer pa­ra rom­per el círcu­lo vi­cio­so que ini­cia con frus­tra­ción y ter­mi­na con gue­rras en la ofi­ci­na.

Cuan­do es­ta­mos ba­jo es­trés cró­ni­co, nues­tras ha­bi­li­da­des so­cia­les, de ra­zo­na­mien­to y de pensamiento com­ple­jo se ven afec­ta­das. Nues­tra ca­pa­ci­dad de pro­ce­sar y usar in­for­ma­ción que­da com­pro­me­ti­da, al igual que nues­tro jui­cio. So­brer reac­cio­na­mos an­te irri­tan­tes me­no­res, y to­do y to­dos co­mien­zan a pa­re­cer una ame­na­za. En es­te es­ta­do, ten­de­mos más a cau­sar pro­ble­mas que a re­sol­ver­los.

Aquí es cuan­do el círcu­lo vi­cio­so se vuel­ve un ci­clo in­ter­mi­na­ble. No pen­sa­mos co­rrec­ta­men­te. Bus­ca­mos pe­leas.

LOS TRES PA­SOS

Cuan­do el es­trés es­ca­la, nues­tro com­por­ta­mien­to y ra­cio­ci­nio su­fren to­da­vía más. Ata­ca­mos, nos es­con­de­mos o es­ca­pa­mos. Pe­ro exis­ten tres pa­sos que pue­de se­guir si quie­re rom­per es­te ci­clo.

El pri­me­ro es ser cons­cien­te de la si­tua­ción. Us­ted ne­ce­si­ta re­co­no­cer qué ha­ce que se sien­ta frus­tra­do o ame­na­za­do. To­me tiem­po pa­ra des­cu­brir sus de­to­nan­tes.

Lue­go, uti­li­ce el au­to­con­trol

emo­cio­nal, con el fin de con­tro­lar y ca­na­li­zar sus emo­cio­nes. El au­to­con­trol nos ha­ce ma­ne­jar los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos, ver la reali­dad con cla­ri­dad y de­jar de ata­car.

Por úl­ti­mo, cons­tru­ya amis­ta­des en el tra­ba­jo. Pa­ra mi­ni­mi­zar el es­trés y el con­flic­to en el tra­ba­jo, ne­ce­si­ta­mos re­em­pla­zar el “Yo, mío” con el “no­so­tros, nues­tro”. Es­to lle­va­rá a re­la­cio­nes más cá­li­das y amis­to­sas — al­go que la ma­yo­ría de las per­so­nas ne­ce­si­ta y quie­re en el tra­ba­jo.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: SHUT­TERS­TOCK

To­me tiem­po pa­ra des­cu­brir los de­to­nan­tes de es­trés en su tra­ba­jo. Lue­go, acér­que­se a sus com­pa­ñe­ros. Es el prin­ci­pio de los cam­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.