Có­mo...

Prensa Libre - - Expreso -

EVI­TAR QUE CO­LE­GAS USEN EL CE­LU­LAR EN UNA REUNIÓN

● Si al­gu­na vez se ha pre­gun­ta­do si tie­ne to­da la aten­ción de sus co­le­gas mien­tras es­tán vien­do su ce­lu­lar, de­je de ha­cer­lo. No es así.

Sin em­bar­go, en vez de frus­trar­se por­que ellos re­vi­san sus dis­po­si­ti­vos cons­tan­te­men­te du­ran­te las reunio­nes ha­ga al­go al res­pec­to.

Po­dría co­men­zar por com­par­tir in­ves­ti­ga­cio­nes que mues­tren que in­clu­so la so­la pre­sen­cia de un ce­lu­lar —sin men­cio­nar su pan­ta­lla bri­llan­te y sus vi­bra­cio­nes cons­tan­tes— es ne­ga­ti­va pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad.

Des­pués ha­ble con su equi­po acer­ca de las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de uti­li­zar apa­ra­tos en las reunio­nes de tra­ba­jo. Pro­pon­ga re­glas bá­si­cas co­mo “Es­tar to­tal­men­te pre­sen­tes” y “Man­te­ner el ce­lu­lar en el bol­si­llo”.

El equi­po tam­bién po­dría acor­dar usar una fra­se sen­ci­lla co­mo “Dis­po­si­ti­vos aba­jo”, pa­ra pe­dir ami­ga­ble­men­te a al­guien que guar­de su ce­lu­lar. Una vez que se ha­yan im­ple­men­ta­do al­gu­nas re­glas, apé­gue­se a ellas y se­ña­le el mo­men­to en que un co­le­ga no lo ha­ga.

Pue­de que re­ci­ba al­gu­nas mi­ra­das mo­les­tas al prin­ci­pio, pe­ro con el tiem­po el equi­po es­ta­ble­ce­rá un nue­vo es­tán­dar.

(Adap­ta­do de How to Get So­meo­ne to Put Away Their Pho­ne and Ac­tually Lis­ten, de Jo­seph Grenny y Kelly An­drews)

AU­MEN­TAR SU ENER­GÍA AN­TES DE UNA PRE­SEN­TA­CIÓN

● Dar una char­la fren­te a una au­dien­cia pue­de ser es­tre­san­te y nues­tro cuer­po reac­cio­na a ese es­trés de dis­tin­tas ma­ne­ras.

Si us­ted es ner­vio­so y an­sio­so, o sus ni­ve­les de ener­gía se es­tan­can, prue­be un ri­tual de es­fuer­zo fí­si­co an­tes de su si­guien­te pre­sen­ta­ción.

El ri­tual es jus­to co­mo sue­na: es­for­zar­se con el fin de que su co­ra­zón la­ta con fuer­za, se sien­ta en con­tac­to con su cuer­po y au­men­te su ener­gía. Po­dría ha­cer una ru­ti­na de ejer­ci­cio bre­ve an­tes de ir al re­cin­to, bai­lar en su cuar­to de ho­tel o in­clu­so dar sal­tos tras bam­ba­li­nas.

Un ri­tual de es­fuer­zo fí­si­co pue­de dar­le ener­gía, a la vez que re­du­ce sus ni­ve­les de hor­mo­nas del es­trés.

(Adap­ta­do de How to Pump Your­self Up Be­fo­re a Pre­sen­ta­tion (or Calm Your­self Down), de Nancy Duar­te)

RE­CO­NO­CER EL BUEN TRA­BA­JO DE UN CO­LA­BO­RA­DOR

● Los em­plea­dos quie­ren sen­tir­se va­lo­ra­dos, pe­ro un sim­ple “¡Buen tra­ba­jo!” no siem­pre es mo­ti­va­dor, es­pe­cial­men­te si lo di­ce to­do el tiem­po. Cuan­do quie­ra elo­giar a al­guien por su tra­ba­jo en un pro­yec­to in­ten­te mos­trar cu­rio­si­dad acer­ca de có­mo lo lo­gró.

Po­dría de­cir al­go co­mo: “Eso fue muy im­pre­sio­nan­te. ¿Me di­ce có­mo lo hi­zo?”. Al mos­trar in­te­rés en la ma­ne­ra co­mo lo lo­gra­ron, hon­ra los re­sul­ta­dos y a la per­so­na que los al­can­zó.

Tam­bién se da­rá una idea de có­mo ese empleado re­suel­ve los pro­ble­mas, qué par­tes del tra­ba­jo le en­can­tan y qué lo ha­ce sen­tir­se or­gu­llo­so, pers­pec­ti­vas que pue­den re­sul­tar úti­les cuan­do asig­ne pro­yec­tos.

(Adap­ta­do de What Not to Do When You’re Tr­ying to Mo­ti­va­te Your Team, de Ron Ca­ruc­ci)

FO­TO PREN­SA LI­BRE: SHUT­TERS­TOCK

Us­ted pue­de uti­li­zar una fra­se co­mo: “ce­lu­la­res aba­jo”, pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de sus reunio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.