Rom­per el co­ra­zón pa­ra pre­va­le­cer

Prensa Libre - - Opinión - An­to­nio Mos­que­ra http://re­gis­troa­ka­si­co.word­press.com

To­dos los reac­cio­na­rios son ti­gres de pa­pel, afir­mó Mao Ze Dong. Tra­ta­ba de afir­mar la for­ta­le­za de una po­si­ción mo­ral so­bre las ba­lan­dro­na­das de ca­be­ci­llas del po­pu­la­cho acos­tum­bra­dos al odio ét­ni­co o de cla­se.

Di­gan lo que di­gan, es­ta si­tua­ción se re­fle­ja en la fir­ma del nue­vo Acuer­do Co­mer­cial en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Fal­sa­rios atri­bu­yen a Do­nald Trump el mé­ri­to. ¿Có­mo? El man­da­ta­rio lla­mó país es­ta­fa­dor a su ve­cino. Se­ña­ló a los in­mi­gran­tes co­mo vio­la­do­res y con­tra­ban­dis­tas de dro­gas. In­di­có que el TL­CAN era el peor tra­ta­do de la his­to­ria. Atri­bu­yó la de­ca­den­cia in­dus­trial a lo ex­terno, en lu­gar de ob­ser­var la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad in­ter­na. Aban­do­nó la tra­di­ción en po­lí­ti­ca ex­te­rior al de­cla­rar al li­bre co­mer­cio ope­ran­do con­tra su país. Has­ta ca­li­fi­có a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio co­mo un desas­tre.

En con­tra, la cla­se po­lí­ti­ca me­xi­ca­na no per­dió el aplo­mo. El pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to se mos­tró tran­qui­lo. En prin­ci­pio, con una dig­ni­dad ob­via, se ne­gó a rea­li­zar la vi­si­ta pac­ta­da a EE. UU. Lue­go nom­bró co­mo can­ci­ller a un po­lí­ti­co cer­cano al gru­po fa­mi­liar de Trump pa­ra re­ne­go­ciar nue­vas con­di­cio­nes. La aper­tu­ra eco­nó­mi­ca me­xi­ca­na a la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta bus­ca la for­ma­ción de un es­pa­cio de pro­duc­ción com­par­ti­do. Cier­to, Mé­xi­co in­cre­men­tó la ex­por­ta­ción de US$60 mil mi­llo­nes en 1994 a US$380 mil mi­llo­nes en 2015. No obs­tan­te, los bie­nes son pro­du­ci­dos por em­pre­sas don­de el ca­pi­tal nor­te­ame­ri­cano es im­por­tan­te. So­bre to­do en la in­dus­tria au­to­mo­triz, don­de es ob­via la su­pe­rio­ri­dad de la mano de obra me­xi­ca­na so­bre la nor­tea­me­ri­ca­na, in­clui­dos los ro­bots.

Se bus­ca ge­ne­rar un es­pa­cio nor­te­ame­ri­cano don­de la la­bo­rio­si­dad de las po­bla­cio­nes de Ca­na­dá, EE. UU. y Mé­xi­co es­ta­ble­cie­ran una so­cie­dad de pros­pe­ri­dad com­par­ti­da. Sin em­bar­go, el su­pre­ma­cis­mo blan­co, ba­se so­cial del go­bierno de Trump, ha im­pul­sa­do la ac­tua­ción a dos ma­nos con­tra el con­ti­nen­te. Con una pro­mue­ve a oe­ne­gés que sa­bo­tean la po­lí­ti­ca de en­ten­di­mien­to o el res­pe­to al ré­gi­men de le­ga­li­dad. Con la otra, igual­men­te exi­ge la su­mi­sión ab­yec­ta de los go­ber­nan­tes co­mo úni­ca ac­tua­ción fren­te a la po­ten­cia nor­tea­me­ri­ca­na.

Si lo di­cho le sue­na fa­mi­liar, no ten­ga mie­do a pen­sar. Sin per­der­se en lo ac­ce­so­rio, con­vie­ne in­sis­tir en la for­ta­le­za de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na de­mos­tra­da en la elec­ción de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, la me­jor op­ción en ese tiem­po agi­ta­do. Ope­ró el mi­la­gro: la fir­ma ex­pe­di­ta del acuer­do co­mer­cial, co­mo con­ti­nua­ción del TL­CAN con unos po­cos ajus­tes. El 45% de un au­to­mó­vil ven­di­do en EE. UU. lo ha­rán tra­ba­ja­do­res cu­yo sa­la­rio sea de US$16 la ho­ra, y el 75% de sus par­tes con ori­gen en cual­quie­ra de los dos paí­ses. Se adi­cio­nó un ca­pí­tu­lo so­bre co­mer­cio di­gi­tal y se in­sis­te en for­ta­le­cer la pro­pie­dad in­te­lec­tual. Tam­bién se ga­ran­ti­za la ope­ra­ción de ban­cos de EE. UU. en to­da el área. Mé­xi­co acep­ta que se ge­ne­ren sin­di­ca­tos ba­jo orien­ta­ción de la AFL-CIO, que pro­cla­man de­re­chos la­bo­ra­les que no exis­ten en los mis­mos EE. UU. Pa­ra evi­tar la de­nun­cia del pac­to por el nue­vo go­bierno me­xi­cano, se in­di­ca que se re­vi­sa­rá en seis años.

Co­mo in­di­có Lá­za­ro Cár­de­nas del Río, Mé­xi­co tan le­jos de Dios y tan cer­ca de Es­ta­dos Uni­dos. La reali­dad geo­po­lí­ti­ca si­gue pe­san­do. No se tra­ta de co­li­sio­nar con­tra la po­lí­ti­ca del ca­pi­tal mo­no­pó­li­co. A pe­sar de la in­tro­mi­sión, mien­tras se man­ten­ga la dig­ni­dad na­cio­nal con el me­nor da­ño po­si­ble, la uni­dad del país de­be sos­te­ner­se. Los tiem­pos son di­fí­ci­les, pues la de­ca­den­cia de la po­ten­cia se apre­cia de lar­ga du­ra­ción. No hay peor co­sa que los zar­pa­zos de un ti­gre herido, aun­que sea de pa­pel.

Ni ha to­ma­do po­se­sión, pe­ro ya con­si­guió que se fir­ma­ra un acuer­do que se juz­ga­ba im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.