Cul­pan a la víc­ti­ma, los que sí sa­ben

Prensa Libre - - Opinión - Juan Car­los Le­mus @juan­le­mus9

Cual­quie­ra cree­ría que es más fá­cil que cai­ga un ton­to que un ti­rano. A los dic­ta­do­res, se su­po­ne, se les en­fren­ta has­ta que la co­sa es­ta­lla. Ve­mos fo­to­gra­fías de nues­tros an­te­pa­sa­dos en­ca­ra­ma­dos al ca­rro de la vic­to­ria pa­ra la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre y pen­sa­mos en lo que hu­bié­ra­mos he­cho en ta­les cir­cuns­tan­cias, de qué la­do de la his­to­ria es­ta­ría­mos.

Uno es más ana­lí­ti­co des­de la dis­tan­cia geo­grá­fi­ca y tem­po­ral. Uno cons­trui­ría sa­li­das an­tes de lo de Pom­pe­ya; es­tra­te­gias pa­ra que no fue­ra ti­ma­da Tro­ya; apre­sa­ría a Ne­rón en la pla­za. Más cer­ca­na­men­te, es­tu­dia uno los aten­ta­dos con­tra Es­tra­da Ca­bre­ra y pue­de ver por qué fa­lla­ron; pien­sa tam­bién có­mo hu­bie­ran po­di­do reac­cio­nar nues­tros abue­los fren­te a la hu­mi­lla­ción de vi­vir ba­jo el ase­dio de la po­li­cía de Ubi­co. Uno es­cu­pi­ría la mano de es­te úl­ti­mo an­tes que be­sár­se­la co­mo lo ha­cen al­gu­nos en las fo­tos. De le­jos, uno sa­be. Lo di­fí­cil es vi­vir la pro­pia reali­dad en la que no se sa­be si co­ger al ti­rano por la co­la o por el ho­ci­co, o por am­bos la­dos, ni por dón­de em­pe­zar.

Co­rren tiem­pos ex­tra­ños. Al­gu­nos en el ex­tran­je­ro no se ex­pli­can có­mo so­por­ta­mos tan­ta ig­no­mi­nia. Se ha­cen las mis­mas preguntas y afir­ma­cio­nes que nos ha­ce­mos a no­so­tros mis­mos. En reali­dad, an­tes que cues­tio­na­mien­tos son re­pro­ches. Gol­pes so­bre la he­ri­da. Quie­nes al­gu­na vez es­cu­cha­ron aque­llo de “si te caes, so­bre la he­ri­da te doy” sa­ben a lo que me re­fie­ro. Son enun­cia­dos del ti­po “¿Has­ta cuándo va­mos a aguan­tar es­to?”; “Es in­to­le­ra­ble”. Y lo to­le­ra­mos. “Es hu­mi­llan­te”; “De­be­mos le­van­tar­nos”; “Es­to lle­gó al lí­mi­te”. Y so­por­ta­mos otro po­qui­to. Pe­se a nues­tra sin­ce­ra de­ter­mi­na­ción, le po­nen ca­da día otra ro­ca al pe­so. Pe­ro no es que sea­mos ton­tos, es que tra­ba­ja­ron ar­dua­men­te nues­tra im­po­ten­cia y eso car­co­me, di­vi­de, des­con­cier­ta.

Otros se pre­gun­ta­rán: “¿Por qué no re­vien­tan de una vez por to­das esas ro­cas so­bre sus mi­se­ra­bles fun­cio­na­rios?” Más allá de la re­tó­ri­ca, de la teo­ría, ¿có­mo es reac­cio­nar más allá del aná­li­sis —tam­bién de us­te­des— vi­gi­lan­te?

A mi en­ten­der, tras la vio­la­ción de nues­tros de­re­chos se nos echa la cul­pa por per­mi­tir­lo. Es co­mo si los es­pec­ta­do­res de es­ta tra­ge­dia que in­ter­pre­ta­mos a la fuer­za nos to­ma­ran por in­ca­pa­ces de sal­tar por la ven­ta­na que tie­nen an­te sus ojos.

Lle­va­mos de­ma­sia­do tiem­po aguan­tan­do a es­te go­bierno; bur­lán­do­nos de él, re­pro­chán­do­le, gri­tán­do­le abier­ta­men­te, es­cri­bien­do y con­de­nan­do. De no ha­cer­lo as­fi­xia­ría­mos nues­tra con­cien­cia. Por eso, mi te­ma aquí no es “de qué sir­ve”, sino ad­ver­tir que se acu­sa a la víc­ti­ma, se le re­pro­cha su in­ca­pa­ci­dad reac­ti­va, se le trans­fie­re la res­pon­sa­bi­li­dad de so­lu­cio­nar lo que tam­po­co pue­den arre­glar quie­nes des­de su co­mo­di­dad gol­pean so­bre la lla­ga.

Re­cién me to­pé con una co­lum­na, es­cri­ta ha­ce se­ma­nas, en la que el au­tor di­ce que en Gua­te­ma­la “nos cru­za­mos de bra­zos con la an­ces­tral san­gre de hor­cha­ta que nos sir­ve de re­fu­gio (…) mien­tras los ciu­da­da­nos per­sis­ta­mos en la in­di­fe­ren­cia, aga­chan­do la ca­be­za (…) pa­re­ce­mos em­pe­ña­dos en ha­cer­nos los ba­bo­sos”.

“An­ces­tral san­gre de hor­cha­ta”, in­di­fe­ren­tes, aga­cha­dos, cru­za­dos de bra­zos, ba­bo­sos, ¿qué más? Son pa­la­bras del po­si­ble can­di­da­to a la pre­si­den­cia Ós­car Cle­men­te Ma­rro­quín. Com­pren­do la idea de so­li­vian­tar, so­lo que con el cin­cho, co­mo an­tes.

No reac­cio­na­mos co­mo qui­sié­ra­mos y qui­sie­ran los es­pec­ta­do­res de nues­tra tra­ge­dia. Ma­te­má­ti­ca­men­te no nos ire­mos a las ar­mas, no in­te­gra­re­mos un mo­vi­mien­to in­me­dia­to es­truc­tu­ra­do, no so­lu­cio­na­re­mos na­da con huel­gas de ham­bre. ¿Qué ha­re­mos, en­ton­ces, en la prác­ti­ca? Pre­gun­ta in­có­mo­da pa­ra el pú­bli­co ana­lí­ti­co, vi­gi­lan­te des­de su bu­ta­ca.

Mu­chos no se ex­pli­can có­mo so­por­ta­mos tan­ta ig­no­mi­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.