Un de­cre­to va­lio­so pa­ra el ar­te mu­si­cal

Prensa Libre - - Opinión - Paulo Al­va­ra­do pres­to_­no­n_­trop­po@yahoo.com

Tras va­rias se­ma­nas de in­cre­du­li­dad y hon­do des­agra­do de­bi­dos a la cen­su­ra mal ins­pi­ra­da con la que el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca se per­mi­tió coar­tar la li­ber­tad de ex­pre­sión y de lo­co­mo­ción, al im­pe­dir el in­gre­so al país de unos mú­si­cos pro­ce­den­tes de Sue­cia, de pron­to emi­te el de­cre­to 22-2018. El mis­mo pa­sa­do jue­ves 11 —que de­bía ser la ac­tua­ción—, aun­que es­ta vez sin pa­sar en­ci­ma de la Cons­ti­tu­ción, los le­gis­la­do­res acor­da­ron de­cla­rar al com­po­si­tor Joa­quín Ore­lla­na co­mo “gua­te­mal­te­co ilus­tre, con ho­nor pú­bli­co que le tri­bu­ta­rá el Es­ta­do de Gua­te­ma­la, por su apor­te ex­tra­or­di­na­rio al le­ga­do mu­si­cal de Gua­te­ma­la”. La dis­po­si­ción con­tem­pla una pen­sión por Q7 mil men­sua­les.

Igual, sur­gen du­das, a la luz de acon­te­ci­mien­tos tan en­con­tra­dos. Ya de mu­chos años an­te­rio­res ha­bían co­men­za­do las ac­cio­nes pa­ra lo­grar re­co­no­ci­mien­tos ma­te­ria­les a fa­vor de Ore­lla­na, pe­ro no fue sino has­ta el mes de ma­yo de es­te año que se en­ca­mi­nó la ini­cia­ti­va de ley, en­ca­be­za­da por los ar­tis­tas Ju­lio Se­rrano, Ju­lio San­tos, Jo­nat­han van der Henst y Ch­ris­tian Es­co­bar, pa­ra quie­nes va un elo­gio sin­ce­ro. Sus es­fuer­zos fruc­ti­fi­ca­ron, por fin, co­mo or­de­nan­za le­gal. Sin em­bar­go que­da una se­rie de du­das sin des­pe­jar. ¿Ha­brá in­flui­do en los diputados la no­ti­cia de la pre­sen­ta­ción de Sin­fo­nía des­de el Ter­cer Mun­do a fi­nes de sep­tiem­bre? Es evi­den­te que no lle­ga­ron al con­cier­to ni tie­nen in­ti­mi­dad con las obras de Ore­lla­na co­mo pa­ra emi­tir un dic­ta­men con co­no­ci­mien­to de cau­sa. De ser así, ha­ce ra­to que ellos mis­mos ten­drían que ha­ber apo­ya­do la la­bor del crea­dor de Evo­ca­ción pro­fun­da y tras­la­cio­nes de una marimba, Sa­cra­tá­vi­ca –las vo­ces de Río Ne­gro, La tum­ba del Gran Len­gua, to­das es­tas y mu­chas más crea­das an­tes de que cum­plie­ra 65 años, una edad ra­zo­na­ble pa­ra com­pen­sar de por vi­da al com­po­si­tor más re­le­van­te de es­te país. A me­nos de un mes de cum­plir 88, Joa­quín agra­de­ce la pen­sión, pe­ro em­pu­ja­do por su ca­rac­te­rís­ti­co in­ge­nio bro­mea que aho­ra se­rá “muer­te­li­cia”, no vi­ta­li­cia. Así, ¿es­ta­rá a tiem­po y en mon­to jus­to es­te re­co­no­ci­mien­to co­mo pa­ra su­fra­gar la con­ti­nua­da la­bor de Ore­lla­na, pre­ser­var su obra y di­fun­dir­la ex­ten­sa­men­te por el mun­do?

Uno de los 12 con­gre­sis­tas que vo­ta­ron en con­tra del de­cre­to in­clu­so se per­mi­tió cues­tio­nar el otor­ga­mien­to por­que, se­gún él, mu­chos que­rrían aho­ra que se les otor­gue una pen­sión si­mi­lar. Apar­te que ni di­cho con­gre­sis­ta ni tan­tos otros os­ten­tan una mí­ni­ma par­te de los mé­ri­tos de Ore­lla­na, lo que se­me­jan­te ase­ve­ra­ción de­mues­tra es la ig­no­ran­cia su­pi­na de lo que sig­ni­fi­ca la pro­duc­ción sim­bó­li­ca de una na­ción, no so­la­men­te co­mo un su­pues­to, sino co­mo una con­tri­bu­ción no­ta­ble al de­sen­vol­vi­mien­to de la eco­no­mía y la so­cie­dad. La pre­vi­sión so­cial de una ve­jez dig­na, sa­lu­da­ble y se­gu­ra no es un pri­vi­le­gio de quien pue­da pa­gar; es un de­re­cho fun­da­men­tal de to­da per­so­na. Con ma­yor ra­zón es el ca­so de quie­nes, do­ta­dos de una ca­pa­ci­dad crea­ti­va so­bre­sa­lien­te, han de­di­ca­do to­da su vi­da a com­par­tir una pro­duc­ción bri­llan­te con los de­más, sin egoís­mo y con el afán de dar­le mo­ti­vo de tras­cen­der a la exis­ten­cia hu­ma­na. ¡Bien por la ma­yo­ría del Le­gis­la­ti­vo, que su­po iden­ti­fi­car una de las ra­zo­nes de ser de di­cho or­ga­nis­mo y san­cio­nó po­si­ti­va­men­te es­ta ayu­da y es­te me­re­ci­mien­to pa­ra el maes­tro!

En el ai­re que­dan, pues, mez­cla­das, la fe­li­ci­dad y la in­cer­ti­dum­bre en cuan­to al por­ve­nir de nues­tro com­po­si­tor em­ble­ma. Tal y co­mo lo reite­ra el fi­nal de una can­ción, ap­ta­men­te en­ca­be­za­da Sin Tí­tu­lo, com­pues­ta en 2015 por Vi­ni­cio Mo­li­na, y en cu­ya gra­ba­ción nos to­ma­mos la li­ber­tad de in­cluir la voz de Ore­lla­na, gra­ve y so­lem­ne, “la du­da si­gue, la du­da si­gue, la du­da si­gue”.

Bien por la ma­yo­ría del Le­gis­la­ti­vo, que san­cio­nó po­si­ti­va­men­te una pen­sión pa­ra Ore­lla­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.