Mi­gra­ción: ob­je­ti­vi­dad con­tra la po­la­ri­za­ción

Prensa Libre - - Opinión - Pe­dro Pa­blo So­la­res @pep­sol

No hay du­da de que vi­vi­mos una cru­za­da ideo­ló­gi­ca que em­pu­ja per­ni­cio­sa­men­te ha­cia los ex­tre­mos. Con fre­cuen­cia, ex­pre­sio­nes ra­di­ca­les con­du­cen a reac­cio­nes que tam­po­co prio­ri­zan la ob­je­ti­vi­dad o la bús­que­da de so­lu­cio­nes de be­ne­fi­cio ge­ne­ral. Ve­mos es­to en la po­lí­ti­ca que gi­ra en torno a la mi­gra­ción ma­si­va in­ter­na­cio­nal, don­de re­pug­nan­tes ex­pre­sio­nes de ra­cis­mo y xe­no­fo­bia mo­ti­van a una idea­li­za­ción de la mi­gra­ción y de las per­so­nas mi­gran­tes. Pe­ro es­ta pos­tu­ra idí­li­ca tam­po­co po­ne so­bre la me­sa los pro­ble­mas que aflo­ran por los cam­bios fun­da­men­ta­les a los que es­tán ex­pues­tos los pue­blos afec­ta­dos por el fe­nó­meno. El dis­cur­so dis­cri­mi­na­to­rio de la mi­gra­ción se ha ex­ten­di­do, en es­pe­cial des­de el sur­gi­mien­to de la fi­gu­ra po­lí­ti­ca de Do­nald Trump. Y es cier­to que hoy —más que nun­ca— mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses dis­cri­mi­nan, odian­do y te­mien­do irra­cio­nal­men­te a los que pro­vie­nen de nues­tros paí­ses. Pe­ro tam­bién es in­ne­ga­ble que hay otros mi­llo­nes que, sin ser ra­cis­tas o xe­nó­fo­bos, tie­nen preo­cu­pa­cio­nes le­gí­ti­mas so­bre los cam­bios en su en­torno, de­bi­do a la re­cep­ción de enor­mes po­bla­cio­nes que no vi­vían allí, ha­ce so­lo unas po­cas dé­ca­das.

Hay mi­les de ejem­plos. Pe­ro ilus­tra­ti­vo es el ca­so del pe­que­ño Geor­ge­town, en De­la­wa­re. En la dé­ca­da de los años 90, una re­vo­lu­ción en la in­dus­tria del po­llo de­man­dó mano de obra. En­tre mu­chos otros, es­te pue­blo co­lo­nial fue to­ma­do por una olea­da de tra­ba­ja­do­res que res­pon­die­ron a la con­vo­ca­to­ria la­bo­ral. La ma­yo­ría, gua­te­mal­te­cos hu­mil­des que lle­ga­ban de las tie­rras frías de San Mar­cos. Pe­ro de pron­to es­ta vi­lla, que ce­lo­sa­men­te guar­da la his­to­ria de uno de los pri­me­ros asen­ta­mien­tos in­gle­ses, vio có­mo su cen­te­na­ria iden­ti­dad era ame­na­za­da por una cul­tu­ra di­fe­ren­te. Pla­ti­qué en ese en­ton­ces con el al­cal­de lo­cal, que no sa­bía có­mo en­fren­tar los pro­ble­mas. Lo re­cuer­do que­jar­se de que las fa­mi­lias cha­pi­nas ha­bían ocu­pa­do las ca­sas vic­to­ria­nas del cen­tro y que no res­pe­ta­ban las nor­mas de con­ser­va­ción de los edi­fi­cios his­tó­ri­cos. Las ca­sas te­nían un lí­mi­te ocu­pa­cio­nal —di­ga­mos de seis per­so­nas— y los cha­pi­nes —arre­chos y ani­mo­sos— se tur­na­ban los es­pa­cios por jor­na­das. Ha­bía ca­sas de­te­rio­rán­do­se, pues eran ocu­pa­das por 30 per­so­nas. La iden­ti­dad his­tó­ri­ca del pue­blo es­ta­ba en ries­go.

En ese en­ton­ces, en los años 90, se es­ti­ma­ba que en EE. UU. vi­vía un mi­llón de gua­te­mal­te­cos. Aho­ra, vein­te años des­pués, nues­tro go­bierno re­co­no­ce que no me­nos de tres mi­llo­nes de los nues­tros vi­ven allá. Y ci­fras re­ve­la­das por EE. UU. de­nun­cian que la ola de gua­te­mal­te­cos mi­gran­tes cre­ce sin de­te­ner­se, per­mi­tien­do pen­sar que la pre­sen­te se­rá la dé­ca­da de ma­yor cre­ci­mien­to gua­te­mal­te­co en la unión americana. De­bi­do a las for­mas par­ti­cu­la­res de la mi­gra­ción in­dí­ge­na, una ma­yo­ría se asen­ta­rá en pue­blos pe­que­ños co­mo Geor­ge­town, ha­cien­do cre­cer las preguntas de las fa­mi­lias lo­ca­les so­bre la iden­ti­dad de sus ve­cin­da­rios, so­bre sus fu­tu­ros y el de sus hi­jos, que de­mo­grá­fi­ca­men­te se es­tán vien­do su­pe­ra­dos.

El fe­nó­meno de la mi­gra­ción es com­ple­jo, y de­man­da es­fuer­zos se­rios pa­ra res­pon­der las preo­cu­pa­cio­nes le­gí­ti­mas de los pue­blos. Pe­ro es la­men­ta­ble que los po­lí­ti­cos no com­par­ten es­ta vi­sión, y ofre­cen, en cam­bio, me­di­das irra­cio­na­les y des­hu­ma­ni­za­das, co­mo el en­car­ce­la­mien­to de per­so­nas va­lio­sas, la de­sin­te­gra­ción de fa­mi­lias inocen­tes y la per­se­cu­ción ideo­ló­gi­ca de un pue­blo que apor­ta. Es­tas me­di­das, crue­les co­mo son, no han re­du­ci­do los flu­jos mi­gra­to­rios. En cam­bio, so­lo han ali­men­ta­do una po­la­ri­za­ción irre­fle­xi­va, que sir­ve de obs­tácu­lo pa­ra el en­ten­di­mien­to de dos na­cio­nes que tie­nen in­tere­ses co­mu­nes pa­ra re­sol­ver es­ta tra­ge­dia hu­ma­ni­ta­ria.

El fe­nó­meno mi­gra­to­rio de­man­da so­lu­cio­nes se­rias a las preo­cu­pa­cio­nes le­gí­ti­mas de los pue­blos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.