Por qué so­mos la ge­ne­ra­ción se­den­ta­ria

La vi­da agi­ta­da ac­tual y el uso cons­tan­te de la tec­no­lo­gía han res­ta­do tiem­po a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Prensa Libre - - Sentidos - Por Re­dac­ción Bue­na Vi­da bue­na­vi­da@pren­sa­li­bre.com.gt

El rit­mo fre­né­ti­co de la vi­da mo­der­na y las jor­na­das la­bo­ra­les ca­da vez más lar­gas con­lle­van me­nos tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra otras ac­ti­vi­da­des co­mo prac­ti­car ejer­ci­cio o de­por­te, ha­cer las com­pras o co­ci­nar.

Es­ta si­tua­ción lle­va a las per­so­nas ha­cia die­tas me­nos sa­lu­da­bles —con ma­yor con­su­mo de pro­duc­tos lis­tos pa­ra ca­len­tar— y, en mu­chas oca­sio­nes, me­nor ac­ti­vi­dad fí­si­ca: te­rreno abo­na­do pa­ra el so­bre­pe­so.

Hay in­ves­ti­ga­cio­nes que re­la­cio­nan el au­men­to de ho­ras de tra­ba­jo con in­cre­men­tos en el Ín­di­ce de Ma­sa Cor­po­ral (IMC) y en la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar obe­si­dad. En uno de es­tos es­tu­dios, rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te, los efec­tos eran peo­res pa­ra los ca­sa­dos con em­pleos no ma­nua­les que ya te­nían so­bre­pe­so al ini­cio del es­tu­dio. Ade­más, al pro­lon­gar­se la jor­na­da la­bo­ral de las ma­dres, au­men­ta­ba la pro­ba­bi­li­dad de que el hi­jo tu­vie­ra so­bre­pe­so.

En ese sen­ti­do, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) aler­tó en el 2016 de que hay fac­to­res am­bien­ta­les que in­flu­yen en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

En el ca­so de las ciu­da­des, la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, el trá­fi­co de vehícu­los, la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad en las ca­lles o la fal­ta de es­pa­cios que pro­mue­van el de­por­te y las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas tie­nen mu­cho que ver con las ta­sas de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, aña­de la OMS. En Amé­ri­ca La­ti­na —don­de vi­ve el 58% de per­so­nas con so­bre­pe­so y obe­si­dad—, la re­gión con más ho­mi­ci­dios del mun­do, el cos­te de la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad se ex­tien­de tam­bién a la sa­lud pú­bli­ca en for­ma de se­den­ta­ris­mo y obe­si­dad.

¿VER TE­LE­VI­SIÓN EN­GOR­DA? Ha­ce un par de dé­ca­das, los ni­ños de ter­ce­ro y cuar­to de pri­ma­ria de un co­le­gio de Ca­li­for­nia (EE. UU.) recibieron du­ran­te sie­te me­ses un cur­so di­ri­gi­do a re­du­cir el tiem­po que pa­sa­ban vien­do la te­le­vi­sión, ju­gan­do a vi­deo­jue­gos o fren­te a la compu­tado­ra. Ade­más, se les dio un ges­tor elec­tró­ni­co del tiem­po que pa­sa­ban fren­te el te­le­vi­sor y se in­for­mó a los pa­dres.

Al ter­mi­nar el ex­pe­ri­men­to y com­pa­rar­los con los me­no­res de otra es­cue­la de pa­re­ci­das con­di­cio­nes so­cio­de­mo­grá­fi­cas, los alum­nos del cen­tro ha­bían vis­to me­nos la te­le­vi­sión y ju­ga­do me­nos a vi­deo­jue­gos. Tam­bién ha­bían si­do me­nos las ve­ces que co­mie­ron de­lan­te de la pan­ta­lla. Y, so­bre to­do, mos­tra­ban un me­nor au­men­to de IMC y mos­tra­ban me­nor pe­rí­me­tro ab­do­mi­nal que los del otro co­le­gio.

el­país.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.