¿CUÁN­TO TIEM­PO?

Prensa Libre - - Sentidos -

Una de las preguntas más co­mu­nes al ini­ciar la ru­ti­na es ¿cuán­to tiem­po se de­be ca­mi­nar?, por lo que Ro­bles ex­pli­ca que to­do va a de­pen­der de los ob­je­ti­vos. El cuer­po tie­ne un me­ca­nis­mo que, a par­tir de los 30 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad con­ti­nua, la gra­sa que tie­ne al­ma­ce­na­da la uti­li­za co­mo ener­gía. Por lo que, si su ob­je­ti­vo es ba­jar de pe­so, lo re­co­men­da­ble es ha­cer ca­mi­na­tas de más de me­dia ho­ra. “El tiem­po que lo­gre al­can­zar en el mar­gen de 30 mi­nu­tos a una ho­ra, va a de­pen­der de su es­ta­do fí­si­co, el cual va a ir me­jo­ran­do con­for­me avan­ce su ru­ti­na”, se­ña­la. Por otro la­do, si us­ted no desea per­der pe­so, sino man­te­ner una oxi­ge­na­ción y cier­to mo­vi­mien­to cor­po­ral, pue­de ca­mi­nar 15 mi­nu­tos dia­rios. Aun­que la re­co­men­da­ción ge­ne­ral es que lo­gre ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca por 30 mi­nu­tos al día. Es­te tiem­po ga­ran­ti­za­rá que ten­ga una sa­lud in­te­gral.

En el ca­so de que las per­so­nas pa­dez­can al­gu­na en­fer­me­dad, es im­por­tan­te con­sul­tar con su mé­di­co de ca­be­ce­ra cuál es la ac­ti­vi­dad fí­si­ca ideal pa­ra su cua­dro clí­ni­co.

In­clu­so, se­gún Gon­zá­lez, tam­bién es po­si­ti­vo si desea com­par­tir el pa­seo con su pa­re­ja, hi­jos o con su mas­co­ta, ya que im­pac­ta­rá en la tran­qui­li­dad y en la dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de es­trés de to­dos.

El mo­men­to de la ca­mi­na­ta pue­de ser de mu­cho be­ne­fi­cio, de­pen­dien­do de có­mo lo apro­ve­che, ya sea en com­pa­ñía o en so­li­ta­rio. La cla­ve es que sea un mo­men­to de pla­cer y que le sir­va pa­ra ale­jar­se de la ru­ti­na.

“A mi cri­te­rio, es más con­ve­nien­te rea­li­zar la ca­mi­na­ta en la tar­de o en la no­che, des­pués del tra­ba­jo, por­que ayu­da a li­be­rar la ten­sión. Tam­bién evi­ta la vi­da se­den­ta­ria y mo­nó­to­na que se tie­ne al es­tar más de ocho ho­ras al día en un mis­mo lu­gar”, en­fa­ti­za Gon­zá­lez.

La ca­mi­na­ta tam­bién re­du­ce el ries­go de pa­de­cer de­men­cia, pues el ce­re­bro se man­tie­ne ac­ti­vo y se es­ti­mu­la la me­mo­ria.

A las per­so­nas que pa­de­cen de an­sie­dad o de de­pre­sión tam­bién se les re­co­mien­da ca­mi­nar 15 mi­nu­tos dia­rios, ya que el ejer­ci­cio rom­pe los pe­rio­dos lar­gos de se­den­ta­ris­mo. “La de­pre­sión es un es­ta­do de áni­mo cuan­do ha­ce fal­ta ener­gía. En­ton­ces, lo im­por­tan­te es co­men­zar a ca­mi­nar. Al ini­cio no es ne­ce­sa­rio que sean 30 mi­nu­tos, se pue­de co­men­zar dan­do una vuel­ta a la co­lo­nia”, di­ce la pro­fe­sio­nal.

Al evi­tar la vi­da se­den­ta­ria se ele­van los ni­ve­les de neu­ro­trans­mi­so­res que pro­du­cen do­pa­mi­na y se­ro­to­ni­na, que son co­no­ci­das co­mo las hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad y pla­cer, res­pec­ti­va­men­te. Los pro­lon­ga­dos ho­ra­rios la­bo­ra­les di­fi­cul­tan de­di­car tiem­po a ha­cer ejer­ci­cio o de­por­te, ade­más de que in­flu­yen en la elec­ción de co­mi­das me­nos sa­lu­da­bles, en lu­gar de pre­pa­rar­las en ca­sa.

FO­TO: HE­ME­RO­TE­CA PL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.