TRES GRAN­DES PA­SIO­NES EN EQUI­LI­BRIO

Gui­ller­mo Mon­san­to re­la­ta có­mo su gus­to por Don­na Sum­mer lo lle­vó a las ar­tes vi­sua­les. Y a par­tir de ahí, en­con­tró su vo­ca­ción por otras ex­pre­sio­nes crea­ti­vas.

Prensa Libre - - Escenario Guillermo Monsanto - Por In­grid Rol­dán Mar­tí­nez bue­na­vi­da@pren­sa­li­bre.com.gt

Las pa­re­des de su ofi­ci­na es­tán lle­nas de cua­dros. Hay es­cul­tu­ras en dis­tin­tos lu­ga­res. En la plan­ta ba­ja, una ex­po­si­ción sir­ve de pre­tex­to pa­ra ha­blar del tra­ba­jo que ga­le­ría El At­ti­co ha he­cho en sus 30 años de exis­ten­cia.

Tres dé­ca­das no son po­ca co­sa. En 1987 dos ami­gos, Gui­ller­mo Mon­san­to y Luis Es­co­bar, co­men­za­ron a plan­tear­se el pro­yec­to de una ven­ta de an­ti­güe­da­des que tam­bién ten­dría ga­le­ría de ar­te. Así sur­gió uno de los más im­por­tan­tes cen­tros de ar­te en Gua­te­ma­la. Mon­san­to y Es­co­bar han he­cho de El At­ti­co un re­fe­ren­te cul­tu­ral, un lu­gar de reunión, de in­ves­ti­ga­ción, de apor­te en el res­ca­te y desa­rro­llo de las ar­tes vi­sua­les.

Si bien pa­ra Mon­san­to es­ta es par­te fun­da­men­tal de su ca­rre­ra, tam­bién lo es el tea­tro. En no­viem­bre es­tre­na­rá obra con la nue­va com­pa­ñía Co­fra­día Es­car­la­ta, que fun­dó jun­to al pro­duc­tor Luis Ló­pez Bau­tis­ta.

¿QUÉ LLE­GÓ PRI­ME­RO?

La pre­gun­ta era inevi­ta­ble. Mon­san­to res­pon­de sin du­dar­lo: las ar­tes vi­sua­les. “A los 13 años es­cu­ché por pri­me­ra vez a Don­na Sum­mer, y des­de en­ton­ces ha si­do una ob­se­sión que ha pa­sa­do por dis­tin­tas eta­pas. Qui­se apren­der a pin­tar pa­ra ha­cer su re­tra­to. Nun­ca pu­de ha­cer­lo, pe­ro en­tré por ese la­do al mun­do de las ar­tes vi­sua­les”, re­cuer­da. La mú­si­ca de es­ta ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se lo ha acom­pa­ña­do des­de en­ton­ces.

En 1982 co­no­ció al ar­tis­ta Da­go­ber­to Vás­quez en la Uni­ver­si­dad Ra­fael Lan­dí­var. “Re­ci­bí cla­ses con él y en ese mo­men­to yo no es­ta­ba tan ma­du­ro pa­ra en­ten­der lo que me es­ta­ba di­cien­do. Es la ba­se de mu­chas co­sas que me han ser­vi­do pa­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes, en la crí­ti­ca de ar­te”, co­men­ta.

Por esa épo­ca tam­bién fue su ini­cio en el tea­tro. Ese año, Al­ma Mon­san­to lo lla­mó pa­ra ac­tuar en una obra: He­llo Dolly! “Ese es el ini­cio de una ca­rre­ra que eclip­só el res­to de to­das mis ha­bi­li­da­des. El tea­tro se con­vir­tió en una pa­sión tan gran­de que la pin­tu­ra y la es­cul­tu­ra se vol­vie­ron se­cun­da­rias”, ex­pre­sa.

Sin em­bar­go, si­guió lle­van­do am­bas ac­ti­vi­da­des con igual di­na­mis­mo.

AR­TE E IN­VES­TI­GA­CIÓN

“La dé­ca­da de 1980 es de mu­chas co­sas por­que en­con­tré dis­tin­tos ca­mi­nos en mi vi­da”, com­par­te.

Co­men­zó a tra­ba­jar a los 17 años. Pri­me­ro, pa­ra las va­ca­cio­nes, en una ofi­ci­na de fer­ti­li­zan­tes. Lue­go, en un sa­na­to­rio por­que pen­só que iba a ser mé­di­co, pe­ro se dio cuen­ta de que su vo­ca­ción no iba por ahí. A es­to si­guie­ron 10 años de­di­ca­dos a las fi­nan­zas, en la bol­sa de va­lo­res. “Mi mun­do era fi­nan­cie­ro y me iba muy bien, pe­ro no era fe­liz”.

En­ton­ces fue cuan­do sur­gió la idea de El At­ti­co, en 1987. “Nos lle­vó seis o sie­te me­ses ma­du­rar la idea”, re­cuer­da.

Fue jun­to a Luis Hum­ber­to Es­co­bar que desa­rro­lló el pro­yec­to. Se co­no­cie­ron en la ofi­ci­na fi­nan­cie­ra en la que am­bos tra-

“—Da­go­ber­to Vás­quez— es la ba­se de mu­chas co­sas que me han ser­vi­do pa­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes en la crí­ti­ca de ar­te”.

ba­ja­ban, Es­co­bar es abo­ga­do y no­ta­rio. “Él siem­pre apa­re­cía con li­bros de ar­te, de an­ti­güe­da­des, de jo­yas, de de­co­ra­ción. La ver­dad es que hi­zo una gran la­bor con no­so­tros por­que to­dos los que tra­ba­já­ba­mos con él apre­cia­mos el ar­te des­de otra pers­pec­ti­va”, com­par­te.

Re­cuer­da que el día que inau­gu­ra­ron, el 13 de abril de 1988, lle­ga­ron más de 2 mil per­so­nas. “Des­de ese pri­mer mes la ga­le­ría pu­do pa­gar sus gas­tos”, con­fie­sa. Fue vi­tal la ayu­da de ar­tis­tas co­mo Cé­sar Iz­quier­do o ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Mu­seo Ixchel y el Ins­ti­tu­to Gua­te­mal­te­co Ame­ri­cano (IGA).

Po­cos años des­pués co­men­za­ron a for­mar el cen­tro de do­cu­men­ta­ción, que se ha vuel­to el eje prin­ci­pal de sus alian­zas es­tra­té­gi­cas. Es­to fue ha­cia 1992 o 1993.

“Cuan­do em­pe­za­mos a ha­cer el li­bro de Tún (Fran­cis­co), no ha­bía na­da que ha­bla­ra de él, los ca­tá­lo­gos de Juan­nio, una que otra in­vi­ta­ción dan­do vuel­tas, pe­ro to­do es­ta­ba dis­per­so”, re­cuer­da.

Em­pe­za­ron a so­li­ci­tar ca­tá­lo­gos a per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes. “Án­gel Ar­tu­ro Gon­zá­lez me dio una co­lec­ción de ca­tá­lo­gos in­creí­ble. An­to­nio Mo­bil nos dio to­do lo que ha­bía pu­bli­ca­do Ser­vi­pren­sa. Ro­ber­to Gon­zá­lez Goy­ri nos dio una ca­ja. El Pa­tro­na­to de Be­llas Ar­tes, cuan­do ce­rró, nos he­re­dó sus ca­tá­lo­gos. Ri­car­do Mar­tí­nez, en el Ban­co de Gua­te­ma­la, nos dio re­gis­tros que nos ser­vían y nos han ser­vi­do pa­ra in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res. Cuan­do mu­rió Ed­na de Ro­das to­do su ar­chi­vo vino con no­so­tros. Da­niel Scha­fer, cuan­do mu­rió, to­do su ar­chi­vo vino con no­so­tros”.

Han lo­gra­do re­unir una im­por­tan­te co­lec­ción. “Una de las co­sas que me tie­ne preo­cu­pa­do es el día que nos can­se­mos y ce­rre­mos la ga­le­ría, ¿qué va a pa­sar con es­ta do­cu­men­ta­ción?”, se cues­tio­na.

Re­co­no­ce que “el cen­tro de do­cu­men­ta­ción une mis tres gran­des pa­sio­nes: las ar­tes vi­sua­les, la his­to­ria y el tea­tro”. Es­te in­clu­ye la co­lec­ción Mon­san­to Es­co­bar (Mo­nes­co), que tie­ne unas mil 500 pie­zas. “Tie­ne una lí­nea de tiem­po más com­ple­ta que la del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Mo­derno”, di­ce Mon­san­to.

EL TEA­TRO

Vol­va­mos al tea­tro. El prin­ci­pio con Al­ma Mon­san­to fue ac­tuar, bai­lar y can­tar, en­ten­der có­mo fun­cio­na un es­ce­na­rio.

Des­pués ac­tuó ba­jo la di­rec­ción de Luiz Tu­chán. Él, di­ce, “me sa­có de una com­pla­cen­cia o de lo que yo creía o en­ten­día que era el tea­tro pa­ra caer in­me­dia­ta­men­te en las ma­nos de Con­sue­lo Mi­ran­da”.

“Do­ña Cony usa­ba un mé­to­do que, si bien, se ba­sa­ba en Sta­nis­lavs­ki, to­ma­ba lo me­jor de otras co­rrien­tes. Ella de­cía que en el es­ce­na­rio lo más im­por­tan­te de to­do es el ac­tor. Si el ac­tor no ha­ce su tra­ba­jo no sir­ve de na­da, aun­que va­ya ves­ti­do de prín­ci­pe. Esa fue una de las eta­pas fuer­tes en mi vi­da; cuan­do ella mu­rió me que­dé di­ri­gien­do su gru­po, el Ce­tau”, re­me­mo­ra.

Así co­men­zó su ca­rre­ra co­mo di­rec­tor.

TRES PUN­TOS...

Su co­lum­na de crí­ti­ca de ar­te se con­vir­tió en un es­pa­cio pa­ra ha­blar del te­ma, de los ar­tis­tas. “Co­men­cé a es­cri­bir en 1996. Una ex­po­si­ción que hu­bo en el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Mo­derno nos mo­les­tó mu­cho a to­dos por­que, co­mo lo per­ci­bi­mos en ese mo­men­to, se es­ta­ba ter­gi­ver­san­do la his­to­ria del ar­te. Yo es­cri­bí un tex­to que don­de en­con­tra­ba la tin­ta era en el hí­ga­do, pe­ro el tex­to sa­lió muy pen­sa­do y se lo di a do­ña Di­na (de De­man) pa­ra ver si me lo pu­bli­ca­ba. Ella me lla­mó y me di­jo: si us­ted me ha­ce cin­co tex­tos co­mo es­te se que­da es­cri­bien­do en Pren­sa Li­bre”.

La pu­bli­ca­ción se­ma­nal se ti­tu­ló Tres pun­tos… por­que iban a par­ti­ci­par tres ar­tis­tas: Jo­sé An­to­nio Fer­nán­dez, Rudy Cot­ton y Mon­san­to, pe­ro “fi­nal­men­te me que­dé es­cri­bien­do so­lo yo”, di­ce.

“Lo in­tere­san­te de mi fa­ce­ta en Pren­sa Li­bre es que real­men­te es un re­gis­tro del ar­te de Gua­te­ma­la”, re­ca­pi­tu­la. Tu­vo esa co­lum­na 17 años.

A es­ta si­guie­ron publicaciones en otros me­dios im­pre­sos y di­gi­ta­les, así co­mo li­bros y ca­tá­lo­gos de ex­po­si­cio­nes.

La in­ves­ti­ga­ción más re­cien­te y en la que ha es­ta­do me­ti­do de ca­be­za des­de ha­ce ya va­rios años es so­bre un ar­tis­ta es­pa­ñol que re­si­dió en Gua­te­ma­la. “Don Jus­to de Gan­da­rias es co­mo una ob­se­sión”, con­fie­sa. Hi­zo ya una pri­me­ra pu­bli­ca­ción.

El mo­men­to ac­tual es vi­tal, di­ce. “Des­de aquí me es­toy pro­yec­tan­do en las uni­ver­si­da­des, en do­cu­men­tos, en li­bros. Es­tá por sa­lir a la ven­ta la mo­no­gra­fía de Gui­ller­mo Grajeda Me­na”, com­par­te.

“Ten­go dos co­sas, es­toy re­gre­san­do al tea­tro, ¿a qué me re­fie­ro con es­toy re­gre­san­do? No es que me ha­ya ido, pe­ro pa­ré mi tea­tro pú­bli­co po­co más de dos años por­que me ago­té, por­que me pa­re­ce que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y De­por­tes es una pie­dra en mi es­pal­da y no so­lo en la mía sino en la de mu­chos ar­tis­tas. To­do mun­do di­ce amén ,amén, pe­ro yo me ago­té”.

“El otro día iba a dar una con­fe­ren­cia pa­ra sie­te per­so­nas y me lle­ga una no­ti­fi­ca­ción de Es­pec­tácu­los Pú­bli­cos que no me au­to­ri­zan a dar mi con­fe­ren­cia. La ga­le­ría tie­ne su Con­red al día, tie­ne su IVE al día, tie­ne to­do lo que tie­ne que te­ner al día. Mi in­con­for­mi­dad con ellos es muy gran­de”, fi­na­li­za.

“El cen­tro de do­cu­men­ta­ción une mis tres gran­des pa­sio­nes: las ar­tes vi­sua­les, la his­to­ria y el tea­tro”. Gui­ller­mo Mon­san­to, in­ves­ti­ga­dor, ac­tor y co­di­rec­tor de ga­le­ría El At­ti­co

FO­TO PREN­SA LI­BRE: ESBIN GAR­CÍA

Mon­san­to jun­to una co­lec­ción de li­to­gra­fías de Car­los Mé­ri­da que se exhiben en El At­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.