El D.F.

Revista Actitud - - SUMARIO / STAFF -

Los me­xi­ca­nos no son lo que pen­sé. En­tien­do que es­to pue­de pa­re­cer ex­tra­ño y un tan­to con­tro­ver­sial, pe­ro lo que tra­to de de­cir es que mi con­cep­to en re­la­ción a los me­xi­ca­nos cambió en mi úl­ti­mo via­je, qui­zá por­que lo­gré pa­sar la ba­rre­ra o Fui un po­co más per­sis­ten­te.

En las oca­sio­nes an­te­rio­res que vi­si­té Mé­xi­co, tra­je un con­cep­to que abo­nó en mi men­te la per­cep­ción de que los me­xi­ca­nos son pre­ten­cio­sos, lo cual hoy en­tien­do que es so­lo un ca­tar de una pri­me­ra im­pre­sión.

Fui a Mé­xi­co por el World Bu­si­ness Fo­rum 2015 en Santa Fe, tam­bién es­tu­ve en el World As­so­cia­tion News­pa­per; pa­re­ce ser que Mé­xi­co es cu­na de gran­des even­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Acos­tum­bra­do a ha­cer net­wor­king en Gua­te­ma­la, me aba­lan­cé a ha­cer ese rol yo mis­mo en los es­pa­cios de con­vi­ven­cia de es­tos even­tos, pe­ro no fue fá­cil.

Rom­per la ba­rre­ra pa­re­cía ser un po­co más di­fí­cil en ca­da in­ten­to, pe­ro des­cu­brí que los me­xi­ca­nos ne­ce­si­tan un po­co de con­fian­za pa­ra abrir­se a una nue­va per­so­na. La di­fe­ren­cia cuan­do al­guien más me pre­sen­ta­ba an­te otra per­so­na era enor­me. En­ton­ces mi es­tra­te­gia de net­wor­king cambió de in­me­dia­to, les re­su­mo que lo­gré traer 200 tar­je­tas de pre­sen­ta­ción con nue­vos con­tac­tos.

Tam­bién, lo­gré ha­cer ami­gos y muy bue­nas alian­zas con so­lo cam­biar mi for­ma de ver­los y per­ci­bir­los. Por otro la­do, tu­ve la opor­tu­ni­dad de pa­sar un par de días en la gran me­tró­po­li de Mé­xi­co, un lu­gar cos­mo­po­li­ta que reúne to­da la mo­der­ni­dad ha­bi­da en ese país. El Zó­ca­lo fue otro de los lu­ga­res que lo­gré vi­si­tar, es­tá ro­dea­do de edi­fi­ca­cio­nes ba­rro­cas y an­ti­guas.

Al su­bir a un tu­ri­bús tu­ve la opor­tu­ni­dad de ir has­ta el Mu­seo Na­cio­nal de Antropología de Mé­xi­co, un mu­seo que ade­más de ser fan­tás­ti­co, pue­de ob­ser­var­se la his­to­ria de la cul­tu­ra ma­ya. Que­dé im­pre­sio­na­do al lle­gar al fa­mo­so mu­seo Sou­ma­ya, un mu­seo que per­te­ne­ce a la fun­da­ción del mag­na­te Car­los Slim y que cuen­ta con un área de ex­po­si­ción de 7517 m². Al es­tar ahí na­die pue­de pa­sar por al­to las es­plén­di­das co­lec­cio­nes eu­ro­peas y sud­ame­ri­ca­nas que es­tán a la vis­ta de los vi­si­tan­tes. Sin lu­gar a du­das es una ex­pe­rien­cia que va­le la pe­na que ca­da uno la vi­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.