Eduar­do Pa­la­cios

Revista Actitud - - EDITOR -

Ca­da fin de año ela­bo­ra­mos nues­tra edi­ción de Fi­nan­zas, en la cual pre­ten­de­mos com­par­tir ex­pe­rien­cias de aho­rro e in­ver­sión y có­mo evi­tar caer en las tram­pas del con­su­mis­mo.

Es­te año he­mos cam­bia­do un po­co la idea y he­mos de­ci­di­do te­ner en es­ta edi­ción a un “Edi­tor In­vi­ta­do”, quien se es­pe­cia­li­za en es­te te­ma y con una re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria en el ám­bi­to de las fi­nan­zas, tan­to per­so­na­les como em­pre­sa­ria­les.

Ha­bla­mos del Dr. Eduar­do Pa­la­cios, au­tor, con­fe­ren­cis­ta y un apa­sio­na­do por en­se­ñar a cui­dar ca­da cen­ta­vo ga­na­do, como él mis­mo lo di­ce.

Com­par­ti­mos su his­to­ria, y sus con­se­jos en la economía per­so­nal, tan­to en el em­pren­di­mien­to como en la iglesia.

¿CUÁ­LES SON LOS ORÍ­GE­NES DE EDUAR­DO PA­LA­CIOS?

Na­cí en el de­par­ta­men­to de Ja­la­pa, Gua­te­ma­la. En 1948 mi pa­pá fue elec­to diputado por el mis­mo de­par­ta­men­to, la cual fue una de las ra­zo­nes por las que nos tras­la­da­mos a la ca­pi­tal.

Con el es­fuer­zo de mis pa­dres, mis her­ma­nos y yo asis­ti­mos a bue­nos co­le­gios, allí tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de apren­der va­rios idio­mas.

Gra­cias a que ga­né una be­ca, tu­ve la opor­tu­ni­dad de cur­sar par­te de mis es­tu­dios en lu­ga­res como Mi­chi­gan, Illi­nois y Min­ne­so­ta. Ob­tu­ve el tí­tu­lo de Ci­ru­jano Den­tis­ta y lue­go me es­pe­cia­li­cé en Odon­to­pe­dia­tría. Mi se­gun­do her­mano era mé­di­co, y el ter­ce­ro es ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, ac­tual­men­te es Em­ba­ja­dor de Gua­te­ma­la en Cos­ta Ri­ca.

Por 42 años prac­ti­qué mi pro­fe­sión de Odon­to­pe­dia­tría. A lo lar­go de ese tiem­po, jun­to a otro ami­go, aten­di­mos a más de 16 mil pa­cien­tes y, ha­bien­do cum­pli­do mi cuo­ta so­cial, de­ci­dí de­di­car los si­guien­tes años de mi vi­da a cu­brir una ne­ce­si­dad que exis­te no so­la­men­te en Gua­te­ma­la, sino en to­do el mundo, que es, có­mo ad­mi­nis­trar el di­ne­ro, la economía per­so­nal y la economía fa­mi­liar.

¿QUÉ EJEM­PLO LE BRIN­DA­RON SUS PA­DRES EN CUAN­TO A LAS FI­NAN­ZAS Y LA ECONOMÍA?

Mi mamá es­tá por cum­plir 90 años. Aun,

«La ma­la ad­mi­nis­tra­ción no se no­ta has­ta que no se “cie­rra la lla­ve”»

a su edad, ella si­gue tra­yen­do ro­pa del ex­tran­je­ro pa­ra ven­der­la. Aunque yo lle­vó sus cuen­tas de ban­co, ella tam­bién lle­va sus pro­pias cuen­tas, y siem­pre es­tá pen­dien­te de que es­tas coin­ci­dan con las cuen­tas que yo lle­vo. De ella apren­di­mos a ser or­de­na­dos pa­ra sa­ber lle­var nues­tras cuen­tas.

Mi pa­pá era un hom­bre muy tra­ba­ja­dor, de­di­ca­do a ge­ne­rar los in­gre­sos pa­ra la fa­mi­lia, él en­tre­ga­ba el di­ne­ro a mi mamá pa­ra que ella lo ad­mi­nis­tra­ra. No to­das las per­so­nas tie­nen la dis­ci­pli­na de ad­mi­nis­trar bien el di­ne­ro, pe­ro ella te­nía la dis­ci­pli­na de ad­mi­nis­trar­lo bien y de te­ner el or­den de rea­li­zar los pa­gos a tiem­po.

Gra­cias al buen ma­ne­jo del di­ne­ro, ella lo­gró com­prar un te­rreno en don­de des­pués cons­tru­ye­ron nues­tra pro­pia ca­sa que, aunque la lo­gra­mos cons­truir gra­cias a lo que ga­na­ba mi pa­pá, fue la ad­mi­nis­tra­ción de ella la que nos per­mi­tió te­ner ca­sa pro­pia.

A pe­sar de que mis pa­dres nos die­ron un buen ejem­plo en cuan­to a la ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra, sien­do yo una per­so­na pro­fe­sio­nal con muy bue­nos in­gre­sos, des­cui­dé la aten­ción de mi ad­mi­nis­tra­ción, a tal pun­to que lle­gué a acu­mu­lar un to­tal de 22 acree­do­res, de­bien­do 782 mil quet­za­les. Cuan­do

aban­do­na­mos nues­tros prin­ci­pios se su­fren consecuencias gra­ves, yo lo vi­ví, ya que lle­gué a te­ner tan­ta can­ti­dad de di­ne­ro, que la ma­la ad­mi­nis­tra­ción no se no­ta­ba.

Los eje­cu­ti­vos que es­tán en la cús­pi­de de sus ca­rre­ras y re­ci­ben mu­chos in­gre­sos em­pie­zan a te­ner gas­tos que an­tes no te­nían; el via­je a Dis­ney, el ca­rro úl­ti­mo mo­de­lo, res­tau­ran­tes pres­ti­gio­sos…, en ese mo­men­to no sien­ten que es­tán rea­li­zan­do gas­tos de más por­que los in­gre­sos al­tos no se los per­mi­ten ver. Pe­ro cuan­do vie­ne una ba­ja de in­gre­sos, es cuan­do las per­so­nas se dan cuen­ta que el di­ne­ro no al­can­za pa­ra te­ner los lu­jos que lle­va­ban an­tes. La ma­la ad­mi­nis­tra­ción no se no­ta has­ta que no se “cie­rra la lla­ve”, eso fue lo que nos su­ce­dió a mi esposa y a mí. Pa­ra que apren­dié­ra­mos Dios nos ce­rró la lla­ve, y nos en­con­tra­mos con que te­nía­mos gas­tos al­tos e in­gre­sos ba­jos, ade­más de los acree­do­res que te­nía­mos en­ci­ma; en­tre los cua­les se in­cluían seis tar­je­tas de cré­di­to to­pa­das al má­xi­mo. Nos to­mó seis años sa­lir de la cri­sis (1990-1996).

¿DÓN­DE INI­CIÓ EL PRIN­CI­PAL PROBLEMA DE EN­DEU­DA­MIEN­TO?

Ini­ció cuan­do me des­aten­dí de las cuen­tas. So­lo me en­car­ga­ba de lle­var el di­ne­ro y de­jar que al­guien más lo ad­mi­nis­tra­ra. A pe­sar de ello, el res­pon­sa­ble es quien lle­va el di­ne­ro, no quien lo ad­mi­nis­tra. Por ejem­plo: Dios no lle­gó a pre­gun­tar­le a Eva lo que ha­bía su­ce­di­do, le pre­gun­tó di­rec­ta­men­te a Adán. El res­pon­sa­ble de en­tre­gar cuen­tas de los hi­jos, de la esposa, del mi­nis­te­rio, e in­clu­so has­ta del di­ne­ro, es el hom­bre. El hom­bre no de­be des­aten­der­se de los gas­tos del ho­gar.

¿QUIÉ­NES FUE­RON SUS MEN­TO­RES PA­RA LO­GRAR SA­LIR DE LAS DEU­DAS?

De he­cho, ca­si to­do es de sen­ti­do co­mún. Hay que ano­tar todos los gas­tos.

De lo que nos in­gre­sa de­be­mos des­con­tar lo que vamos gas­tan­do, jus­ta­men­te eso era lo que veía ha­cer a mi mamá.

La Red Bu­si­ness Net­work, que ac­tual­men­te se co­no­ce como La Red, fue un mi­nis­te­rio que tra­ji­mos a Gua­te­ma­la jun­to a un ami­go. En es­te, se en­se­ñan 52 prin­ci­pios, uno por ca­da semana del año, uno de los prin­ci­pios que más nos en­se­ña­ban era el de fi­nan­zas, ahí em­pe­cé a te­ner mu­chas ideas. John Schrock, fun­da­dor de La Red fue uno de mis men­to­res. Con un tra­ta­do de­fi­nía­mos cuán­to de­bía­mos, a quié­nes les de­bía­mos y cuán­to le pa­gá­ba­mos a ca­da uno. Es­to, pa­ra sa­ber el to­tal de lo que de­bía­mos y el to­tal de lo que abo­na­ría­mos men­sual­men­te, res­tan­do eso a los in­gre­sos del mes, ya que mu­cho de lo que las per­so­nas ge­ne­ran men­sual­men­te se va al in­gre­so de acree­do­res, quedando po­co pa­ra los gas­tos fi­jos del ho­gar.

¿CÓ­MO SE DES­CRI­BE DES­PUÉS DE SER CO­NO­CI­DO COMO UN CA­PA­CI­TA­DOR FI­NAN­CIE­RO?

Qui­sie­ra que la gen­te me per­ci­bie­ra como un for­ma­dor y desa­rro­lla­dor de per­so­nas en el te­ma de economía per­so­nal y fa­mi­liar; como una per­so­na que se ocu­pa del bie­nes­tar eco­nó­mi­co de las per­so­nas, tan­to en el área fa­mi­liar como en el área per­so­nal. Me ha to­ca­do li­diar con ver­da­de­ros dra­mas; dra­mas pas­to­ra­les, dra­mas fa­mi­lia­res…

¿COMPÁRTANOS AL­GUN SUE­ÑO?

En es­ta épo­ca de mi vi­da, mi sue­ño es lle­gar a gran­des ma­sas, ya que so­la­men­te he abar­ca­do una pe­que­ña par­te de Gua­te­ma­la, Mé­xi­co y otros.

Las per­so­nas es­tán ne­ce­si­ta­das de sa­ber có­mo sa­lir ade­lan­te, no so­lo pa­ra vi­vir bien, sino pa­ra vi­vir en paz. Pa­ra mí vi­vir en paz, es dor­mir sin te­ner una so­la deu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.