Fi­nan­zas en el em­pren­di­mien­to

La po­bre­za se com­ba­te con tra­ba­jo; ge­ne­ran­do ri­que­za. Eso es jus­ta­men­te lo que ha­ce un em­pren­de­dor.

Revista Actitud - - EDITOR -

Mu­chos me pre­gun­tan có­mo fi­nan­ciar un em­pren­di­mien­to; exis­ten va­rias ma­ne­ras. Siem­pre men­ciono que si van a rea­li­zar al­gún prés­ta­mo, pien­sen pa­gar­lo a un lar­go pla­zo, pe­ro que la reali­dad del pa­go sea a cor­to pla­zo. Es de­cir, si el ban­co les otor­gó un pla­zo de diez años, el em­pren­de­dor ten­ga como me­ta pa­gar­lo en dos años, llue­va, true­ne o re­lam­pa­guee, pa­ra que de es­te mo­do pue­dan pa­gar la me­nor can­ti­dad de in­tere­ses y pa­ra que el ne­go­cio sea lo más pron­to po­si­ble del em­pren­de­dor, de lo con­tra­rio el ne­go­cio se­rá de él has­ta que ter­mi­ne de rea­li­zar los pa­gos. Si rea­li­zan el prés­ta­mo con al­gu­na per­so­na o un fa­mi­liar hay que to­mar el mis­mo com­pro­mi­so como si fue­se un ban­co.

Re­gu­lar­men­te los em­pren­de­do­res que an­he­lan em­pren­der ya cuen­tan con un tra­ba­jo, lo que de­ben ha­cer es aho­rrar todos sus bo­nos 14 y agui­nal­dos, y en el mo­men­to que ten­gan una can­ti­dad con­ve­nien­te to­men el pa­so de fe, sol­tar al­go se­gu­ro (su tra­ba­jo), por al­go que pue­de ser in­se­gu­ro (el em­pren­di­mien­to).

¿EN QUÉ MO­MEN­TO UN EM­PREN­DE­DOR PUE­DE DAR­SE GRAN­DES LU­JOS EN CUAN­TO A SUS INS­TA­LA­CIO­NES?

En lo per­so­nal, cuan­do inau­gu­ré las pri­me­ras ins­ta­la­cio­nes de mi clí­ni­ca, tra­té de que fue­sen lu­jo­sas, pe­ro ca­da quien de­be ha­cer­lo se­gún su fe y la ase­so­ría que re­ci­ban. Si al ini­cio el em­pren­de­dor no tie­ne la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca pa­ra con­tar con sus pro­pias ofi­ci­nas, y su ti­po de ne­go­cio no ne­ce­si­ta una ofi­ci­na como tal, pue­de ini­ciar a tra­ba­jar des­de su ca­sa. To­do de­pen­de de la fe que las per­so­nas ten­gan pa­ra al­qui­lar las ins­ta­la­cio­nes pa­ra su em­pren­di­mien­to. Hay que to­mar en cuen­ta que eso re­que­ri­rá se­gu­ri­dad, per­so­nal que atien­da el ne­go­cio, pa­go de ser­vi­cios, en­tre otros.

Lo me­jor es ini­ciar de ma­ne­ra mo­des­ta, pa­ra que cuan­do el ne­go­cio re­quie­ra ex­pan­dir­se pue­dan ha­cer­lo sin nin­gún problema.

Hay que te­ner cui­da­do, por­que cuan­do el em­pren­de­dor ve que to­do es­tá sa­lien­do bien se alo­ca en los gas­tos. Mu­chas ve­ces el que no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra em­pren­der es el em­pren­de­dor, no el em­pren­di­mien­to.

¿CÓ­MO HA AFEC­TA­DO LA CORRUPCIÓN Y LA SI­TUA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA DEL PAÍS A LOS EM­PREN­DI­MIEN­TOS?

En un me­dio ob­ser­vé que so­lo con la corrupción que se vi­vió con el ca­so de “La lí­nea” se hi­zo el cálcu­lo de cuán­tos hos­pi­ta­les de pri­mer mundo pu­die­ron ha­ber­se cons­trui­do en el país, ade­más de que se pu­do ha­ber pa­ga­do par­te de la deu­da in­ter­na y ex­ter­na del país.

Si eso cau­só gran­des consecuencias en esos ni­ve­les del país, ima­gi­ne­mos lo que cau­só en el ám­bi­to em­pre­sa­rial. Se hu­bie­sen po­di­do abrir más em­pre­sas.

Con ca­da em­pren­di­mien­to que se abre se ne­ce­si­tan por lo me­nos dos per­so­nas que ayu­den al em­pren­de­dor, son dos per­so­nas que no ne­ce­si­ta­rán ir­se del país pa­ra en­con­trar me­jo­res opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo. Los em­pren­de­do­res son ge­ne­ra­do­res de em­pleos. Ca­da em­pleo que se ge­ne­ra, es un gua­te­mal­te­co me­nos que tra­ta de ir­se del país en bus­ca de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.