7 Claves pa­ra crear ri­que­za

Es­tos sen­ci­llos y prác­ti­cos con­se­jos les han traí­do éxi­to eco­nó­mi­co a un buen nú­me­ro de la­ti­noa­me­ri­ca­nos que han re­ci­bi­do nues­tras ca­pa­ci­ta­cio­nes.

Revista Actitud - - EDITOR -

Cla­ve 1: Tra­ta de vi­vir con ce­ro deu­das. Es­to es fun­da­men­tal pa­ra po­der vi­vir en to­tal li­ber­tad fi­nan­cie­ra, dis­fru­tar de bie­nes­tar per­so­nal y te­ner no­ches apa­ci­bles. Las deu­das traen se­rias consecuencias en el ren­di­mien­to la­bo­ral y economía de las per­so­nas. Y la di­fi­cul­tad que tie­nen en cu­brir el res­to de gas­tos y com­pro­mi­sos, por lo que des­ti­nan a pa­gar­le a sus acree­do­res, les trae pér­di­da de su cré­di­to, es­trés, preo­cu­pa­ción, y an­sie­dad. Ade­más pier­den su paz per­so­nal, la ar­mo­nía ma­tri­mo­nial, la sa­lud fí­si­ca y has­ta la es­pi­ri­tual.

Cla­ve 2: De pre­fe­ren­cia usa el cré­di­to pa­ra in­ver­tir­lo en al­go que te ge­ne­re en­tra­das o bien au­men­te de pre­cio. Cuan­do se tra­te de pe­dir di­ne­ro pres­ta­do ya sea a una tar­je­ta de cré­di­to, un ban­co o bien una coope­ra­ti­va, que es­te sea pa­ra des­ti­nar­lo a al­go que te per­mi­ta ge­ne­rar in­gre­sos y te de­je ga­nan­cias ma­yo­res de lo que ten­drías que pa­gar­le a es­tas ins­ti­tu­cio­nes, o bien en al­go que au­men­te de va­lor. So­lo así se jus­ti­fi­ca el uso de un cré­di­to. Eso de que “el que na­da de­be na­da tie­ne”, sue­na bo­ni­to, pe­ro al fi­nal re­sul­ta per­ju­di­cial y has­ta ca­tas­tró­fi­co.

Cla­ve 3: Si usas cré­di­to abo­na lo más que pue­das al ca­pi­tal adeu­da­do pa­ra pa­gar la me­nor can­ti­dad de in­tere­ses. Siem­pre so­li­ci­ta un cré­di­to al más lar­go pla­zo pa­ra que el pa­go men­sual sea ba­jo y no afec­te el res­to de tus pa­gos y com­pro­mi­sos, pe­ro de­cí­de­te a pa­gar­lo en el me­nor tiem­po po­si­ble. Mien­tras me­nos di­ne­ro man­des de tu ca­sa a otras ca­sas pa­ra pa­gar in­tere­ses, me­jor se­rá, pues así po­drás que­dar­te con ese di­ne­ro que te ser­vi­rá pa­ra in­cre­men­tar tu ca­pi­tal y no el de otros.

Cla­ve 4: Usa pro­ve­cho­sa­men­te tu di­ne­ro y no lo mal­gas­tes al com­prar, de mo­do que pue­das eco­no­mi­zar di­ne­ro. Tus in­gre­sos des­tí­na­los a cu­brir tus ne­ce­si­da­des y obli­ga­cio­nes, com­prar lo que uti­li­zas o te sir­ve, ad­quie­re como-

di­da­des y da­te gus­tos pe­ro guar­da una par­te pa­ra tu aho­rro. No sal­gas a com­prar co­sas pen­san­do que es­tas te trae­rán fe­li­ci­dad, tam­po­co ad­quie­ras al­go so­lo pa­ra ir a os­ten­tar­lo o a pre­su­mir­lo, o lo que aún es peor, pa­ra com­pe­tir y que los de­más te acep­ten.

Cla­ve 5: Haz un plan de gas­tos y con­tro­la que no te pa­ses de lo pla­nea­do pa­ra no gas­tar más de lo que ga­nas. La cla­ve es ha­cer una lis­ta de lo que pen­sa­mos gas­tar y cuán­to di­ne­ro dis­po­ne­mos pa­ra gas­tar en eso. Lue­go vie­ne la fa­se de con­tro­lar que lo dis­pues­to pa­ra gas­tar se cum­pla al pie de la le­tra. A eso se le lla­ma: re­gu­lar se­ma­nal­men­te el gas­to. Uno de los se­cre­tos de los mi­llo­na­rios es el de lle­var con­trol y re­gu­la­ción de sus gas­tos pa­ra no pa­sar­se de lo que pla­ni­fi­ca­ron gas­tar. El best se­ller “El Mi­llo­na­rio de al La­do”, el cual es un es­tu­dio de per­so­nas mi­llo­na­rias, re­ve­ló que aunque es­tas tie­nen in­gre­sos abun­dan­tes, lo que real­men­te les per­mi­te au­men­tar sus ca­pi­ta­les, es que se li­mi­tan a gas­tar lo que han de­ter­mi­na­do gas­tar. Y se ajus­tan o ape­gan al cen­ta­vo a ello, y les va muy bien.

Cla­ve 6: Lo que no te lle­gues a gas­tar ca­da mes, jún­ta­lo pa­ra más ade­lan­te in­ver­tir­lo en aque­llo que te ge­ne­re in­gre­sos ex­tras. Lo que al fi­nal del mes uno no se gas­tó es lo que ver­da­de­ra­men­te ga­nó. Y esa ga­nan­cia es nues­tro ca­pi­tal, el cual po­dre­mos in­cre­men­tar­lo po­co a po­co. Es­ta es la for­ma de quie­nes han sa­li­do de la po­bre­za y se han en­ri­que­ci­do. Y su ca­pi­tal lo han in­ver­ti­do en aque­llo que les pro­du­ce in­gre­sos a tra­vés de in­tere­ses, uti­li­da­des, re­ga­lías o al­qui­le­res.

Cla­ve 7: De tus ga­nan­cias diez­ma y con­tri­bu­ye ge­ne­ro­sa­men­te a be­ne­fi­cen­cias. De nues­tra abun­dan­cia se es­pe­ra que hon­re­mos a Dios con una par­te y otra la com­par­ta­mos con per­so­nas o bien ins­ti­tu­cio­nes que re­quie­ran de ayu­da, pa­ra asis­tir a otros a re­in­ser­tar­se, edu­car­se, sa­nar­se, te­ner te­cho, reha­bi­li­tar­se, abri­gar­se o ali­men­tar­se. En fin, pa­ra de­jar hue­lla pro­ve­cho­sa en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.