In­ver­tir en Ar­qui­tec­tu­ra

Revista Actitud - - CONSTRUCCIÓN -

El seg­men­to de la cons­truc­ción es uno de los que se man­tie­ne en cons­tan­te re­no­va­ción. Las dis­tin­tas ten­den­cias, en cuan­to a re­mo­de­la­ción y cons­truc­ción en ge­ne­ral.

El ar­qui­tec­to Ja­vier Gó­mez, nos co­men­ta un po­co de la em­pre­sa que di­ri­ge, ade­más de brin­dar al­gu­nos con­se­jos pa­ra las per­so­nas que tie­nen en men­te ini­ciar al­gu­na cons­truc­ción.

¿EN QUÉ SE ES­PE­CIA­LI­ZA AR­QUI­TEC­TU­RA DE GUA­TE­MA­LA?

Di­se­ño, pla­ni­fi­ca­ción y cons­truc­ción de pro­yec­tos ex­clu­si­vos que desean ver re­sul­ta­dos úni­cos, di­fe­ren­cián­do­nos de lo que re­gu­lar­men­te pre­sen­tan las de­más em­pre­sas del mis­mo ra­mo en Gua­te­ma­la.

Nos es­pe­cia­li­za­mos en di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, di­se­ño es­truc­tu­ral, cálcu­lo es­truc­tu­ral, ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res, to­po­gra­fía, di­se­ño y Fa­bri­ca­ción de mue­bles, im­por­ta­ción per­so­na­li­za­da de mue­bles de di­se­ña­dor, out­sour­cing de di­bu­jo y pre­sen­ta­ción de pro­yec­tos, en­tre otros.

¿QUÉ ASE­SO­RÍAS NE­CE­SI­TA UNA PER­SO­NA AL MO­MEN­TO DE REA­LI­ZAR UNA CONS­TRUC­CIÓN?

A ni­vel ar­qui­tec­tó­ni­co ne­ce­si­ta op­ti­mi­zar la in­ver­sión que quie­ra rea­li­zar de ma­ne­ra que, se efi­cien­te el pre­su­pues­to pla­ni­fi­ca­do, pe­ro se ob­ten­gan re­sul­ta­dos es­té­ti­cos.

A ni­vel es­truc­tu­ral, ne­ce­si­ta op­ti­mi­zar su in­ver­sión de mo­do que, su edi­fi­ca­ción re­sis­ta las Fuer­zas a las que es­ta­rá so­me­ti­da, de ma­ne­ra eco­nó­mi­ca y efi­cien­te, sin afec­tar drás­ti­ca­men­te el pre­su­pues­to es­ti­ma­do.

A ni­vel cons­truc­ti­vo ne­ce­si­ta op­ti­mi­zar su in­ver­sión de tal ma­ne­ra que uti­li­ce los me­jo­res ma­te­ria­les dis­po­ni­bles, con sis­te­mas y mé­to­dos cons­truc­ti­vos de pun­ta, que ga­ran­ti­cen que su in­ver­sión en ins­ta­la­cio­nes e in­fra­es­truc­tu­ra du­re por lo me­nos trein­ta años y cin­cuen­ta años en cons­truc­ción pe­ren­ne.

Es­to so­lo se lo­gra con­tan­do con ase­so­ría pro­fe­sio­nal ho­nes­ta, in­clu­so, des­de an­tes de in­ver­tir un cen­ta­vo. Por ello, en Ar­qui­tec­tu­ra de Gua­te­ma­la, bus­ca­mos te­ner una pri­me­ra ci­ta con el clien­te en el si­tio don­de se rea­li­za­rá el pro­yec­to, pa­ra que des­de ese mo­men­to se pue­da brin­dar ase­so­ría sin cos­to al­guno.

¿QUÉ SU­CE­DE SI LAS PER­SO­NAS NO PI­DEN ASE­SO­RÍA PA­RA LLE­VAR A CA­BO UNA CONS­TRUC­CIÓN?

El pri­mer gran da­ño que su­fre una per­so­na, un gru­po de in­ver­sio­nis­tas o una Fa­mi­lia, es la pér­di­da de su in­ver­sión, pues aunque a ve­ces cues­ta per­ci­bir­lo, la ca­li­dad de la cons­truc­ción ob­te­ni­da es muy ma­la y el pro­duc­to re­ci­bi­do em­pie­za a de­te­rio­rar­se muy rá­pi­da­men­te. Lo ma­lo es que a ve­ces es in­vi­si­ble a los ojos nor­ma­les, y so­lo un pro­fe­sio­nal pue­de re­vi­sar los pun­tos crí­ti­cos.

¿QUÉ PA­PEL JUE­GA LA AR­QUI­TEC­TU­RA DE IN­TE­RIO­RES AL MO­MEN­TO DE INI­CIAR UNA CONS­TRUC­CIÓN?

En nues­tro país, has­ta ha­ce muy po­co, se co­no­cía so­la­men­te la ar­qui­tec­tu­ra For­mal, que como su nom­bre lo in­di­ca, es la que da For­ma a un pro­yec­to par­ti­cu­lar, de­jan­do de la­do to­do lo que su­ce­de en el in­te­rior de la obra, prin­ci­pal­men­te des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co y Fun­cio­nal.

En otras pa­la­bras, el ar­qui­tec­to For­mal ve el pro­yec­to glo­bal­men­te, ha­ce que una edi­fi­ca­ción Fun­cio­ne y sea es­té­ti­ca por Fue­ra, des­cui­dan­do el in­te­rior y ba­sán­do­se más en pre­cep­tos de mo­da pa­ra so­lu­cio­nar es­ta par­te del pro­yec­to. Es allí don­de in­ter­vie­ne el ar­qui-

tec­to de in­te­rio­res, quien tie­ne co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos de có­mo ha­cer que los ele­men­tos cons­truc­ti­vos de ca­da am­bien­te en par­ti­cu­lar, no so­la­men­te sean es­té­ti­cos, sino que tam­bién sean acor­des a la Fun­ción que ten­drán.

El ar­qui­tec­to in­terio­ris­ta va más allá, pro­po­ne po­ner aten­ción a los cie­los, los in­te­rio­res de puer­tas y ven­ta­nas, has­ta ma­ni­jas y ja­la­do­res, pa­ra que es­tos ele­men­tos no que­den so­lo como par­te del con­jun­to -que es lo que ha­ce un ar­qui­tec­to For­mal-, sino que se in­te­gren com­ple­ta­men­te al am­bien­te don­de es­ta­rán in­crus­ta­dos in­te­rior­men­te y sean coor­di­na­dos con su Fun­ción y es­té­ti­ca pro­pia.

¿QUÉ CON­SE­JO PUE­DE DAR­LE A LAS PER­SO­NAS QUE PLA­NEAN INI­CIAR AL­GÚN TI­PO DE CONS­TRUC­CIÓN?

Que con­tac­ten una ofi­ci­na se­ria, ho­nes­ta y con un gru­po de pro­fe­sio­na­les con ex­pe­rien­cia que les ayu­den a lle­var a un me­jor tér­mino el pro­yec­to de sus sue­ños. Que lo ha­gan des­de an­tes de gas­tar un so­lo cen­ta­vo, de mo­do que, su di­ne­ro es­té bien in­ver­ti­do.

Otro con­se­jo es que abran bien los ojos, pues la­men­ta­ble­men­te en nues­tro me­dio hay per­so­nas que no son pro­fe­sio­na­les, se de­di­can a es­ta­far a per­so­nas inocen­tes ha­cién­do­les creer que pue­den ha­cer cual­quier co­sa con pre­su­pues­tos muy ba­jos, es­to mien­tras el clien­te “cae” en sus ma­nos y lue­go des­apa­re­cen con el di­ne­ro de­jan­do to­do a me­dias y, por su­pues­to, ro­bán­do­se el di­ne­ro de sus clien­tes.

Arq. Ja­vier Gó­mez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.