Fiel a ti an­tes que a otros

Revista Actitud - - COLUMNAS - Sa­muel Ber­be­rian

Cuan­do el pro­cón­sul le pre­sio­nó di­cien­do: “Haz el ju­ra­men­to y te de­ja­ré li­bre; mal­di­ce a Cris­to”, Po­li­car­po res­pon­dió: “Ochen­ta y seis años ha­ce que le sir­vo y nun­ca me ha he­cho nin­gún da­ño. ¿Có­mo pue­do blas­fe­mar de mi Rey que me sal­vó?” Del «Mar­ti­rio de Po­li­car­po» .

En una des­con­tro­la­da ca­rre­ra por al­can­zar el má­xi­mo de nues­tro po­ten­cial, he­mos lle­ga­do a de­jar a un la­do mu­chas de las nor­mas que en un mo­men­to de la vi­da lle­ga­ron a con­si­de­rar­se los no ne­go­cia­bles.

El ca­rác­ter, la per­so­na­li­dad y la iden­ti­dad, no son co­sas que se com­pran y mu­cho me­nos que se imi­ten. Po­de­mos lle­gar a ins­pi­rar­nos de aque­llos que han lo­gra­do al­go que no­so­tros imi­ta­mos, pe­ro no­so­tros de­be­mos ha­cer el re­co­rri­do per­so­nal si que­re­mos al­can­zar esa me­ta, y la prio­ri­dad pa­ra eso es, fi­de­li­dad con no­so­tros.

Una vez re­co­rri­do el ca­mino con fi­de­li­dad, de­be­mos ser más que cui­da­do­sos, no sim­ple­men­te por­que he­mos ini­cia­do bien y he­mos avan­za­do, sino que la va­lo­ra­ción es­tá en ter­mi­nar me­jor de lo que em­pe­za­mos. Y no tan­to por no­so­tros, sino por el pa­trón que de­ja­mos a los nues­tros pa­ra que si­gan el

«Ochen­ta y seis años ha­ce que le sir­vo y nun­ca me ha he­cho nin­gún da­ño. ¿Có­mo pue­do blas­fe­mar de mi Rey que me sal­vó?»

mis­mo ca­mino.

Hay mu­chos en nues­tro en­torno que es­tán pa­san­do por si­tua­cio­nes muy com­pro­me­te­do­ras, y sur­ge la pre­gun­ta inevi­ta­ble: “¿qué le pa­só?” Cla­ro, las in­jus­ti­cias de nues­tro me­dio son el “pan nues­tro de ca­da día” pe­ro en al­gu­nos ca­sos de­be­mos ad­mi­tir que en un mo­men­to se ol­vi­da­ron del com­pro­mi­so que se ha­bían he­cho con­si­go mis­mos, y por im­pul­so o in­te­rés, y has­ta po­si­ble­men­te por ser mal acon­se­ja­dos, de­ja­ron atrás su de­ter­mi­na­ción de mar­car el pa­so de nor­mas que ads­cri­bie­ron y fue­ron in­fie­les a ellas.

El ca­so que la his­to­ria nos re­gis­tra del oc­to­ge­na­rio Po­li­car­po, va­le más su com­pro­mi­so en su fi­de­li­dad a su Dios que a la mis­ma vi­da. Si bien él fue sa­cri­fi­ca­do en una in­jus­ta condena, de­jó una lec­ción en sus úl­ti­mas ho­ras de vi­da, que des­pués de si­glos es un men­sa­je cla­ro y de­fi­ni­do. So­mos tan hu­ma­nos como es­te ve­ne­ra­ble an­ciano y ca­da uno de no­so­tros, en un mo­men­to da­do, te­ne­mos que to­mar la de­ci­sión fue­ra de las opi­nio­nes de ter­ce­ros y de­ci­dir que se­re­mos fie­les a no­so­tros mis­mos y a nues­tras con­vic­cio­nes, an­tes que te­ner que com­pla­cer a otros.

Como in­di­vi­duos, fa­mi­lias o so­cie­dad, tris­te­men­te so­mos muy po­bres en ser de­ter­mi­na­dos. Muy fá­cil­men­te las opor­tu­ni­da­des nos sa­can de la ru­ta que nos lle­va a la ex­ce­len­cia. Por fa­vor, de­ten­gá­mo­nos unos se­gun­dos an­tes de ha­cer la pró­xi­ma es­co­gen­cia pa­ra que nues­tras con­vic­cio­nes no nos sa­quen del ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.