Más amor me­nos la­bor

Revista Actitud - - COLUMNAS - Mar­cos An­drés An­til

La vi­da pre­sen­ta mu­chas va­ria­bles de las cua­les uno no tie­ne con­trol, que si no estamos pre­pa­ra­dos a en­fren­tar­las nos pue­den de­rrum­bar. Des­de ha­ce me­ses ha­bía pla­nea­do ir a un even­to so­bre co­mer­cio elec­tró­ni­co que se ce­le­bró la semana pa­sa­da en la ciu­dad de Nue­va York. Lo te­nía de­ci­di­do por­que me ayu­da­ba a for­ta­le­cer co­no­ci­mien­tos so­bre es­te cre­cien­te mer­ca­do. Sin em­bar­go, an­tes de par­tir, mi fa­mi­lia me in­for­mó que mi ma­dre aca­ba­ba de ser in­ter­na­da en un hospital de­bi­do a una in­fec­ción pul­mo­nar. Es­to su­ce­día jus­to lue­go que la semana pa­sa­da, un día des­pués del cum­plea­ños de am­bos, nos die­ran la ma­la no­ti­cia so­bre que le ha­bían diag­nos­ti­ca­do cán­cer de pul­món. Mi mamá nun­ca fu­mó ni tu­vo vi­cios que la pu­sie­ran en ries­go; pe­ro des­de que na­ció, es­tu­vo ex­pues­ta al hu­mo de la co­ci­na. Como su­ce­de aún en mu­chas par­tes del país, se co­ci­na en fo­go­nes, con le­ña y a fue­go abier­to, lo cual la pre­des­ti­nó a es­ta en­fer­me­dad. Re­sul­ta in­creí­ble có­mo tan­ta dis­trac­ción en nues­tras vi­das nos pue­den lle­var a ol­vi­dar­nos de va­lo­rar lo im­por­tan­te: ¡La Vi­da —el me­jor re­ga­lo de Dios—!

En lo per­so­nal, es­tan­do en un mundo de cons­tan­tes cam­bios (tec­no­lo­gía), re­sul­ta ne­ce­sa­rio de­te­ner­se de vez en cuan­do. Disfruto tan­to lo que ha­go que no he creí­do ne­ce­sa­rio pa­rar. Com­pren­do, aho­ra, la im­por­tan­cia de ha­cer tiem­po pa­ra las per­so­nas que uno ama y me­jor aún cuan­do go­zan de sa­lud. En es­tos mo­men­tos de­li­ca­dos de mi mamá, la fuer­za que nos da­mos en­tre her­ma­nos, li­de­ra­da por el amor de mi pa­dre, la for­ta­le­za de fa­mi­lia­res que la vi­si­ta­ron al hospital y ami­gos que nos tu­vie­ron en sus ora­cio­nes, ha da­do fru­tos. Ella ha ga­na­do la ba­ta­lla y ven­ció la in­fec­ción. Sin em­bar­go, sa­be­mos que aún hay una gue­rra por li­brar. Te­ne­mos fe que con la ayu­da de Dios de es­ta tam­bién sal­drá vic­to­rio­sa. Me doy cuen­ta que aún en un mundo tan ver­sá­til es po­si­ble go­zar la vi­da. Con un ges­to tan sen­ci­llo como de­cir bue­nas tar­des al que an­da en las ca­lles de la ciu­dad o desear­le un buen día al que an­da dis­traí­do por el can­san­cio de una lar­ga jornada, es su­fi­cien­te pa­ra em­pe­zar.

En mi hu­mil­de opi­nión, la cla­ve pa­ra enfrentar las even­tua­li­da­des es­tá en ha­cer­nos dis­pen­sa­bles. El ser dis­pen­sa­ble no sig­ni­fi­ca aban­do­nar nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des, sino al con­tra­rio. Es com­par­tir lo que sa­be­mos; te­ner a los de­más in­for­ma­dos so­bre qué ha­ce­mos y có­mo lo ha­ce­mos, pa­ra que cuan­do to­ca au­sen­tar­nos no nos preo­cu­pe que las co­sas no avan­cen o que se cai­gan. Así po­dre­mos en­fo­car­nos en sol­ven­tar los desafíos, so­bre­lle­var­los con me­nos es­trés y evi­tar da­ñar a ter­ce­ros.

En la vi­da es na­tu­ral que uno se afe­rre a lo que ama. En mi fa­mi­lia, no que­re­mos per­der a una mu­jer que tie­ne mu­cho que vi­vir, mu­cho amor que dar y re­ci­bir, por lo que ora­re­mos por su vi­da. Pe­di­mos a Dios for­ta­le­za, sa­bien­do que es Él quien la tie­ne en sus ma­nos y quien de­ci­de. Mien­tras, dis­fru­ta­ré de es­ta gran mu­jer. Dis­fru­ta­ré es­cu­char su voz, sen­tir su amor, se­guir sus con­se­jos aún al rit­mo de un mundo ver­sá­til. Los in­vi­to a eva­luar y va­lo­rar a sus se­res ama­dos y es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra emer­gen­cias, que lle­gan en el mo­men­to me­nos es­pe­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.