Ar­te, en­tre­te­ni­mien­to y deportes: So­li deo Glo­ria

Revista Actitud - - VAYA CON DIOS - Por: Ro­ber­to Jiménez

Des­de la crea­ción Dios do­tó al ser hu­mano; hom­bre y mu­jer, con cin­co sen­ti­dos que le per­mi­ten dis­fru­tar y emo­cio­nar­se con to­do lo crea­do. Los sen­ti­dos no ten­drían nin­gu­na razón sin las emo­cio­nes. Tan­to unos como otros son un re­ga­lo de Dios pa­ra el ser hu­mano; nos per­mi­ten ex­pe­ri­men­tar pla­cer y con­ten­ta­mien­to en nues­tros co­ra­zo­nes. El ar­te, en­tre­te­ni­mien­to y de­por­te como áreas de in­fluen­cia en la so­cie­dad, tie­nen eso en co­mún: Pro­vo­can emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes de pla­cer que en lu­gar de ocul­tar­las, anu­lar­las o ig­no­rar­las de­be­mos es­ti­mu­lar­las de acuer­do al de­seo del co­ra­zón de Dios. Ama­mos a Dios y lo hon­ra­mos cuan­do usa­mos nues­tros sen­ti­dos y emo­cio­nes de la for­ma co­rrec­ta.

Ca­da cre­yen­te de­be re­co­no­cer que el pla­cer in­ci­de po­de­ro­sa­men­te en nues­tros co­ra­zo­nes, es eso lo que nos obli­ga a asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ad­mi­nis­trar el ar­te y en­tre­te­ni­mien­to que con­su­mi­mos. Es­ta es so­lo una ca­ra de la mo­ne­da. La otra, son to­das aque­llas per­so­nas que Dios ha lla­ma­do a uti­li­zar es­tas he­rra­mien­tas pa­ra ex­pre­sar­se, rea­li­zar­se y a la vez dar tes­ti­mo­nio de lo que pue­de ha­cer en nues­tra vi­da cuan­do la ren­di­mos a Él.

Vi­jay Go­vin­da­ra­yan, Di­rec­tor de In­no­va­ción de Ge­ne­ral Elec­tric, re­cien­te­men­te mar­có mi vi­da al es­cu­char­le en una con­fe­ren­cia, de­rri­bar, a tra­vés de un ar­gu­men­to só­li­do, la idea de que los lí­de­res crea­ti­vos e in­no­va­do­res (a quie­nes yo com­pa­ro con ar­tis­tas, mú­si­cos o de­por­tis­tas) son sub­ver­si­vos que lu­chan con­tra el sis­te­ma.

En otras pa­la­bras, si tú eres un ar­tis­ta, no de­be­rías ver a la iglesia como tu enemi­ga, de­be­rías uti­li­zar la es­truc­tu­ra que la iglesia po­see pa­ra al­can­zar tus me­tas. Vi­vi­mos nue­vos tiem­pos y la iglesia con­tem­po­rá­nea ha en­ten­di­do en bue­na par­te que, si no apo­ya el tra­ba­jo de los miem­bros que tie­nen pa­sión por es­te mon­te, pier­den los ar­tis­tas, mú­si­cos y de­por­tis­tas; pierde la iglesia, pierde la obra… per­de­mos todos.

Hoy, mi reflexión pa­ra los que es­tán si­tua­dos en el mon­te del ar­te, el en­tre­te­ni­mien­to y el de­por­te, es ani­mar­les a dar to­do de si pa­ra se­guir su ca­mino ha­cia la cum­bre de esas áreas de in­fluen­cia don­de Dios les ha co­lo­ca­do. Pe­ro les pi­do que ca­da obra que reali­cen va­ya fí­si­ca o es­pi­ri­tual­men­te cal­za­da con la mis­ma fra­se con la que Bach fir­ma­ba sus com­po­si­cio­nes: So­li Deo Glo­ria. Lo que ha­gan en pri­va­do Dios lo re­com­pen­sa­rá en pú­bli­co, y cuan­do al­can­cen el aplau­so… So­li Deo Glo­ria. A Dios sea la Glo­ria.

Le in­vi­to a que ca­da ma­ña­na nos acom­pa­ñe. Jun­to a un gru­po de ami­gos nos reuni­mos a so­me­ter­nos a un pro­ce­so de cre­ci­mien­to per­so­nal, con el in­te­rés de ser más como Je­sús. La ci­ta es a las 6:00 de la ma­ña­na por el 98.1 Ilu­mi­na FM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.