Los ri­cos no tra­ba­jan

Revista Actitud - - BIGBUSINESS - Por: Ro­bert T. Ki­yo­sa­ki

Pa­dre Ri­co, Pa­dre Po­bre se pu­bli­có de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te en 1997. Tu­ve que pu­bli­car­lo yo mis­mo por­que to­das las editoriales im­por­tan­tes a las que lo ofre­cí, lo re­cha­za­ron. Va­rios edi­to­res me di­je­ron: “Us­ted no sa­be de lo que es­tá ha­blan­do.”

Al­gu­nos de los pun­tos a los que se opu­sie­ron te­nían que ver con las afir­ma­cio­nes de mi pa­dre ri­co, como:

1. Tu ca­sa no es un ac­ti­vo.

2. Los aho­rra­do­res son per­de­do­res.

3. Los ri­cos no tra­ba­jan pa­ra ob­te­ner di­ne­ro.

Diez años des­pués, en 2007, se pro­du­jo la cri­sis hi­po­te­ca­ria sub­pri­me, y mi­llo­nes de pro­pie­ta­rios de bie­nes in­mue­bles des­cu­brie­ron de ma­ne­ra di­rec­ta, que su ca­sa no era ac­ti­vo.

En 2008, el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos y el Ban­co de la Re­ser­va Fe­de­ral co­men­za­ron a im­pri­mir bi­llo­nes de dó­la­res y pro­vo­ca­ron que mi­llo­nes de aho­rra­do­res se con­vir­tie­ran en per­de­do­res gra­cias a la anu­la­ción de su po­der ad­qui­si­ti­vo por cau­sas como la in­fla­ción, in­cre­men­to en im­pues­tos y ba­jas ta­sas de in­te­rés so­bre sus aho­rros.

En el li­bro Pa­dre Ri­co, Pa­dre Po­bre, la lec­ción uno de Pa­dre Ri­co es: los ri­cos no tra­ba­jan pa­ra ob­te­ner di­ne­ro, sin em­bar­go, esa fue la en­se­ñan­za so­bre el di­ne­ro me­nos crí­ti­ca de las tres.

Es­te co­men­ta­rio es el más im­por­tan­te de mi pa­dre ri­co y es im­por­tan­te en­ten­der­lo an­tes de em­pe­zar a eva­luar las op­cio­nes pa­ra tu se­gun­da opor­tu­ni­dad, pa­ra el nue­vo co­mien­zo pa­ra tu di­ne­ro y tu vi­da.

LO QUE NE­CE­SI­TAS SA­BER SO­BRE EL DI­NE­RO

El te­ma del di­ne­ro pue­de ser com­pli­ca­do e in­ti­mi­dan­te, pe­ro si em­pie­zas por los ru­di­men­tos y los usas como si fue­ran la­dri­llos, po­drás ir cons­tru­yen­do el co­no­ci­mien­to que ne­ce­si­tas pa­ra en­ten­der el di­ne­ro, in­ver­tir­lo y ha­cer­lo tra­ba­jar pa­ra ti.

Lo más ele­men­tal que ne­ce­si­tas sa­ber so­bre es­te te­ma es que tú pue­des ser más in­te­li­gen­te, y que sa­ber más te pue­de brin­dar la con­fian­za su­fi­cien­te pa­ra que to­mes de­ci­sio­nes in­for­ma­das.

Es­tán ju­gan­do con di­ne­ro… Nos es­tán ro­ban­do la ri­que­za a tra­vés del di­ne­ro por el que tra­ba­ja­mos.

–R. Buck­mins­ter Fu­ller

P: ¿Quién ne­ce­si­ta una se­gun­da opor­tu­ni­dad?

R: Todos la ne­ce­si­ta­mos

P: ¿Por qué?

R: Por­que el di­ne­ro ya no es lo que co­no­cía­mos, ha cam­bia­do y si­gue ha­cién­do­lo.

P: ¿Por qué es eso im­por­tan­te?

R: Por­que los po­bres se vol­ve­rán más po­bres, la cla­se me­dia se re­du­ci­rá, y los ri­cos se vol­ve­rán aún más ri­cos.

P: Creo que ya todos sa­be­mos eso. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en que los ri­cos se vuel­van más ri­cos y que todos los de­más se vuel­van más po­bres?

R: Mu­cha gen­te que es adi­ne­ra­da aho­ra es­ta­rá en los nue­vos po­bres.

P: ¿Por qué los ri­cos se­rán los nue­vos po­bres?

R: Hay mu­chas ra­zo­nes. Una de ellas es por­que mu­cha gen­te adi­ne­ra­da mi­de su ri­que­za en di­ne­ro.

P: ¿Y qué hay de ma­lo en ello?

R: Que el di­ne­ro ya no es di­ne­ro.

P: ¿Si el di­ne­ro ya no es di­ne­ro, en­ton­ces cuál es el nue­vo di­ne­ro?

Fo­to­gra­fía: Ro­bert Ki­yo­sa­ki

Ro­bert Ki­yo­sa­ki es au­tor del li­bro «Pa­dre ri­co, pa­dre po­bre»; to­das sus obras han ven­di­do cer­ca de 26 mi­llo­nes de co­pias. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.