Ca­fé Li­bros

Revista Actitud - - MENTES EMPRENDEDORAS - Por: Re­dac­ción

Una pa­sión en co­mún por la lec­tu­ra y el pla­cer de acom­pa­ñar­se de un buen ca­fé, lle­vó a es­tos jó­ve­nes gua­te­mal­te­cos a crear un con­cep­to de ne­go­cio in­no­va­dor.

Al unir una be­bi­da tan ex­qui­si­ta como lo es el ca­fé y una bue­na lec­tu­ra, vi­vi­mos ex­pe­rien­cias úni­cas. Am­bos ele­men­tos apa­sio­nan a los que ver­da­de­ra­men­te dis­fru­tan ca­da uno de sus com­po­nen­tes, an­te ello, Ana Frat­ti, Pa­blo y St­he­fa­nie Mo­ra­les de­ci­die­ron que es­ta ex­pe­rien­cia, ade­más de ser tan re­con­for­tan­te, se­ría el motor que los im­pul­sa­ría a cum­plir el sue­ño de crear su pro­pio em­pren­di­mien­to.

El de­seo de crear un am­bien­te ap­to pa­ra aco­ger a per­so­nas que bus­can tran­qui­li­dad, co­mo­di­dad y so­bre to­do un buen ca­fé pa­ra dis­fru­tar sus li­bros fa­vo­ri­tos era inevi­ta­ble, fue así como na­ció Wat­son Books & Cof­fee, un con­cep­to di­fe­ren­te en nues­tro país, pe­ro po­pu­lar en otras par­tes del mundo, ya que en otros paí­ses es muy co­mún que den­tro de las li­bre­rías ha­ya un es­pa­cio es­pe­cial pa­ra de­gus­tar ca­fé.

El nom­bre Wat­son sur­gió a raíz de que­rer re­pre­sen­tar al per­so­na­je de un li­bro; Wat­son de Sher­lock Hol­mes. Él es quien na­rra la his­to­ria de Sher­lock, y eso mis­mo es lo que ellos pre­ten­den lo­grar; con­tar la his­to­ria de ar­tis­tas, es­cri­to­res, ca­fi­cul­to­res… ya que cuan­do al­guien lle­ga a Wat­son y to­ma una ta­za de ca­fé, cuen­tan la his­to­ria del caficultor que per­mi­tió que pu­die­sen de­gus­tar un ca­fé de gran ca­li­dad.

Pa­ra sa­ber có­mo de­bían pre­pa­rar el ca­fé, tu­vie­ron que ase­so­rar­se en cuan­to a su ela­bo­ra­ción e iden­ti­fi­car cuá­les eran los ti­pos de ca­fé más de­gus­ta­dos, ade­más de se­lec­cio­nar los li­bros que co­mer-

cia­li­za­rían den­tro de la ca­fe­te­ría.

Gra­cias a ello, pre­pa­ran el ca­fé con téc­ni­cas que se uti­li­zan mu­cho en los Es­ta­dos Uni­dos y que no mu­chas ca­fe­te­rías lo­ca­les po­nen en prác­ti­ca, ya que son mé­to­dos ma­nua­les y ar­te­sa­na­les en los que la gen­te pue­de se­lec­cio­nar el ca­fé de su gus­to y mé­to­do en el que se­rá pre­pa­ra­do, pa­ra que al fi­nal sien­tan la di­fe­ren­cia en­tre ca­da grano de ca­fé.

Ha­ce un año de­ci­die­ron lle­var a ca­bo es­ta idea, pa­sa­ron por dos me­ses en los que li­te­ral­men­te no dur­mie­ron, pe­ro en ese tiem­po lo­gra­ron dar­se cuen­ta que eran ca­pa­ces de lo­grar co­sas que no sa­bían que po­dían ha­cer, to­do, con el ob­je­to de cum­plir su co­me­ti­do.

Al que­rer in­vo­lu­crar un am­bien­te cul­tu­ral den­tro de su ne­go­cio, de­ci­die­ron in­tro­du­cir mú­si­ca dis­cre­ta acor­de al es­ti­lo de los vi­si­tan­tes y pre­sen­ta­cio­nes de li­bros. La se­lec­ción de li­bros in­clu­ye des­de cuen­tos pa­ra ni­ños, has­ta no­ve­las, li­bros de au­to­ayu­da, en­tre otros.

“Real­men­te se ne­ce­si­tan per­so­nas muy lo­cas pa­ra ini­ciar su pro­pio em­pren­di­mien­to. El es­fuer­zo que es­to re­quie­re es de tiem­po com­ple­to. Hay tan­tas co­sas que lle­var a ca­bo, que du­ran­te el pro­ce­so qui­si­mos desis­tir, pe­ro nos di­mos cuen­ta que no po­día­mos de­jar nues­tro sue­ño a me­dias. El pa­pel aguan­ta con to­do y cuan­do lo plas­ma­mos en pa­pel pa­re­cía que no se­ría tan di­fí­cil, pe­ro al eje­cu­tar­lo su­pi­mos que no se­ría así” co­men­tan.

Su em­pren­di­mien­to les sir­vió pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas, lo­gra­ron que nue­vos em­pren­di­mien­tos se lle­va­ran a ca­bo, ya que uno de sus pro­vee­do­res era una per­so­na que tra­ba­ja­ba de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, y gra­cias a sus cons­tan­tes pe­di­dos lo­gró que su ne­go­cio cre­cie­ra y se di­ver­si­fi­ca­ra, a par­tir de ahí, es­ta­ble­cie­ron que todos sus pro­vee­do­res de­bían ser na­cio­na­les.

Fo­to­gra­fía: Cor­te­sía-wat­son Books & Cof­fee

La su­cur­sal de Wat­son Books & Cof­fee se en­cuen­tra en Pa­seo Ca­ya­lá de la zo­na 16 . /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.