No vamos a re­tro­ce­der

Revista Actitud - - COLUMNAS - Eduar­do Ma­ger­mans

El tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo, reúne pa­la­bras que des­de ha­ce va­rios me­ses re­sue­nan en mi men­te. Re­tro­ce­der es una ac­ción que mu­chos vi­ven dia­ria­men­te; por la fal­ta de apo­yo, mie­do, in­se­gu­ri­dad, iden­ti­dad y co­bar­día. Ha­ce unos me­ses el ciu­da­dano gua­te­mal­te­co se le­van­tó de su le­tar­go y avan­zó sin re­tro­ce­der en bus­ca de una Gua­te­ma­la di­fe­ren­te a la que unos la lla­man prós­pe­ra, otros, li­bre y so­be­ra­na. Yo la lla­mo una Gua­te­ma­la ben­di­ta don­de sus mon­ta­ñas, ríos, lagos y su gen­te, son los que la ha­cen una na­ción de pro­me­sas, es­pe­ran­za y li­ber­tad.

En Gua­te­ma­la el 65 % de ca­sos de vio­len­cia se­xual lo su­fren me­no­res de 18 años, en el 2014 se re­por­ta­ron más de 12 mil de­nun­cias en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y so­lo el 6.3 % de es­tas lle­gan a sen­ten­cia. La im­pu­ni­dad que ge­ne­ra es­te fla­ge­lo ha­ce que des­de ju­nio de es­te año, más de 15,700 ciu­da­da­nos; 50 lí­de­res de opi­nión, en­tre ellos: Tu­ti Fur­lán, Quique Go­doy, Jo­sué Mo­ra­les… al­cen su voz por aque­llos ni­ños, ni­ñas, ado­les­cen­tes y mu­je­res que no tie­nen “opor­tu­ni­dad” de jus­ti­cia. Tam­bién, nue­ve de los candidatos a la pre­si­den­cia y dos de los candidatos a la vi­ce­pre­si­den­cia an­tes de las elec­cio­nes de sep­tiem­bre, fir­ma­ron el com­pro­mi­so de con­ti­nuar con las bue­nas prác­ti­cas y el ce­se de la im­pu­ni­dad en el sis­te­ma de jus­ti­cia, en­tre los fir­man­tes se en­cuen­tran: el pre­si­den­te elec­to Jimmy Mo­ra­les y su vi­ce­pre­si­den­te Ja­fet Ca­bre­ra.

No Re­tro­ce­de­mos es un mo­vi­mien­to que en cues­tión de cua­tro me­ses ha lo­gra­do avan­ces en la con­cien­ti­za­ción y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y res­pon­sa­ble. Es por ello que vi­sua­li­zo los cam­bios po­si­ti­vos en es­ta na­ción, sé que no se­rá fá­cil pa­ra el nue­vo go­bierno, como tam­bién sé que tam­po­co se so­lu­cio­na­rán todos los pro­ble­mas so­cia­les que nues­tra be­lla pa­tria ado­le­ce. Yo creo en el ciu­da­dano res­pon­sa­ble, creo en una iglesia par­ti­ci­pa­ti­va, en el em­pre­sa­ria­do que se con­vier­te en un eje cen­tral del ver­da­de­ro desa­rro­llo, y con es­pe­ran­za, veo una la­bor ge­nui­na de los nue­vos ser­vi­do­res pú­bli­cos que to­ma­rán el re­to de abrir bre­cha en el ca­mino del desa­rro­llo de Gua­te­ma­la.

Creo en el ciu­da­dano res­pon­sa­ble, en una iglesia par­ti­ci­pa­ti­va, en el em­pre­sa­ria­do que se con­vier­te en un eje cen­tral del ver­da­de­ro desa­rro­llo

Hoy con­clu­yo con fe es­cri­bien­do que creo en us­ted que­ri­do lec­tor; creo que tie­ne un com­pro­mi­so con su país y su fa­mi­lia de NO RE­TRO­CE­DER al lla­ma­do de ser un lí­der de cam­bio y un ciu­da­dano res­pon­sa­ble.

¡Vamos Guate No Re­tro­ce­de­mos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.