Trans­for­ma­ción In­te­gral de los go­bier­nos

Revista Actitud - - COLUMNAS -

Se­gu­ra­men­te us­ted son­rió al leer el en­ca­be­za­do de es­te ar­tícu­lo. ¿Trans­for­ma­ción de los go­bier­nos? Yo creo en mi­la­gros, pe­ro es­te se­ría un “mi­la­grón”. La corrupción si­gue sien­do el “per­so­na­je” que más re­sal­ta en círcu­los po­lí­ti­cos y de go­bierno. Es una en­fer­me­dad que pa­re­ce crónica en Amé­ri­ca La­ti­na. Creo que con lo que mu­chos de nues­tros go­ber­nan­tes han ro­ba­do, Amé­ri­ca La­ti­na hu­bie­ra pa­ga­do to­da su deu­da ex­ter­na.

En todos los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, la ma­yo­ría de las en­cues­tas co­lo­can a la cla­se po­lí­ti­ca en­tre los de me­nos cre­di­bi­li­dad y res­pe­to.

Cuan­do Ni­co­las Sar­kozy fue elec­to pre­si­den­te de Fran­cia, pro­nun­ció un his­tó­ri­co dis­cur­so. De­cla­ró: No me da mie­do la pa­la­bra “mo­ral”. Era una pa­la­bra que ha­bía des­apa­re­ci­do del vo­ca­bu­la­rio po­lí­ti­co. Nos ha­bían im­pues­to el re­la­ti­vis­mo in­te­lec­tual y mo­ral; la idea de que to­do va­le, de que no hay nin­gu­na di­fe­ren­cia en­tre el bien y el mal, en­tre lo ver­da­de­ro y lo fal­so. Que ya no ha­bía na­da que fue­ra gran­de, na­da que fue­ra sa­gra­do, na­da ad­mi­ra­ble, y tam­po­co ya nin­gu­na re­gla, na­da que es­tu­vie­ra prohi­bi­do.

Ni­co­las Sar­kozy con­clu­yó: “Al po­ner sis­te­má­ti­ca­men­te los de­re­chos por en­ci­ma de los de­be­res, han in­ci­ta­do a ca­da cual a no pen­sar más que en sí mis­mos, sin preo­cu­par- se por los pro­ble­mas del pró­ji­mo”. Cuan­do po­lí­ti­cos co­mien­zan a ha­blar es­te lenguaje, es un in­di­ca­dor de que al­go es­tá cam­bian­do.

A ve­ces pa­gan un pre­cio muy al­to como Luis Do­nal­do Co­lo­sio, can­di­da­to del PRI a la pre­si­den­cia de Mé­xi­co en los ’90. Aquel mu­cha­cho ha­bla­ba con­ti­nua­men­te en con­tra de la corrupción y su com­pro­mi­so de ex­tir­par­la del go­bierno. Lo ma­ta­ron en la ciu­dad de Ti­jua­na.

So­bre la san­gre de már­ti­res y pro­fe­tas es que se pro­du­cen mo­vi­mien­tos de re­for­ma. Pe­ro es muy evi­den­te que al­go ha co­men­za­do a cam­biar. Por un la­do, la Iglesia es­tá aban­do­nan­do la lo­cu­ra de que “la po­lí­ti­ca es su­cia; los cris­tia­nos no se me­ten en ella”. Estamos des­cu­brien­do que la po­lí­ti­ca y el ar­te de go­ber­nar, de­bie­ran es­tar en ma­nos de hi­jos de Dios. ¡Po­de­mos (y de­be­mos) lim­piar­la!

Por fa­vor, lí­der cris­tiano, cuan­do veas a los jó­ve­nes de tu con­gre­ga­ción, no los vi­sua­li­ces so­la­men­te como candidatos a di­ri­gir una cé­lu­la, ser par­te del gru­po de ala­ban­za o al­go se­me­jan­te; por­que en esas ban­cas se sien­tan ca­da do­min­go los que, –si tú los di­ri­ges co­rrec­ta­men­te–, lle­ga­rán a ser presidentes, al­cal­des, dipu­tados y go­ber­na­do­res.

Vuel­ven a re­so­nar las pa­la­bras del pro­fe­ta: “Mi­rad en­tre las na­cio­nes, y ved, y asom­braos; por­que ha­ré una obra en vues­tros días, que aun cuan­do se os con­ta­re, no la cree­réis.” Ha­ba­cuc 1:5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.