Es­trés Po­si­ti­vo

Revista Actitud - - COLUMNAS -

Los ni­ve­les 2 y 3 de es­trés de­no­mi­na­dos “ma­ne­ja­bles” son ran­gos que nos mo­ti­van y ayu­dan a avan­zar con nues­tros ob­je­ti­vos y me­tas en la vi­da, lo­gran­do así su­pe­rar­nos; pe­ro en­ton­ces, ¿cuán­do es que es­ta res­pues­ta de es­trés, se con­vier­te en un enemi­go? ¿Qué es lo que nos lle­va de al­gu­nos sín­to­mas, a ver­da­de­ras en­fer­me­da­des psi­co­so­má­ti­cas?, las cua­les quie­ro acla­rar y no in­ven­tos de la men­te como ca­si siem­pre se cree al es­cu­char el pre­fi­jo “psi­co”, ge­ne­ran­do un círcu­lo vi­cio­so de ne­ga­ción, des­cui­do de há­bi­tos sa­lu­da­bles y acep­ta­ción de un es­ta­do en­fer­mo como par­te del es­ti­lo de vi­da, sin im­por­tar la edad, vol­vién­do­se “con­for­ta­ble” y a ve­ces adic­ti­vo.

En­lis­ta­ré al­gu­nas en­fer­me­da­des de las más co­mu­nes: do­lo­res de ca­be­za le­ves has­ta lle­gar a mi­gra­ñas, tics ner­vio­sos, pro­ble­mas de man­dí­bu­la (bru­xis­mo), do­lo­res cró­ni­cos so­bre­to­do en cue­llo, es­pal­da al­ta, ba­ja o de pier­nas, hi­per­ten­sión, gas­tri­tis, co­li­tis, co­lon irri­ta­ble, re­flu­jo, aler­gias ines­pe­ra­das, en­tre otras; y así pa­sa­mos de lo fí­si­co a otros as­pec­tos como an­sie­dad, de­pre­sión por ago­ta­mien­to (bur­nout), pér­di­da de me­mo­ria a cor­to pla­zo y di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se, irri­ta­bi­li­dad e in­som­nio; es­to se de­be a que el es­trés cró­ni­co ya subió a ni­vel 6 y 7 pau­la­ti­na­men­te de for­ma si­len­cio­sa, for­ta­le­ci­do con pa­ra­dig­mas ac­tua­les de éxi­to, so­cia­les, la­bo­ra­les y eco­nó­mi­cos que nos di­cen que si no estamos es­tre­sa­dos no estamos fun­cio­nan­do ade­cua­da­men­te, se ha vuel­to co­mún es­cu­char que es­tar en­fer­mo es lo

son reales

nor­mal por “ma­yo­ría” y no por­que así sea.

Mi in­vi­ta­ción, pro­pó­si­to de vi­da y de­seo es re­ver­tir, en­se­ñar y cam­biar es­to.

In­sis­to y creo: “

nor­mal”.

Ser y es­tar sano es lo

Es pro­ba­ble que reac­cio­ne­mos y de­ci­da­mos ha­cer al­go cuan­do ya se lle­gó a una cri­sis que nos lle­va a pa­rar for­za­da­men­te el rit­mo, es aquí don­de es ne­ce­sa­rio re­ver­tir las co­sas con ur­gen­cia; gra­cias a Dios nues­tro cuer­po res­pon­de des­de el pri­mer mo­men­to ha­cia es­ta­dos me­jo­res de sa­lud cuan­do to­ma­mos la res­pon­sa­bi­li­dad y prio­ri­za­mos nues­tra sa­lud pa­ra po­der rea­li­zar to­do en las otras áreas. Sin sa­lud, to­das las de­más áreas irán per­dien­do sen­ti­do.

¿Y por dón­de em­pe­zar?

1 Siem­pre ini­ciar con un che­queo mé­di­co (no to­do es es­trés). 2 Co­no­cer dón­de se en­cuen­tra su es­ta­do de y a dón­de quie­re lle­gar. Eva­lua­ción, diag­nós­ti­co y po­si­bles tra­ta­mien­tos. 3 Si es ne­ce­sa­rio un tra­ta­mien­to, ini­ciar­lo y ter­mi­nar­lo ba­jo su­per­vi­sión. No au­to me­di­car­se. 4 In­ver­tir tiem­po y re­cur­sos en co­no­cer su cuer­po y de­di­car es­pa­cios pa­ra apren­der a en­tre­nar­se en “Ma­ne­jo po­si­ti­vo del Es­trés”. Lo­grar au­to­rre­gu­lar­se como par­te de su vi­da “nor­mal”.

sa­lud in­te­gral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.