La jun­ta de fi­nan­zas de la iglesia ya no que­ría apo­yar­nos ya que creían que el pro­gra­ma era un des­per­di­cio y ca­si lo da­mos por ter­mi­na­do.

Revista Actitud - - PORTADA -

He­mos tra­ta­do de es­cu­char la crí­ti­ca de la gen­te y tra­tar de pre­di­car lo que di­ce 1 Pe­dro 3:15: “sino san­ti­fi­cad a Dios el Se­ñor en vues­tros co­ra­zo­nes, y es­tad siem­pre pre­pa­ra­dos pa­ra pre­sen­tar de­fen­sa con man­se­dum­bre y re­ve­ren­cia an­te to­do el que os de­man­de razón de la es­pe­ran­za que hay en vo­so­tros”. Como iglesia de­be­mos pre­gun­tar­nos qué es lo que la gen­te critica, pa­ra en­ton­ces, dar res­pues­ta a esa crí­ti­ca no so­lo en la doc­tri­na, sino en có­mo nos com­por­ta­mos.

¿Có­mo se unie­ron pa­ra tra­ba­jar jun­tos en el mi­nis­te­rio?

Des­de an­tes que lle­gá­ra­mos a ese pun­to, ha­bía un ne­xo en­tre Rony y yo. De jó­ve­nes ha­bía­mos es­ta­do jun­tos en cam­pa­men­tos, yo siem­pre es­cu­cha­ba las pré­di­cas de sus pa­pás, nues­tras ma­más es­tu­dia­ron jun­tas… Tiem­po des­pués, jun­to a mi esposa e hi­jos bus­ca­mos y vi­si­ta­mos va­rias igle­sias, y cuan­do lle­ga­mos a Vi­da Real y es­cu­ché pre­di­car a Rony, me di cuen­ta que eso era jus­ta­men­te lo que es­tá­ba­mos bus­can­do. Al ha­blar con Rony, le pe­dí que me per­mi­tie­ra acom­pa­ñar­lo y tra­ba­jar jun­tos en el mi­nis­te­rio, y des­de el 2005 es­toy in­vo­lu­cra­do en el mi­nis­te­rio.

¿En qué mo­men­to na­ce Va­ya con Dios?

A mí siem­pre me ha gus­ta­do la fle­xi­bi­li­dad que la ra­dio ofre­ce. Yo te­nía la in­quie­tud de te­ner una ra­dio, y de pron­to, ra­dio Oa­sis nos ofre­ció un es­pa­cio de 30 mi­nu­tos, en ese mo­men­to me sen­tí in­có­mo­do con el Se­ñor, por­que otros mi­nis­te­rios te­nían dos fre­cuen­cias y a no­so­tros so­lo nos es­ta­ban ofre­cien­do un es­pa­cio den­tro de una ra­dio. Oran­do al Se­ñor, Él me di­jo que, por qué no acep­ta­ba el es­pa­cio que nos ofre­cían en la ra­dio y le de­mos­tra­ba que real­men­te po­día­mos ha­cer al­go bueno con el tiem­po que nos ha­bían ofre­ci­do. A re­ga­ña­dien­tes to­ma­mos ese pe­que­ño es­pa­cio, y lo uti­li­za­mos pa­ra trans­mi­tir los men­sa­jes del día do­min­go, pe­ro siem­pre que es­cu­cha­ba el pro­gra­ma, me da­ba cuen­ta que es­te re­fle­ja­ba un am­bien­te de día do­min­go, y ne­ce­si­tá­ba­mos es­cu­char otra co­sa pa­ra el trans­cur­so de la semana, ade­más de que los men­sa­jes pron­to se ter­mi­na­ban y ya no nos que­da­ba con­te­ni­do pa­ra la ra­dio.

En una ora­ción Dios me hi­zo la pre­gun­ta: ¿Cuál es la for­ma más prác­ti­ca de te­ner con­te­ni­do de al­to ni­vel que no sea li­mi­ta­do? De in­me­dia­to pen­sé que leer li­bros era la me­jor ma­ne­ra. Pron­to les pro­pu­se, a los que en ese en­ton­ces nos apo­ya­ban en la ra­dio, que le­yé­ra­mos en la mis­ma, el li­bro una Vi­da con Pro­pó­si­to. El pri­me­ro que de­ci­dió apo­yar­me todos los días fue Vi­cen­te y pos­te­rior­men­te se nos unió An­tu­lio Cas­ti­llo. Éra­mos muy inex­per­tos en las lec­tu­ras de li­bros por ra­dio, tan­to, que has­ta du­dá­ba­mos si al­guien nos es­cu­cha­ba.

En ese tiem­po el pro­gra­ma de ra­dio con­su­mía un 25 % del pre­su­pues­to de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.