El allí de Dios

Revista Actitud - - CONSTRUYENDO NUESTRO FUTURO - Por: Dr. Ha­rold Ca­ba­lle­ros

En el li­bro de Re­yes ve­mos como Dios en­vió al pro­fe­ta Elías al arroyo de Que­rit, y le di­jo que los cuer­vos le lle­va­rían su ali­men­to; y pre­ci­sa­men­te eso fue lo que los cuer­vos hi­cie­ron, le lle­va­ron pan y car­ne pa­ra que pu­die­se ali­men­tar­se, al­go real­men­te so­bre­na­tu­ral. Sin im­por­ta qué, el pro­fe­ta obe­de­ció y fue al lu­gar al que Dios lo ha­bía en­via­do; no era el lu­gar don­de él hu­bie­se que­ri­do es­tar, pe­ro era el allí de Dios.

Ese allí de Dios es el lu­gar de los mi­la­gros; es el lu­gar de la so­bre­na­tu­ra­li­dad, de la mi­se­ri­cor­dia de­rra­ma­da so­bre no­so­tros. Es el lu­gar don­de po­den­cos es­pe­rar que la mano de Dios se ma­ni­fies­te a nues­tro fa­vor.

Tal y como el pro­fe­ta, no­so­tros de­be­mos es­tar en el allí de Dios, en el lu­gar que Dios tie­ne pa­ra no­so­tros.

El allí de Dios tam­bién es el lu­gar del lla­ma­do di­vino, es lo que Él pre­des­ti­nó pa­ra no­so­tros; lo que pro­pu­so pa­ra nues­tra vi­da cuan­do nos creó. Dios tie­ne un plan pa­ra ca­da uno de no­so­tros; lo tu­vo cuan­do lla­mó a Abraham y le di­jo que de­ja­ra a su pa­ren­te­la y a su tie­rra pa­ra ir a la tie­rra que Él le mos­tra­ría, por­que su plan era, que de ese hom­bre y de su li­na­je, ha­bría un pue­blo y de ese pue­blo na­ce­ría Su hi­jo: Cris­to Je­sús.

Cuan­do pa­re­ce que al­gu­na per­so­na se ale­jó de sus pla­nes, el Se­ñor tie­ne una ma­ne­ra amo­ro­sa de re­gre­sar­nos a ellos, y to­do lo que Él di­ce y ha­ce en nues­tra vi­da es­tá pre­via­men­te ajus­ta­do a Su plan.

A ve­ces su­ce­den co­sas di­fí­ci­les, pe­ro eso no quie­re de­cir que a Dios se le ha­yan ido de las ma­nos eso su­ce­sos; Él tie­ne to­do ba­jo con­trol y ha­rá cum­plir el plan que tie­ne pa­ra no­so­tros. No im­por­ta las cir­cuns­tan­cia que es­te­mos vi­vien­do, Dios es­tá sen­ta­do en Su trono y es un Pa­dre de amor y mi­se­ri­cor­dia.

Je­re­mías 29:11 di­ce: «Por­que yo sé los pen­sa­mien­tos que ten­go acer­ca de vo­so­tros, di­ce Jeho­vá, pen­sa­mien­tos de paz, y no de mal, pa­ra da­ros el fin que es­pe­ráis». Ca­da uno de no­so­tros de­be lle­gar al allí de Dios de ma­ne­ra so­bre­na­tu­ral, y esa vi­da so­bre­na­tu­ral con­lle­va la paz con Dios, con no­so­tros mis­mos y la paz de nues­tra fa­mi­lia.

De­be­mos en­tre­gar nues­tra vi­da a Je­sús con­fian­do que Él tie­ne un plan pa­ra no­so­tros y que lo va a cum­plir. Que sus pla­nes son de bien y no de mal. Que Él nos quie­re dar un fu­tu­ro y una es­pe­ran­za, y nos in­vi­ta a re­gre­sar al lu­gar del re­fu­gio y la for­ta­le­za, por­que so­mos y se­re­mos pri­sio­ne­ros de es­pe­ran­za por­que cree­mos y con­fia­mos en Él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.