DA­VID HORMACHEA

Revista Actitud - - ESTE MES - Por: Fa­bio­la En­ri­quez

En su pa­so por Gua­te­ma­la, el chi­leno Da­vid Hormachea nos con­ce­dió una en­tre­vis­ta pa­ra ha­blar de la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia.

Na­ci­do en Pun­ta Are­nas, Chi­le, Da­vid Hormachea es pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa. Des­pués de pa­sar mo­men­tos di­fí­ci­les con su es­po­sa, de­ci­dió en­fo­car­se a ayu­dar a las fa­mi­lias con pro­ble­mas dis­fun­cio­na­les que co­mo él afir­ma, es­tá más que ca­pa­ci­ta­do pa­ra brin­dar su ayu­da, ya que él mis­mo fue su “co­ne­ji­llo de in­dias” vi­vien­do pro­ble­mas fa­mi­lia­res que él mis­mo tu­vo que re­sol­ver.

Por ello, nos co­men­ta algunas de las si­tua­cio­nes por las que más atra­vie­san los lí­de­res cuan­do de­ci­den lle­var a su fa­mi­llia y al mi­nis­te­rio al mis­mo tiem­po.

¿QUÉ LO MO­TI­VÓ A EN­FO­CAR­SE EN LA FA­MI­LIA?

Va­rias ra­zo­nes, pri­me­ro yo cre­cí en una fa­mi­lia her­mo­sa; mis pa­dres fue­ron muy amo­ro­sos, nos en­se­ña­ron prin­ci­pios, ver­da­des, va­lo­res, una vi­da éti­ca. Se­gun­do, co­mo ama­ba a mi fa­mi­lia qui­se desa­rro­llar­la bien pe­ro no te­nía la in­for­ma­ción ade­cua­da, así que tra­té de ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. Ama­ba a Dios, ama­ba a la igle­sia y ama­ba a mi fa­mi­lia, sin em­bar­go no sa­bía có­mo or­de­nar mis prio­ri­da­des.

De­di­qué gran par­te de mi tiem­po a mi tra­ba­jo y a la vi­da de la igle­sia, por­que ama­ba mu­cho ha­cer­lo, pe­ro des­cui­dé a mi es­po­sa; has­ta que lle­gó el tiem­po en que ella me di­jo que la igle­sia es­ta­ba sien­do pa­ra mí, más im­por­tan­te que ella. Fue un gol­pe du­ro a mi or­gu­llo y a la vez, tu­ve du­da del por qué un hom­bre bueno con una mujer bue­na que aman a Dios es­ta­ban te­nien­do pro­ble­mas; al pun­to que mi es­po­sa me di­ga que: «la igle­sia es mi ri­val».

Tu­ve que con­quis­tar de nue­vo a mi es­po­sa, em­pe­cé a bus­car in­for­ma­ción, ayu­da y no ha­llé mu­cho. En­con­tré al­go que me ayu­dó a ser de nue­vo ro­mán­ti­co, y lo hi­ce has­ta que mi es­po­sa me di­jo que lo ha­bía lo­gra­do, que ya era otra per­so­na. Sim­ple­men­te, vol­ví a lo bá­si­co de la vi­da de una fa­mi­lia.

La fe­li­ci­dad de un in­di­vi­duo no de­pen­de en te­ner las co­sas desea­das, vi­vir las cir­cuns­tan­cias an­he­la­das... sino en ser la per­so­na que por Dios fue di­se­ña­da.

Mu­chas per­so­nas de la igle­sia me pre­gun­ta­ron qué ha­bía he­cho, y en­ton­ces de­ci­do com­par­tir lo que ha­bía vi­vi­do, y a la gen­te le gus­tó. Em­pe­cé a in­cluir en mis char­las te­mas de la fa­mi­lia que an­tes no ha­bía in­clui­do, pues ha­bla­ba de te­mas de teo­lo­gía.

La ter­ce­ra ra­zón fue la ne­ce­si­dad de brin­dar te­mas prác­ti­cos, que fue lo que a mí me ayu­dó. Mis li­bros son ba­sa­dos en prin­ci­pios, en pa­sos prác­ti­cos que va des­de la iden­ti­fi­ca­ción del pro­ble­ma has­ta la reali­dad y lue­go la so­lu­ción. Me ba­sé en dos te­mas: La im­po­si­ción bí­bli­ca y la te­má­ti­ca de la bi­blia y la de­fen­sa de la fe.

¿CÓ­MO PUE­DEN LOS LÍ­DE­RES HA­CER UN BA­LAN­CE EN­TRE FA­MI­LIA, MI­NIS­TE­RIO Y TRA­BA­JO? Hay que ha­cer una pro­fun­da re­fle­xión so­bre es­to y en­ten­der pa­sa­jes bí­bli­cos que son cla­ve y que yo en­ten­dí a la fuer­za. Los leí

tan­tas ve­ces, pe­ro no te­nían sen­ti­do; “Y vo­so­tros, ma­ri­dos, igual­men­te, con­vi­vid de ma­ne­ra com­pren­si­va con vues­tras mu­je­res, co­mo con un va­so más frá­gil, pues­to que es mujer, dán­do­le ho­nor co­mo a cohe­re­de­ra de la gra­cia de la vi­da, pa­ra que vues­tras ora­cio­nes no sean es­tor­ba­das.” 1 Pe­dro 3:7 Hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre la con­duc­ta del in­di­vi­duo y su re­la­ción con Dios; y si yo ig­no­ro las ne­ce­si­da­des de mi es­po- sa por de­di­car­me a mi re­la­ción con Dios, es­toy irres­pe­tan­do a mi es­po­sa, y eso obs­tru­ye mi ora­ción, es un obs­tácu­lo y mi mi­nis­te­rio de­ja de te­ner sen­ti­do por­que en ese mo­men­to se vuel­ve un tra­ba­jo. Igual es con los hi­jos, hay mu­chos pa­sa­jes que de­be­mos en­ten­der. La in­fra­es­truc­tu­ra de mi ho­gar de­be ser una in­fra­es­truc­tu­ra de le­yes, de re­com­pen­sas, de dis­ci­pli­na, de con­se­cuen­cias. Si yo no en­tien­do que mi es­po­sa y mis hi­jos son esen­cia­les pa­ra mi mi­nis­te­rio, nun­ca les voy a dar la im­por­tan­cia que tie­nen. Si yo le doy la im­por­tan­cia a Dios y Su pa­la­bra, y en­tien­do que pa­ra po­der rea­li­zar un mi­nis­te­rio al es­ti­lo di­vino, mi vi­da tie­ne que ser una vi­da que prac­ti­ca la ver­dad y no so­lo que la en­se­ña, en­ton­ces po­dré te­ner la ca­pa­ci­dad de ha­cer cam­bios es­truc­tu­ra­les en mi fa­mi­lia. ¿CÓ­MO UN LÍ­DER VE EL RE­SUL­TA­DO DE ES­TOS CAM­BIOS? Hay que pla­ni­fi­car el cam­bio, no so­lo sen­tir­lo. Hay que ha­cer un plan de en­tre­na­mien­to; na­die pue­de ha­cer lo que des­co­no­ce o lo que co­no­ce mal, eso de­man­da un pro­ce­so de cam­bio y au­men­to de la fe a la vir­tud.

Las prio­ri­da­des cam­bia­rán cuan­do yo en­tien­da que Dios de­be es­tar en pri­mer lu­gar. Él di­ce: «¿quie­ren ser mis dis­cí­pu­los? el que no es ca­paz de de­jar pa­dre, ma­dre,

hi­jos…» ¿Qué sig­ni­fi­ca? ¿Qué ten­go que ig­no­rar a mi fa­mi­lia? ¡No! mi pri­me­ra leal­tad tie­ne que ser a Dios.

Pe­ro cuan­do mi pri­me­ra leal­tad es Él, di­ce: si me amáis guar­dais mis man­da­mien­tos… y Él me man­da amar a mi fa­mi­lia y en­se­ñar­le a mis hi­jos to­dos los te­mas que ne­ce­si­tan sa­ber, los cua­les de­ben ser en­se­ña­dos por los pa­dres; si no lo ha­cen rá­pi­do y de­di­can tiem­po, es im­po­si­ble que ellos lo apren­dan y el mun­do va a ga­nar su men­te y los lle­va­rá por el ca­mino equi­vo­ca­do. ¿CÓ­MO AYU­DAN A LOS LÍ­DE­RES A EN­CON­TRAR ES­TE BA­LAN­CE? La cor­po­ra­ción de ayu­da a la fa­mi­lia “De re­gre­so al ho­gar” tie­ne co­mo ob­je­ti­vo en­se­ñar­le a las per­so­nas prin­ci­pios de vi­da pa­ra que apren­dan a prac­ti­car­los. Los prin­ci­pios son le­yes; ver­da­des que nun­ca cam­bian, y si los apli­ca­mos, se­gu­ro fun­cio­na­rán.

Lo úni­co que pro­du­ce una vi­da trans­for­ma­da es una ver­dad apli­ca­da. La fe­li­ci­dad de un in­di­vi­duo no de­pen­de en te­ner las co­sas desea­das, vi­vir las cir­cuns­tan­cias an­he­la­das, o de es­tar ro­dea­do de las per­so­nas apro­pia­das, sino en ser la per­so­na que por Dios fue di­se­ña­da.

La so­cie­dad va de mal en peor por­que el pue­blo cris­tiano no cum­ple su res­pon­sa­bi­li­dad. Has­ta que las igle­sias se en­fo­quen en es­to, en­se­ñen es­to y den cur­sos de es­to ve­re­mos un cam­bio. La so­lu­ción no es can­tar, ir a la igle­sia, ayu­nar, te­ner el me­jor gru­po de ala­ban­za… La prác­ti­ca de los do­nes es­pi­ri­tua­les no pro­du­ce ma­du­rez y no es un si­nó­ni­mo de es­pi­ri­tua­li­dad, hay quie­nes prac­ti­can bien su don, pe­ro son in­mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.