PA­RAÍ­SO EN GUA­TE­MA­LA

El 50% de la ni­ñez en Gua­te­ma­la su­fre de des­nu­tri­ción y se cree que cer­ca de 200 000 pa­de­cen des­nu­tri­ción se­ve­ra. Car­los Var­gas lu­cha en con­tra de es­tos nú­me­ros.

Revista Actitud - - ESTE MES -

El gua­te­mal­te­co Car­los Var­gas ha cons­trui­do un pa­raí­so, en su tie­rra na­tal Za­ca­pa; con el úni­co pro­pó­si­to de erra­di­car la des­nu­tri­ción in­fan­til.

Des­de ha­ce al­gu­nos años ha­bía es­cu­cha­do ha­blar de él y de lo que es­ta­ba ha­cien­do en Za­ca­pa. En un via­je tiem­po atrás pue­de ob­ser­var la mag­ni­tud del com­ple­jo que se er­guía en aquel lu­gar. A prin­ci­pios de es­te año lo vi en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción al en­tre­gar una mi­llo­na­ria do­na­ción al go­bierno que to­ma­ba po­se­sión; pe­ro fue has­ta aho­ra que tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar­lo y co­no­cer más de cer­ca lo que ha­ce en su na­tal ciu­dad.

Des­pués de una desafian­te y muy en­ri­que­ce­do­ra char­la, hi­ce un tour por las ins­ta­la­cio­nes que co­men­za­ron con un asi­lo de an­cia­nos que pro­me­tió en un pac­to con Dios que cons­trui­ría. A pa­sos agi­gan­ta­dos se con­vir­tió en una ciu­dad co­mu­ni­ta­ria, un bun­ker de apo­yo so­cial, con bo­de­gas de ali­men­tos, hos­pi­tal, or­fa­na­tos, ho­te­les pa­ra mi­sio­ne­ros, en­tre otros.

Me re­fie­ro a Car­los Var­gas, un gua­te­mal­te­co que ha man­te­ni­do el per­fil ba­jo —aun­que to­do lo que ha­ce pa­re­ce que lo hi­cie­ra una or­ga­ni­za­ción mi­llo­na­ria ex­tran­je­ra—, es él y su equipo quie­nes han le­van­ta­do un “pa­raí­so” lla­ma­do Ho­pe of Li­fe, o en es­pa­ñol, Es­pe­ran­za de Vi­da.

Con una es­tra­te­gia bien de­fi­ni­da re­ci­be a diez mil per­so­nas ca­da año que vie­nen a do­nar su tiem­po y sem­brar es­pe­ran­za en los más ne­ce­si­ta­dos, y aho­ra ya no so­lo en Za­ca­pa, sino en va­rios lu­ga­res del país. Tam­bién do­nó re­cien­te­men­te al go­bierno —por se­gun­da vez—, 50 mi­llo­nes de quet­za­les en equipo mé­di­co y me­di­ci­nas que ven­cen en­tre 2017 y 2020 (qui­zá es­ta sea la ra­zón por la que los me­dios no die­ron nin­gu­na co­ber­tu­ra).

Don Car­los Var­gas es un hom­bre con un gran pro­pó­si­to; irra­dia pa­sión y amor por los más ne­ce­si­ta­dos. Una per­so­na muy cor­dial, muy aten­ta, de­ter­mi­na­da. Me re­ci­bió co­mo se re­ci­be a un ami­go. No es na­da di­fí­cil per­ci­bir la sin­ce­ri­dad de su co­ra­zón y el mo­ti­vo prin­ci­pal que lo mue­ve a en­tre­gar su vi­da a es­ta cau­sa; co­mo él mis­mo lo di­ce: lo­gró el éxi­to ma­te­rial y lle­gó a la ci­ma, pe­ro na­da le ha lle­na­do de tan­ta sa­tis­fac­ción co­mo el ver vi­das trans­for­ma­das.

Uno de los mo­men­tos más con­mo­ve­do­res de es­ta vi­si­ta fue ver el tes­ti­mo­nio grá­fi­co de ni­ños con des­nu­tri­ción crónica que los res­ca­ta­ron es­tan­do al bor­de de la muer­te; ni­ños de 10 o 12 años de edad con el pe­so de un ni­ño de 2 o 3 años; sus hue­sos mar­ca­dos y su es­truc­tu­ra cor­po­ral del ta­ma­ño del bra­zo de un adul­to, ver có­mo se han re­cu­pe­ra­do sien­do aten­di­dos y tra­ta­dos mé­di­ca­men­te sin nin­gún cos­to.

¿QUIÉN ES CAR­LOS VAR­GAS?

Na­cí en 1952. Pro­ven­go de cu­na muy po­bre. Cre­cí en un ran­chi­to, en una al­dea en Río Hon­do, Za­ca­pa. A los 16 años tu­ve que ir­me por­que ese lu­gar se ha­bía con­ver­ti­do en un cam­pa­men­to de gue­rri­lle­ros, y las op­cio­nes pa­ra vi­vir en Za­ca­pa eran: ir­me a la gue­rri­lla o mo­rir. Cuan­do me pre­sen­té al ejér­ci­to me di­je­ron que co­mo mí­ni­mo te­nía que te­ner 18 años pa­ra po­der en­trar, en­ton­ces, de­ci­dí ir­me a los Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca de un fu­tu­ro me­jor.

Me fui a los Es­ta­dos Uni­dos en 1968. No te­nía na­da. Una per­so­na me pres­tó $150, com­pré un bo­le­to aéreo que me cos­tó $140 y lle­gué a Es­ta­dos Uni­dos con $10 en la bol­sa. Eso, fue más que su­fi­cien­te pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar.

Lo­gré es­ta­bi­li­zar­me en aquel país. En 1973 me con­ver­tí en ciu­da­dano, lo cual me per­mi­tió re­gre­sar es­po­rá­di­ca­men­te a Gua­te­ma­la; pe­ro me ol­vi­dé de to­dos los que de­jé atrás, so­lo me preo­cu­pa­ba por mí y por mi fa­mi­lia.

En­con­tré tra­ba­jos que me ayu­da­ron a en­con­trar lo que yo en ese en­ton­ces creía que era la pros­pe­ri­dad: el di­ne­ro. Tra­ba­jé en una jo­ye­ría, apren­dí a ha­cer de to­do lo que se re­que­ría pa­ra ha­cer una jo­ya, apren­dí tan­to, que de­ci­dí abrir mi pro­pio ne­go­cio. Con es­te, lle­gué a ma­ne­jar una em­pre­sa que em­pleó a cien­tos de per­so­nas.

Su­frí una en­fer­me­dad de pa­rá­li­sis que no me per­mi­tía le­van­tar­me ni usar mis ma-

nos y mis pies. Fue allí cuan­do de­ci­dí re­gre­sar a Gua­te­ma­la, que­ría vi­vir mis úl­ti­mos años aquí. Cuan­do re­gre­sé al país era tan po­bre, que lo úni­co que te­nía era di­ne­ro.

Una tar­de, —es­tan­do ya en Gua­te­ma­la— una ni­ña se acer­có al lu­gar don­de me te­nían acos­ta­do, la acom­pa­ña­ba una per­so­na no vidente y me pi­dió una li­mos­na, yo le di­je que sa­ca­ra di­ne­ro de en me­dio de mi bol­sa, lo to­mó y se fue. Así co­men­zó to­do. Le em­pe­cé a orar a Dios di­cién­do­le que, si me le­van­ta­ba de ese le­cho me de­di­ca­ría a ayu­dar a los po­bres y a to­dos los que de­jé atrás. Oré du­ran­te tres días, y al cuar­to día me lo­gré le­van­tar, co­men­cé a ca­mi­nar des­pa­cio y ahí em­pe­zó una nue­va vi­da pa­ra mí.

Siem­pre he men­cio­na­do que yo no es­cu­ché que la voz de Dios me lla­ma­ra a de­di­car­me a es­to, por­que no me lla­mó Él, lo lla­mé yo. Ne­ce­si­ta­ba un mi­la­gro de vi­da y me sa­nó.

Aún no he es­cu­cha­do la voz de Dios, pa­ra mí es su­fi­cien­te Su pa­la­bra y lo que es­tá es­cri­to ahí. Es­cu­char el llan­to y el gri­to de una ma­dre pi­dien­do ayu­da o a un ni­ño di­cien­do que tie­ne ham­bre; pa­ra mí es Dios ha­blán­do­me a tra­vés de ellos. Aho­ra es­cu­cho la voz de Dios a tra­vés de los que su­fren. ¿CÓ­MO INI­CIÓ LA AYU­DA HU­MA­NI­TA­RIA? Yo le pro­me­tí a Dios ha­cer un asi­lo —ac­tual­men­te te­ne­mos más de 150 an­cia­nos—, fue la pri­me­ra pro­me­sa que le hi­ce si me sa­na­ba, ese era mi sue­ño.

En una oca­sión, cuan­do bus­ca­ba a un an­ciano que ha­bía si­do aban­do­na­do, es­cu­ché a un ni­ño llo­ran­do, al en­trar a la co­va­cha de don­de ve­nía el llan­to, ha­bía un ni­ño so­lo y muy su­cio; su ma­dre ha­bía ma­ta­do a su her­ma­ni­to y lo ha­bía aban­do­na­do a él. To­mé esa si­tua­ción co­mo un lla­ma­do de Dios di­cién­do­me que aho­ra ne­ce­si­ta­ba un or­fa­na­to

Me preo­cu­pa la igle­sia que pre­di­ca mu­cho de amor, pe­ro lo de­mues­tran muy po­co.

y de­ci­dí cons­truir­lo.

Ac­tual­men­te te­ne­mos más de 600 ni­ños en los dis­tin­tos pro­gra­mas que desa­rro­lla­mos; un or­fa­na­to en el que he de men­cio­nar que no vi­ven co­mo huér­fa­nos; vi­ven ocho ni­ños en una ca­sa jun­to a una pa­re­ja con un lla­ma­do mi­nis­te­rial a cui­dar ni­ños.

Ini­cia­mos ha­ce 28 años y los pri­me­ros 10 to­do era fi­nan­cia­do por no­so­tros, lue­go nos di­mos cuen­ta que si se­guía­mos así el pro­yec­to se iba a mo­rir jun­to con no­so­tros, y si no nos en­fo­cá­ba­mos en pe­dir ayu­da le es­ta­ría­mos ro­ban­do a las per­so­nas la opor­tu­ni­dad de cum­plir sus sue­ños. ¿QUÉ PRO­YEC­TOS HAN DESA­RRO­LLA­DO PA­RA HA­CER DE LA FUN­DA­CIÓN LO QUE CO­NO­CE­MOS AHO­RA? He­mos cons­trui­do ho­te­les que hos­pe­dan a los mi­sio­ne­ros que nos ayu­dan, que en su ma­yo­ría son ex­tran­je­ros, a los cua­les les he­mos in­yec­ta­do es­ta mis­ma pa­sión. En pro­me­dio te­ne­mos a 800 gru­pos de uni­ver­si­ta­rios al año, al­gu­nos al­can­zan has­ta los cien in­te­gran­tes. En los ho­te­les te­ne­mos ca­pa­ci­dad pa­ra alo­jar a 500 per­so­nas; es­ta­mos rea­li­zan­do algunas re­mo­de­la­cio­nes y cons­truc­cio­nes pa­ra hos­pe­dar a 300 per­so­nas más. Te­ne­mos ca­sas mi­sio­ne­ras, ca­sas VIP, ca­sas pa­ra pa­re­jas, ca­sas pa­ra gru­pos…

To­das las per­so­nas que vie­nen tie­nen una agen­da de ac­ti­vi­da­des que no­so­tros ha­ce­mos. Hay gru­pos que vie­nen a cons­truir ca­sas. Si un gru­po em­pie­za des­de un lu­nes a cons­truir cin­co ca­sas, nos ase­gu­ra­mos de inau­gu­rar­las el día vier­nes; de igual for­ma tra­ba­ja­mos con las es­cue­las e igle­sias. Tam­bién vie­nen a evan­ge­li­zar, sir­ven ali­men­tos y apo­yan el área de sa­lud. Han ha­bi­do oca­sio­nes en las que he­mos re­ci­bi­do has­ta 500 per­so­nas de gru­pos mi­sio­ne­ros en una se­ma­na.

La gen­te vie­ne con la ac­ti­tud de ser­vir a nues­tro país, se man­tie­nen ocu­pa­dos du­ran­te 8 ho­ras co­mo mí­ni­mo. Pa­gan 700 dó­la­res por ve­nir a tra­ba­jar, ese cos­to in­clu­ye: ali­men­tos de ca­li­dad, dor­mi­to­rios con ai­re acon­di­cio­na­do, pis­ci­nas, trans­por­te, se­gu­ri­dad. La mi­tad de lo que pa­gan lo gas­ta­mos en su alo­ja­mien­to, mien­tras la otra mi­tad la usa­mos pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la ins­ti­tu­ción.

Si tie­nen el de­seo de cons­truir una es­cue­la, ellos mis­mos en­vían los ma­te­ria­les con an­ti­ci­pa­ción, pa­ra que cuan­do ellos ven­gan ya es­tén lis­tos pa­ra tra­ba­jar. Son gru­pos de gen­te bue­na que quie­ren in­ver­tir en el me­nos afor­tu­na­do. Hay muy po­cos gua­te­mal­te­cos que de­ci­den tra­ba­jar en la fun­da­ción, la ma­yo­ría son ex­tran­je­ros. La­men­ta­ble­men­te nues­tra gen­te no fue en­se­ña­da a dar, fue en­se­ña­da a pe­dir pa­ra recibir. ¿CÓ­MO GES­TIO­NÓ LA ES­TRA­TE­GIA DE HA­CER AL­GO DI­FE­REN­TE A LO QUE HA­CÍAN LOS MI­SIO­NE­ROS EN GUA­TE­MA­LA? Soy un em­pre­sa­rio, y de­ci­dí que no iba a pa­rar­me en una pla­ta­for­ma a pe­dir que me

re­ga­len di­ne­ro. De­ci­dí crear un mo­de­lo di­fe­ren­te, un lu­gar al que to­dos qui­sie­ran ir, hi­ci­mos pis­ci­nas, ja­cuz­zis… Crea­mos lu­ga­res có­mo­dos pa­ra que los mi­sio­ne­ros tra­ba­ja­ran du­ran­te el día y des­pués pu­die­sen dis­fru­tar una es­ta­día de lu­jo. A PAR­TIR DEL ASI­LO ¿CÓ­MO SE FUE­RON DESA­RRO­LLAN­DO TO­DOS LOS DE­MÁS PRO­YEC­TOS? Des­pués del asi­lo hi­ci­mos el or­fa­na­to. Cuan­do mis ni­ños ba­ja­ban del or­fa­na­to a la es­cue­la, te­nían pro­ble­mas con otros ni­ños que les de­cían que eran huér­fa­nos; en­tre ellos se pe­lea­ban y mis ni­ños les ga­na­ban a los otros. Yo siem­pre les ha­bla­ba de li­de­raz­go y les en­se­ña­ba que de­bían ga­nar en to­do, y co­mo siem­pre es­ta­ban dan­do pro­ble­mas en ese as­pec­to, mu­chas ve­ces los sus­pen­dían y ya no po­dían re­gre­sar a la es­cue­la. To­do eso me mo­ti­vó a ha­cer un co­le­gio, no so­lo pa­ra nues­tros ni­ños, sino pa­ra to­do aquel que qui­sie­ra es­tu­diar ahí.

Ni­ños de muy bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca es­tu­dian en el co­le­gio jun­to a nues­tros ni­ños; la edu­ca­ción que brin­da­mos no es ba­ra­ta, los ri­cos pa­gan por la edu­ca­ción de los po­bres.

En una oca­sión, lle­va­ba al hos­pi­tal a una ni­ña de 9 años; mien­tras íba­mos, por to­do el ca­mino me de­cía que no la de­ja­ra mo­rir, oré por ella, pe­ro en el tras­la­do ha­cia Gua­te­ma­la, mu­rió. En me­mo­ria de ella de­ci­dí cons­truir un hos­pi­tal de seis pi­sos; es un hos­pi­tal pa­ra res­ca­tar a ni­ños con pro­ble­mas de des­nu­tri­ción.

Des­pués de ello, na­ció otro pro­yec­to que ayu­da­ría a las mu­je­res abu­sa­das. Es­te se dio cuan­do en una oca­sión lle­va­ba al hos­pi­tal a una ni­ña de 11 años que pe­sa­ba tan so­lo 33 li­bras, pe­ro su es­tó­ma­go era un po­co gran­de; cuan­do le hi­cie­ron el exa­men de

san­gre, no­ta­mos que es­ta­ba em­ba­ra­za­da del pa­dras­tro. Me­ti­mos a la cár­cel al pa­dras­tro e ini­cia­mos a cons­truir «La al­dea de mu­je­res abu­sa­das». En es­ta al­dea hay 125 ca­sas ha­bi­ta­das so­la­men­te por mu­je­res que han si­do abu­sa­das.

Son so­la­men­te al­gu­nos de los pro­yec­tos que he­mos desa­rro­lla­do al ver la ne­ce­si­dad de la gen­te. ¿CÓ­MO CUAN­TI­FI­CA EL IM­PAC­TO QUE HA TE­NI­DO LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN ES­PE­RAN­ZA DE VI­DA DEN­TRO Y FUE­RA DEL PAÍS? El 90 % del tra­ba­jo lo ha­ce­mos afue­ra. Va­mos a cual­quier co­mu­ni­dad y al lu­gar que va­ya­mos men­cio­na­mos a Es­pe­ran­za de Vi­da y to­dos tie­nen un con­cep­to muy al­to de la fun­da­ción.

To­dos los po­lí­ti­cos han pa­sa­do por aquí bus­can­do res­pal­do, por­que sa­ben que po­de­mos in­cli­nar la ba­lan­za a su fa­vor. Siem­pre he­mos apo­ya­do a los go­bier­nos pa­ra el be­ne­fi­cio de la po­bla­ción; un ejem­plo de ello es el apor­te que hi­ci­mos al go­bierno pa­ra la tor­men­ta Aga­ta. Lle­va­mos 400 000 li­bras de ali­men­tos. Los su­mi­nis­tros los lle­va­mos di­rec­ta­men­te al pue­blo o la al­dea, y el go­bierno ha­ce en­tre­ga de ello. Si el go­bierno no nos pa­re­ce, no­so­tros nos en­car­ga­mos de ha­cer lle­gar la ayu­da. ¿CÓ­MO HA CAM­BIA­DO LA VI­DA DE LAS PER­SO­NAS QUE RE­CI­BEN APO­YO POR PAR­TE DE LA FUN­DA­CIÓN? Ca­da huér­fano que sa­le de aquí es un cam­peón, hay quie­nes se han vuel­to pro­fe­sio­na­les en la música y via­jan a Es­ta­dos Uni­dos a pre­sen­tar­se en va­rios con­cur­sos.

Te­ne­mos jó­ve­nes que se van a es­tu­diar a uni­ver­si­da­des del ex­tran­je­ro; se vuel­ven lí­de­res por­que les en­se­ña­mos que vue­len al­to. Al­gu­nos tra­ba­jan en al­gún área de la fun­da­ción; el je­fe de to­dos los res­ca­tes que ha­ce­mos era un ni­ño huér­fano, él es el pri­mer ni­ño que res­ca­té. He­mos res­ca­ta­do a más de 25 000 ni­ños en nues­tra tra­yec­to­ria. A INI­CIOS DE ES­TE AÑO, EL GO­BIERNO RE­CI­BIÓ DO­NA­CIO­NES PA­RA LOS HOS­PI­TA­LES POR PAR­TE DE VA­RIAS OR­GA­NI­ZA­CIO­NES, EN­TRE LAS QUE ES­TA­BA ES­PE­RAN­ZA DE VI­DA. ¿TU­VIE­RON AL­GO QUE VER CON EL ME­DI­CA­MEN­TO VEN­CI­DO QUE SE DO­NÓ? Esa do­na­ción se dio dos días des­pués de que el pre­si­den­te asu­mie­ra el car­go, no­so­tros no do­na­mos me­di­ci­nas, do­na­mos equi­pos de anes­te­sia, ra­dio­gra­fía…, to­do ti­po de equipo en buen es­ta­do. Do­na­mos apro­xi­ma­da­men­te 10 con­te­ne­do­res de equipo des­car­ta­ble va­lo­ra­do en Q100 mi­llo­nes, to­do en per­fec­tas con­di­cio­nes. Si al­gún me­dio de co­mu­ni-

ca­ción men­cio­nó que do­na­mos me­di­ci­na, acla­ro que no lo hi­ci­mos.

A me­dia­dos de mar­zo hi­ci­mos otra do­na­ción que pa­sa los 50 mi­llo­nes de quet­za­les; en ella sí en­tre­ga­mos me­di­ci­nas en­via­das des­de Eu­ro­pa, pe­ro las fe­chas de ven­ci­mien­to es­tán en­tre el 2017 y 2020. Tam­bién, di­mos 64 má­qui­nas de anes­te­sia, pa­ra que el Es­ta­do dis­tri­bu­ye­ra al me­nos una en to­dos los hos­pi­ta­les que exis­ten. Es­ta do­na­ción so­lo la hi­ci­mos no­so­tros.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se en­te­ra­ron de esa do­na­ción y ve­ri­fi­ca­ron que las fe­chas de la me­di­ci­na es­tu­vie­ran co­rrec­tas; no le die­ron tan­ta im­por­tan­cia por­que no ha­bía una ma­la no­ti­cia que pu­bli­car.

Las do­na­cio­nes vie­nen por par­te de or­ga­ni­za­cio­nes, igle­sias, em­pre­sa­rios y va­rios gru­pos ame­ri­ca­nos, quie­nes se en­car­gan de pa­gar los pro­yec­tos: es­cue­las, ca­sas, igle­sias… El año pa­sa­do se inau­gu­ra­ron más de 1000 pro­yec­tos en di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos, ade­más de que nos ayu­dan a ha­cer gran­des do­na­cio­nes al año. ¿CUÁ­LES SON LOS PRO­YEC­TOS QUE ES­PE­RAN­ZA DE VI­DA TIE­NE PA­RA LOS PRÓ­XI­MOS AÑOS? He­mos ini­cia­do la cons­truc­ción de una es­cue­la tec­no­ló­gi­ca y vo­ca­cio­nal con­for­ma­da por cin­co edi­fi­cios; ca­da uno ten­drá seis au­las. Ha­brá un edi­fi­cio de­di­ca­do pa­ra me­cá­ni­ca, cor­te y con­fec­ción, car­pin­te­ría…, es un pro­yec­to de va­rios mi­llo­nes de quet­za­les.

Tam­bién es­ta­mos cons­tru­yen­do un bu- si­ness cen­ter que inau­gu­ra­re­mos en agos­to. En Co­bán, San Lu­cas, Pe­tén, es­ta­mos cons­tru­yen­do pe­que­ños lu­ga­res co­mo Es­pe­ran­za de Vi­da. Hay va­rios pro­yec­tos que te­ne­mos en men­te tra­ba­jar. ¿QUÉ CON­SE­JO LE DA­RÍA A LOS EM­PRE­SA­RIOS PA­RA QUE IN­VIER­TAN EN NUES­TRO PAÍS? Al em­pre­sa­rio le di­ría que cuan­do él se va­ya de es­te pla­ne­ta se­rá re­cor­da­do por lo que hi­zo por otros, no por lo que hi­zo pa­ra sí mis­mo. Si su le­ga­do ter­mi­na­rá con él, que con­ti­núe co­mo es­tá. La Bi­blia di­ce que el que es ge­ne­ro­so con el po­bre pres­ta a Jeho­vá y en el día ma­lo, Dios lo ayu­da. ¿QUÉ LE DI­RÍA A LAS PER­SO­NAS QUE POR SU CON­DI­CIÓN HAN DE­CI­DI­DO NO SO­ÑAR EN GRAN­DE Y AFE­RRAR­SE A SUS LI­MI­TA­CIO­NES? Que no per­mi­tan que na­die ro­be sus sue­ños, que es­tén dis­pues­tos a pa­gar el pre­cio y así al­can­zar lo que quie­ren. Des­de pe­que­ño he so­ña­do y creo que no hay na­da im­po­si­ble, que so­lo se tra­ta de al­go que na­die ha he­cho. Si al­guien tie­ne un sue­ño, que pa­gue el pre­cio, por­que pa­ra es­tar en la ci­ma no se lle­ga en ele­va­dor, hay que es­ca­lar.

Los te­so­ros más gran­des no es­tán en las mi­nas de dia­man­tes del Áfri­ca, sino en las tum­bas, don­de se en­cuen­tran to­dos los hom­bres que te­nían gran­des ideas y nun­ca las lle­va­ron a ca­bo.

Car­los Var­gas jun­to a una ni­ña que pa­de­cía la­bio le­po­rino y gra­cias al cen­tro Es­pe­ran­za de Vi­da fue in­ter­ve­ni­da.

En el cen­tro Es­pe­ran­za de Vi­da se ge­ne­ran más de 400 em­pleos di­rec­tos y ca­da año vie­nen diez mil vo­lun­ta­rios ex­tran­je­ros.

Ale­xis Ca­nahuí jun­to a Car­los Var­gas en el cen­tro Es­pe­ra­za de Vi­da en Za­ca­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.