APREN­DA A SER IN­TEN­CIO­NAL

Revista Actitud - - ESTE MES -

Un in­tere­san­te ex­trac­to del nue­vo li­bro del au­tor bes­tse­ller del New York Ti­mes, John C. Max­well «Vi­vir In­ten­cio­nal­men­te».

La Bi­blia es una se­cuen­cia que Dios nos da con va­rios mo­men­tos im­por­tan­tes: la crea­ción del mun­do, la crea­ción del ser hu­mano y el pe­ca­do que co­me­tió el hom­bre al des­obe­de­cer a Dios, ac­to con el cual en­tra la muer­te a to­dos y por lo cual no­so­tros na­ce­mos y vi­vi­mos con una na­tu­ra­le­za pe­ca­mi­no­sa, te­nien­do co­mo he­ren­cia la ima­gen he­re­da­da de Adán.

A lo lar­go de la his­to­ria en­con­tra­mos a Abraham, hom­bre que le cree a Dios y que le es con­ta­do por jus­ti­cia; de Abraham Dios sa­ca al pue­blo de Is­rael con el ob­je­ti­vo de sa­car de ese pue­blo a su pro­pio hi­jo. Des­pués de eso hay una se­rie de su­ce­sos trans­cu­rri­dos que en­con­tra­mos en la bi­blia has­ta lle­gar al nue­vo tes­ta­men­to, don­de se cum­plen to­das las pro­fe­cías de la his­to­ria de la Bi­blia, que es la en­car­na­ción de Dios; se ha­ce hom­bre pa­ra mos­trar­nos có­mo de­bía­mos vi­vir una vi­da co­rrec­ta y en san­ti­dad, pa­ra des­pués mo­rir en la cruz del Cal­va­rio y re­su­ci­tar.

Pe­ro den­tro del con­cep­to de la re­su­rrec­ción, exis­te un con­cep­to ma­ra­vi­llo­so del que no se ha­bla mu­cho, el cual es, la muer­te de la vi­sión.

En 1 Co­rin­tios 15:36 di­ce: «Ne­cio, lo que tú siem­bras no se vi­vi­fi­ca­rá, si no mue­re

an­tes» . El len­gua­je del Es­pí­ri­tu San­to con­sis­te en sue­ños, vi­sio­nes y pro­fe­cías. Dios nos ha­bla de esa ma­ne­ra y nos da un sue­ño, una pro­fe­cía… es su ma­ne­ra de ha­blar­nos pa­ra di­ri­gir­nos e in­cen­ti­var­nos; es la ma­ne­ra de Dios de es­pe­rar en no­so­tros la fe, el de­seo de ver que la vi­sión se ha­ga reali­dad, pe­ro por di­ver­sas ra­zo­nes o cir­cuns­tan­cias que atra­ve­sa­mos en la vi­da, esa vi­sión se mue­re.

Hay mo­men­tos en los que to­dos los que te­ne­mos una vi­sión te­ne­mos que acep­tar que hu­ma­na­men­te esa vi­sión se mu­rió, lo que sig­ni­fi­ca que co­mo hu­ma­nos no po­de­mos ha­cer na­da pa­ra cum­plir­la. Cuan­do lle­ga­mos al lí­mi­te de las fuer­zas hu­ma­nas, se pro­du­ce la ren­di­ción to­tal del ser hu­mano, en­ton­ces es Dios el que so­be­ra­na y so­bre­na­tu­ral­men­te pro­du­ce un fru­to, pe­ro eso so­lo lo pue­de ha­cer Él, son ac­tos so­bre­na­tu­ra­les.

Pe­ro, si la vi­sión se mue­re y no le aña­di­mos fe, co­rre­mos el ries­go de en­te­rrar­la y no de­jar que es­ta re­su­ci­te. Siem­pre en­fren­ta­re­mos mo­men­tos en los que cree­re­mos que la vi­sión no se lo­gra­rá, pe­ro Dios es so­bre­na­tu­ral y es un Dios de mi­la­gros, y si Él lo ha­bló lo va a ha­cer. Es­pe­ra la vi­sión por­que ven­drá y no lle­ga­rá re­tra­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.