El ori­gen de mis Con­vic­cio­nes

Revista Actitud - - REGLAS DE VIDA - Vi­cen­te Sánchez

¿Có­mo es­ta­blez­co de­fen­sa an­te aquel que de­man­da ra­zón de mis creen­cias? Dios ha de­ja­do en Su pa­la­bra el fun­da­men­to su­fi­cien­te pa­ra que ten­ga­mos con­vic­cio­nes fir­mes y es­te­mos dis­pues­tos a ha­cer fren­te a las de­man­das de nues­tra reali­dad. Quie­ro com­par­tir 8 ra­zo­nes por las que pue­do con­fiar en la Bi­blia co­mo el ori­gen de mis con­vic­cio­nes. 1. ES HIS­TÓ­RI­CA­MEN­TE CIER­TA La pa­la­bra Bi­blia vie­ne del grie­go ¨bi­blos¨ (los li­bros). La Bi­blia es un li­bro con un au­tor, 40 es­cri­to­res y 66 di­vi­sio­nes en un pe­río­do de 1600 años.

Mu­chos de los es­cri­to­res ci­tan fe­chas que per­fec­ta­men­te coin­ci­den con épo­ca, re­yes, ejér­ci­tos y acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos de­mos­tra­bles (Sal­mos 33:4). 2. ES CIEN­TÍ­FI­CA­MEN­TE CON­GRUEN­TE Sin ser un li­bro cien­tí­fi­co, la Bi­blia ya ha­bía ex­pues­to la cien­cia mu­chos años an­tes. Por ejem­plo: la re­don­dez de la tie­rra, la mul­ti­tud de es­tre­llas. Ha­bla de me­di­ci­na, ar­qui­tec­tu­ra, po­lí­ti­ca, abo­ga­cía y de­re­cho, li­de­raz­go, ar­te, música (Is. 40:22, Sal. 148:6, Job 26:7, Lev. 17:11; 13:4). La cien­cia y las ar­tes dan cuen­ta de la exis­ten­cia de un gran Ser. Son hue­llas y pin­ce­la­das de Su exis­ten­cia. 3. ES PROFÉTICAMENTE ACER­TA­DA La Bi­blia es­tá lle­na de pro­fe­cías que se cum­plen al ca­bo del tiem­po. El di­lu­vio, la es­cla­vi­tud en Egip­to, cau­ti­ve­rio en Ba­bi­lo­nia, el na­ci­mien­to de Je­sús. Los sal­mos y los pro­fe­tas es­tán lle­nos de pro­fe­cías que apun­tan ha­cia el na­ci­mien­to del re­den­tor de la hu­ma­ni­dad. La Bi­blia es su pro­pia prue­ba (2 Pe­dro 1:20, Mateo 26:56, Ap. 22:6). 4. TO­DO APUN­TA HA­CIA UN SO­LO MEN­SA­JE El men­sa­je cen­tral es la re­den­ción de la hu­ma­ni­dad. Se ca­rac­te­ri­za por la sen­ci­llez y am­pli­tud del men­sa­je; sin ha­cer ex­clu­sión de gé­ne­ro, et­nia o con­di­ción so­cial, Dios es­ta­ba en Cris­to re­con­ci­lian­do con­si­go al mun­do (2 Cor. 5:19, Lc. 24:27, Jn. 5:39). 5. ES CON­FIR­MA­DA POR EL MIS­MO JE­SÚS Du­ran­te su vi­da, Je­sús ci­tó pa­sa­jes del An­ti­guo Tes­ta­men­to y pro­fe­ti­zó si­tua­cio­nes que de­bían ocu­rrir. Es­ta­ble­ce que to­do lo es­cri­to se iba a cum­plir y que po­dría pa­sar el cie­lo y la tie­rra, pe­ro la Pa­la­bra ja­más iba a de­jar de ser (Mt. 5:18 y 24:35, 1 Pe­dro 1:24-25).

6. HA SO­BRE­VI­VI­DO A CUAL­QUIER ATA­QUE Nin­gún li­bro ha su­fri­do tan­to ata­que co­mo la Bi­blia, a pe­sar de que es­ta ha si­do tra­du­ci­da a mu­chas len­guas. Hu­bie­ron in­ten­tos ofi­cia­les por des­truir­la en re­gí­me­nes ro­ma­nos (Dio­cle­siano año 303), to­ta­li­ta­rios Na­zis, las cor­ti­nas de hie­rro, pe­ro no lo han lo­gra­do.

Vol­tai­re di­jo que en 100 años el cris­tia­nis­mo y la Bi­blia iban a ser ba­rri­dos, y 50 años des­pués de su muer­te, su ca­sa se con­vir­tió en la se­de de la So­cie­dad Bí­bli­ca de Gé­no­va. La su­per­vi­ven­cia de la Bi­blia es prue­ba de su ori­gen di­vino.

El co­no­ci­mien­to de la Pa­la­bra em­po­de­ra y acor­ta la dis­tan­cia en­tre la men­te y el co­ra­zón.

7. SU PO­DER TRANS­FOR­MA La Bi­blia es ca­paz de cam­biar nues­tra ma­ne­ra de pen­sar y si so­mos ca­pa­ces de ello va­mos a cam­biar tam­bién nues­tra ma­ne­ra de ac­tuar. El co­no­ci­mien­to de la Pa­la­bra em­po­de­ra y acor­ta la dis­tan­cia en­tre la men­te y el co­ra­zón.

Nos per­mi­te co­no­cer la ver­dad y li­be­ra nues­tra vi­da pa­ra en­con­trar nues­tra iden­ti­dad. La Bi­blia ge­ne­ra una trans­for­ma­ción ca­paz de so­ñar, vi­vir, can­tar, ins­pi­rar, crear, es­tu­diar e in­fluir en nues­tro en­torno (Jn. 8:32, Ro. 12:2, Col, 3:15-20). 8. SU IN­FLUEN­CIA CAM­BIÓ LA HIS­TO­RIA Es­tá de­mos­tra­do el efec­to de los prin­ci­pios bí­bli­cos en la evo­lu­ción de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. El men­sa­je se ex­pan­de des­de Jerusalén has­ta nues­tros días por me­dio de hom­bres y mu­je­res va­lien­tes que han mo­de­la­do con su vi­da los prin­ci­pios de la Bi­blia y han afec­ta­do las di­ver­sas es­truc­tu­ras so­cia­les ta­les co­mo go­bierno, cien­cia, edu­ca­ción, ar­tes, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ne­go­cios e igle­sia.

Tal es el ca­so de cien­tí­fi­cos co­mo Ga­li­leo, Co­pér­ni­co, Gu­ten­berg, Bruno, Fran­cis Ba­con o po­lí­ti­cos co­mo Wil­ber­for­ce, quien sien­do un pro­gre­sis­ta en Lon­dres, lu­chó por com­ba­tir el trá­fi­co de es­cla­vos y es­cri­bió el tre­men­do himno “Su­bli­me gra­cia” o Sir Isaac New­ton o Step­hen Haw­king quien con su “ecua­ción de Dios”, con­tri­bu­ye no­ta­ble­men­te al co­no­ci­mien­to de la crea­ción de Dios. Gran­des teó­lo­gos, es­cri­to­res y apo­lo­gis­tas co­mo: JR Tol­kien y CS Le­wis han he­cho vo­lar la crea­ti­vi­dad de gran­des y pe­que­ños, pa­ra po­der, de una for­ma sen­ci­lla y ale­gre, dar el tre­men­do men­sa­je de la Bi­blia.

Qué de­cir de pin­to­res, co­mo Ru­blev, aquel ru­so que con su pin­tu­ra “La vis­ta de Abraham” des­cri­be Gé­ne­sis 18 de una ma­ne­ra ma­gis­tral, o el gran Rem­brandt, con “El des­cen­so de la cruz”, con ba­se a Juan 19, in­vi­tán­do­nos a co­no­cer la hu­ma­ni­dad de Je­sús, pe­ro al mis­mo tiem­po nos ha­ce la in­vi­ta­ción a se­guir­lo y vi­vir pa­ra Su hon­ra.

Po­de­mos en­ton­ces sa­ber que la Bi­blia nos in­vi­ta a co­no­cer a Dios tal cual es; un ser que es tan gran­de pa­ra crear un uni­ver­so, pe­ro tan cer­cano co­mo pa­ra acom­pa­ñar­nos a la ofi­ci­na, uni­ver­si­dad o tra­ba­jo. Cuan­do ha­ce­mos nues­tras las pro­me­sas de la Bi­blia y de­ja­mos que sus prin­ci­pios go­bier­nen nues­tra vi­da, va­mos a irrum­pir co­mo nue­vas cria­tu­ras en las di­fe­ren­tes áreas de la so­cie­dad, y en­ton­ces, se­re­mos esa luz que Gua­te­ma­la ne­ce­si­ta, y la trans­for­ma­ción de es­te que­ri­do país ven­drá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.