Te­ner una pa­sión es la di­fe­ren­cia

Revista Actitud - - REGLAS DE VIDA - Al­ber­to Mot­te­si

El eru­di­to Matt­hew Henry di­jo: “Pa­ra mí se­ría ma­yor fe­li­ci­dad ga­nar una al­ma pa­ra Cris­to, que gran­jear montañas de oro pa­ra mí mis­mo.”

El ama­do Da­vid Brai­nerd, pa­dre de las mi­sio­nes es­cri­bió: “No me im­por­ta­ba dón­de y có­mo vi­vía o cuá­les eran los sa­cri­fi­cios que te­nía que afron­tar, con tal de ga­nar al­mas pa­ra Cris­to. Es­to era el ob­je­to de mis sue­ños mien­tras dor­mía y el pri­me­ro de mis pen­sa­mien­tos al des­per­tar.”

John Va­sar fue un hom­bre lleno del fue­go de la evan­ge­li­za­ción. Vi­vió du­ran­te el si­glo pa­sa­do en el es­ta­do de Nue­va York. Él se lla­ma­ba a sí mis­mo “el pe­rro del Buen Pas­tor”. “Mi ne­go­cio -de­cía- no es pre­di­car, sino re­co­rrer la mon­ta­ña en bus­ca de la ove­ja per­di­da.”

Se cuen­ta que John Vas­sar es­ta­ba en Bos­ton, vi­si­tó un ele­gan­te ho­tel y al en­trar vio en el lobby a una mujer so­li­ta­ria y le ha­bló de Cris­to. Más tar­de, el ma­ri­do le pre­gun­tó a ella: “¿Qué ha­bla­bas con ese ex­tra­ño? “¡Oh! -di­jo ella- me pre­gun­tó si yo es­ta­ba se­gu­ra de mi sal­va­ción. Si yo te­nía a Cris­to en mi co­ra­zón.” El ma­ri­do mo­les­to agre­gó: “Le ha­brás di­cho que ¡qué le im­por­ta­ba!” La mujer le con­tes­tó: “Si hu­bie­ras vis­to su ros­tro, si hu­bie­ras es­cu­cha­do su voz, te hu­bie­ras da­do cuen­ta que sí le im­por­ta­ba.”

Hay mu­chas historias al­re­de­dor de la vi­da de es­te hom­bre.

Se cuen­ta que fue a un pue­blo a ayu­dar a un pas­tor. El pas­tor lo con­du­jo a la ca­sa que le hos­pe­da­ría, y an­tes de en­trar le di­jo: “En la otra cua­dra vi­ve el he­rre­ro del pue­blo. Si le que­da tiem­po an­tes de ir­se, tra­te de ha­blar con él.” No ha­bía ter­mi­na­do el pas­tor sus pa­la­bras, cuan­do John de­ja­ba sus ma­le­tas en el sue­lo, cru­za­ba la ca­lle co­mo una ex­ha­la­ción, en­tra­ba en la he­rre­ría y an­tes de diez mi­nu­tos, en­tre las pa­tas de los ca­ba­llos, el he­rre­ro cla­ma­ba por sal­va­ción.

Du­ran­te esa se­ma­na, John iba ca­sa por ca­sa ha­blan­do de Cris­to. Una mujer di­jo: “Si ese ex­tra­ño gol­pea mi puer­ta y me ha­bla de religión, le cie­rro la puer­ta en la ca­ra.” John no sa­bía aque­llo. Gol­peó esa puer­ta, em­pe­zó a ha­blar de Cris­to y la mujer le ce­rró la puer­ta en el ros­tro. John no se que­jó. No en­vió una car­ta de re­nun­cia. Se sen­tó

Una mujer di­jo: “Si ese ex­tra­ño gol­pea mi puer­ta y me ha­bla de religión, le cie­rro la puer­ta en la ca­ra.”

en el um­bral jun­to a la puer­ta y co­men­zó a can­tar el himno:

“Con lá­gri­mas ja­más po­dré mi deu­da así pa­gar, Mi ser, Se­ñor, te doy a Ti, pues más no pue­do dar.”

Dos se­ma­nas des­pués en la igle­sia del pue­blo, an­tes de ser bau­ti­za­da, la mujer en su tes­ti­mo­nio di­jo: “De los cen­te­na­res de men­sa­jes que es­cu­ché, nin­guno tras­pa­só mi co­ra­zón co­mo las lá­gri­mas de ese ex­tran­je­ro.” Evan­ge­li­za­ción es nues­tra vo­ca­ción su­pre­ma. Je­sús les di­jo a los Pes­ca­do­res: “Ve­nid en pos de mí, y os ha­ré Pes­ca­do­res de hom­bres.” Mateo 4:19 Su pro­pia mi­sión la de­fi­nió así: “Por­que el Hi­jo del Hom­bre vino a bus­car y a sal­var lo que se ha­bía per­di­do.” Lu­cas 19:10 ¿Te im­por­ta la gen­te que no co­no­ce al Se­ñor? Tus ve­ci­nos, tus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, tus fa­mi­lia­res que sin Cris­to se per­de­rán eter­na­men­te. ¡La di­fe­ren­cia la ha­ce te­ner una pa­sión!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.