El conflicto de Je­sús con la éli­te re­li­gio­sa

Revista Actitud - - ENTREPARRAFOS - Por: John Ma­cart­hur

Mateo 12 co­mien­za con una gran confrontación pro­vo­ca­da por un es­cua­drón en­car­ga­do del cum­pli­mien­to fa­ri­sai­co del sá­ba­do. Al sen­tir ham­bre, los dis­cí­pu­los arran­ca­ron algunas es­pi­gas pa­ra co­mer mien­tras ca­mi­na­ban por un cam­po de tri­go o ce­ba­da en sá­ba­do. Los fa­ri­seos es­ta­ban en pie de gue­rra y con­ten­die­ron con Je­sús so­bre lo que sus dis­cí­pu­los ha­bían he­cho (Mateo 12.1-2). De acuer­do con los fa­ri­seo, aun arran­car un pu­ña­do de gra­mo de ma­ne­ra in­for­mal era una for­ma de es­pi­gar y por lo tan­to, un tra­ba­jo.

Es­te era pre­ci­sa­men­te el ti­po de ac­to al pa­re­cer in­tras­cen­den­te que los fa­ri­seos de ma­ne­ra ha­bi­tual per­se­guían, con­vir­tien­do aun las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de la vi­da en mil ta­búes sa­bá­ti­cos que no ha­bían si­do es­ta­ble­ci­dos en las Es­cri­tu­ras. El sis­te­ma de los fa­ri­seos era un ver­da­de­ro cam­po mi­na­do pa­ra la per­so­na pro­me­dio.

Je­sús res­pon­dió al mos­trar la ne­ce­dad de una re­gla que prohí­be cu­brir una ne­ce­si­dad hu­ma­na en un día re­ser­va­do pa­ra be­ne­fi­cio de la hu­ma­ni­dad: «El día de re­po­so fue he­cho por cau­sa del hom­bre, y no el hom­bre por cau­sa del día de re­po­so» (Mar­cos 2.27).

Los fa­ri­seos se en­fu­re­cie­ron pe­ro no de­ja­ron de desafiar al Se­ñor con el sá­ba­do.

En Lu­cas 6.6 lee­mos: «Acon­te­ció tam- bién en otro día de re­po­so, que él en­tró en la si­na­go­ga y en­se­ña­ba; y es­ta­ba allí un hom­bre que te­nía se­ca la mano de­re­cha». De nue­vo, allí es­ta­ban los fa­ri­seos, dis­pues­tos a in­ten­si­fi­car el conflicto so­bre el sá­ba­do. Se­ña­la­do al hom­bre con la mano se­ca, le ofre­cie­ron a Je­sús la opor­tu­ni­dad de que­bran­tar sus re­glas del sá­ba­do en pre­sen­cia de mu­chos tes­ti­gos. «Y pre­gun­ta­ron a Je­sús pa­ra po­der acu­sar­le: ¿Es lí­ci­to sa­nar en el día de re­po­so?» (Mateo 12.10)

Pe­ro no era el ti­po de Me­sías que siem­pre ha­bían es­pe­ra­do. Je­sús se opu­so abier­ta­men­te a su cú­mu­lo de tra­di­cio­nes re­li­gio­sas he­chas por el hom­bre. Con va­len­tía desafió la au­to­ri­dad de ellos y re­cla­mó la au­to­ri­dad su­pre­ma pa­ra sí mis­mo.

En Mateo 12.22-37 se re­la­ta la blas­fe­mia impactante y la res­pues­ta de Je­sús. Es­te in­ci­den­te se con­vir­tió en el col­mo que pro­vo­có que Je­sús cam­bia­ra su es­ti­lo de en­se­ñan­za. Al po­ner en or­den cro­no­ló­gi­co to­dos los re­la­tos del evan­ge­lio, sa­be­mos que es­to ocu­rrió va­rios me­ses des­pués de los sá­ba­dos a que he­mos he­cho re­fe­ren­cia. Por lo tan­to, la pa­la­bra en­ton­ces al co­mien­zo del ver­sícu­lo 22 nos lle­va de la pro­fe­cía de Isaías a un nue­vo día, cer­ca del fi­nal del mi­nis­te­rio de Je­sús en Galilea. Es­te fue un día cru­cial en más de un sen­ti­do. De he­cho, es­te es uno de los días más ex­haus­ti­va­men­te do­cu­men­ta­dos del mi­nis­te­rio de Je­sús Galilea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.