diez­mo La pro­ble­má­ti­ca del

Mu­chos pas­to­res evi­tan ha­blar del diez­mo por te­mor a la crí­ti­ca o a caer en la lla­ma­da doc­tri­na de la pros­pe­ri­dad.

Revista Actitud - - ENTREPARRAFOS - Con Eduar­do Pa­la­cios

Eduar­do Pa­la­cios, muy co­no­ci­do co­mo ex­per­to en fi­nan­zas per­so­na­les, quien a tra­vés de sus ase­so­rías en­se­ña ma­ne­ras efec­ti­vas de cui­dar la eco­no­mía per­so­nal, así co­mo a apli­car fór­mu­las efec­ti­vas pa­ra lle­var una bue­na ad­mi­nis­tra­ción en los ne­go­cios, aho­rros... No de­ja a un la­do el te­ma del por­cen­ta­je que se le de­be en­tre­gar a Dios: El diez­mo.

Se­gún el ex­per­to, aún en la ac­tua­li­dad, el te­ma del diez­mo es un te­ma di­fí­cil de tra­tar pa­ra al­gu­nos pas­to­res; al­gu­nos evi­tan ha­blar de ello, pe­ro no se dan cuen­ta que lo que es­tán evi­tan­do es que la gen­te ten­ga los be­ne­fi­cios que el diez­mo y la ofren­da pue­den dar­les.

Hoy en día has­ta las per­so­nas que no acos­tum­bran con­gre­gar­se o di­cen no ser cris­tia­nas, es­tán prac­ti­can­do dar el diez­mo, si no lo dan a una igle­sia, lo dan a al­gu­na cau­sa be­né­fi­ca, pe­ro aún así, has­ta ellos lo

Si a la gen­te no se le en­se­ña que diez­mar trae un be­ne­fi­cio, no lo ha­rá.

ha­cen. A es­to el Dr. Palacio aña­de: “To­dos es­tán de acuer­do en que de­be­mos dar o do­nar la dé­ci­ma par­te de nues­tros in­gre­sos. No­so­tros ob­via­men­te lo en­ca­mi­na­mos a nues­tra igle­sia por­que en­ten­de­mos que ahí ob­te­ne­mos cua­tro be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos: se abren ven­ta­nas, se crean nue­vas opor­tu­ni­da­des, ben­de­ci­mos el di­ne­ro que nos que­da, y lo que com­pra­mos con ese di­ne­ro nos abun­da en so­bre ma­ne­ra.”

Si a la gen­te no se le en­se­ña que diez­mar trae un be­ne­fi­cio, no lo ha­rá. Por eso, hay mu­chos pas­to­res que vi­ven de cen­ta­vos, por­que les da vergüenza pe­dir e in­cul­cár­se­lo a su con­gre­ga­ción, in­clu­so has­ta ellos mis­mos son po­co ge­ne­ro­sos. Pa­la­cios co­men­ta: na­die es tan po­bre co­mo pa­ra no diez­mar, de cual­quier pe­que­ña en­tra­da que ten­ga­mos, ya sea mo­ne­ta­ria o no, po­de­mos dar el diez por cien­to de ello.

Tam­bién men­cio­na que de­be­mos re­co­no­cer que Dios es nues­tro Pa­dre, y co­mo tal, nos ve con ojos di­fe­ren­tes, y si con co­ra­zón ale­gre en­tre­ga­mos nues­tro diez­mo, con gus­to lo re­ci­bi­rá. Si en la me­di­da de nues­tra fe, que es más am­plia, da­mos el 10 % de nues­tros in­gre­sos ne­tos, tam­bién lo re­ci­bi­rá, ya que pre­ci­sa­men­te con esa me­di­da Dios nos ha de ben­de­cir.

En los 33 años de ser­vi­cio a Dios, Eduar­do Pa­la­cios ha de­tec­ta­do que el pro­ble­ma es que la ma­yo­ría de cris­tia­nos no ven a Dios co­mo su Pa­dre, no han re­co­no­ci­do Su pa­ter­ni­dad. Él co­mo nues­tro pa­dre lo que me­nos quie­re es que sea­mos es­ca­sos, pe­ro si so­lo lo ve­mos co­mo un con­cep­to, el re­sul­ta­do se­rá otro.

Dios es más gran­de que los nú­me­ros, con po­co Él ha­ce mu­cho, con na­da ha­ce to­do, pe­ro de acuer­do a nues­tra fe, se­re­mos ben­de­ci­dos. Agre­ga.

Una de las ra­zo­nes por las que al­gu­nos pas­to­res no ha­blan del diez­mo es por te­mor a caer en la “doc­tri­na de la pros­pe­ri­dad”, in­di­ca Pa­la­cios; pe­ro, al re­co­no­cer que exis­te la doc­tri­na de la pros­pe­ri­dad, hay que re­co­no­cer que tam­bién exis­te al­go con­tra­rio a eso, al­go a lo que él lla­ma: doc­tri­na de la po­bre­za. La doc­tri­na de la po­bre­za le ha he­cho mu­cho da­ño a Gua­te­ma­la; por­que el po­bre es ca­ta­lo­ga­do co­mo san­to, hu­mil­de y bueno; es ca­si una vir­tud in­dis­pen­sa­ble pa­ra en­trar en el Reino de Dios, mien­tras que los adi­ne­ra­dos son ma­los y so­ber­bios.

Es ne­ce­sa­rio que com­pren­da­mos que de­fi­ni­ti­va­men­te no es así, to­dos en al­gu­na opor­tu­ni­dad he­mos co­no­ci­do gen­te de es­ca­sos re­cur­sos que es so­ber­bia, y tam­bién por el con­tra­rio, gen­te que tie­ne re­cur­sos has­ta de so­bra y es muy hu­mil­de y bon­da­do­sa; ni to­dos los po­bres son bue­nos, ni to­dos los ri­cos son ma­los.

Nues­tra con­di­ción so­cial no de­ter­mi­na si so­mos bue­nos o ma­los, hu­mil­des o so­ber­bios, santos o pe­ca­do­res; po­de­mos te­ner gran­des lu­jos y ca­mi­nar co­rrec­ta y mo­ral­men­te, ha­cien­do co­sas jus­tas y ca­mi­nan­do en san­ti­dad, dán­do­le a Dios un po­co de lo mu­cho que nos ha da­do.

Los diez­mos y ofren­das que da­mos en las igle­sias son pa­ra que ha­ya ali­men­to y se cu­bran to­das las ne­ce­si­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.