La ciu­dad del FU­TU­RO en la nue­va nor­ma­li­dad

Revista Actitud - - ENTREPARRAFOS - Por: Jai­me Ler­ner Ar­qui­tec­to, pla­ni­fi­ca­dor ur­bano y expolítico en Bra­sil

El ca­len­ta­mien­to glo­bal, la se­quía, la mi­gra­ción y el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal han pues­to a nues­tras ciu­da­des ba­jo una pe­sa­da pre­sión. ¿Qué les de­pa­ra el fu­tu­ro a ellas –y a to­dos no­so­tros– en es­te es­ce­na­rio?

A me­di­da que cre­ce la lis­ta de las me­ga­ciu­da­des y que ca­da vez más per­so­nas se mu­dan a las ciu­da­des des­de las áreas ru­ra­les, ca­da ciu­dad de­be­ría dar­le prio­ri­dad a tres te­mas que tie­nen gran im­pac­to en la ca­li­dad de la vi­da ur­ba­na, em­pe­zan­do a en­con­trar res­pues­tas que sos­ten­drán a nues­tra so­cie­dad a lar­go pla­zo: mo­vi­li­dad, sus­ten­ta­bi­li­dad y so­cio­di­ver­si­dad.

Los au­to­mó­vi­les ocu­pan mu­cho más es­pa­cio que cual­quier hu­mano. Un es­pa­cio de es­ta­cio­na­mien­to pro­me­dio ocu­pa 25 me­tros cua­dra­dos. Si us­ted po­see un au­to, ocu­pa 25 me­tros cua­dra­dos cer­ca de su ca­sa; si con­du­ce al tra­ba­jo, ocu­pa otros 25 me­tros cua­dra­dos cer­ca de su lu­gar de tra­ba­jo, lo que sig­ni­fi­ca que un to­tal de 50 me­tros cua­dra­dos son in­mo­vi­li­za­dos pa­ra pro­pó­si­tos de es­ta­cio­na­mien­to. En mu­chos lu­ga­res del mun­do, 50 me­tros cua­dra­dos es el ta­ma­ño de una vi­vien­da fa­mi­liar, o de un lu­gar de tra­ba­jo. Pien­se en los be­ne­fi­cios in­creí­bles si al me­nos algunas de esas áreas se usa­ran pa­ra com­bi­nar ho­gar y em­pleo; si fue­ran ocu­pa­das pa­ra pe­que­ñas em­pre­sas que creen sen­ti­do de la co­mu­ni­dad co­mo pa­na­de­rías, ca­fe­te­rías, li­bre­rías, flo­re­rías y ofi­ci­nas, o pa­ra par­ques mi­núscu­los.

Nues­tra prio­ri­dad al fo­men­tar la mo­vi­li­dad ur­ba­na de­be­ría ser ofre­cer trans­por­te pú­bli­co có­mo­do, se­gu­ro, con­fia­ble, ase­qui­ble y fá­cil de usar. To­das las mo­da­li­da­des (fe­rro­ca­rril, tren sub­te­rrá­neo, au­to­bús, tran­vía, ta­xi, bi­ci­cle­ta) tie­nen que ope­rar de ma­ne­ra óp­ti­ma e in­te­grar­se en una red de trans­por­te. Los sis­te­mas pa­ra com­par­tir au­tos y bi­ci­cle­tas co­mo Au­to­lib’ o Vè­lib’ de Pa­rís tam­bién tie­nen su pa­pel.

Al abor­dar los pro­ble­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad, la cla­ve ra­di­ca en evi­tar de­rro­ches de energía, tiem­po y re­cur­sos. Algunas for­mas sen­ci­llas de em­pe­zar es­tán al al­can­ce de to­dos: usar me­nos el au­to, vi­vir más cer­ca del tra­ba­jo, re­ci­clar y ela­bo­rar com­pos­ta. Aun­que las téc­ni­cas y los ma­te­ria­les de cons­truc­ción más efi­cien­tes y que aho­rren energía son im­por­tan­tes, es el di­se­ño de una ciu­dad lo que pue­de mar­car la ma­yor di­fe­ren­cia en el es­fuer­zo por crear un ambiente ur­bano más sus­ten­ta­ble. El di­se­ño es la es­truc­tu­ra de or­ga­ni­za­ción y cre­ci­mien­to de la ciu­dad.

Una ciu­dad sa­lu­da­ble es una es­truc­tu­ra

in­te­gra­da de vi­da, tra­ba­jo y mo­vi­mien­to. Re­quie­re un di­se­ño ur­bano que res­pe­te la tie­rra y el eco­sis­te­ma del área: la to­po­gra­fía, los cuer­pos de agua y la ve­ge­ta­ción. Es­te di­se­ño guía las in­ver­sio­nes he­chas por los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do y de­be in­vo­lu­crar el uso in­te­li­gen­te de la den­si­dad, la com­pa­ci­dad y una mez­cla de usos y ni­ve­les de in­gre­so.

Las ciu­da­des de­ben ofre­cer es­pe­ran­za, no de­ses­pe­ra­ción. Una sen­sa­ción de iden­ti­dad com­par­ti­da, la sen­sa­ción de re­co­no­ci­mien­to y de per­te­nen­cia a un lu­gar es­pe­cí­fi­co, me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da. Una ciu­dad de­be ofre­cer pun­tos de re­fe­ren­cia con los cua­les las per­so­nas pue­dan re­la­cio­nar­se y co­nec­tar­se: ríos, par­ques, edi­fi­cios pú­bli­cos. Esos es­pa­cios cuen­tan historias y pro­te­gen re­cuer­dos, al igual que un dia­rio o un re­tra­to de fa­mi­lia.

El di­se­ño de una ciu­dad de­be ser una cons­truc­ción co­lec­ti­va, un sue­ño com­par­ti­do, de ma­ne­ra que un sen­ti­mien­to de co­rres­pon­sa­bi­li­dad guíe nues­tros es­fuer­zos. Eso no sig­ni­fi­ca que de­ba al­can­zar­se el con­sen­so en ca­da pa­so del ca­mino: la bús­que­da del con­sen­so ab­so­lu­to pue­de con­du­cir a un es­ta­do de pa­rá­li­sis. La de­mo­cra­cia no es con­sen­so sino un conflicto per­ma­nen­te en el que la so­cie­dad de­be ar­bi­trar con gran sen­si­bi­li­dad. Las po­lí­ti­cas a lar­go pla­zo de­be­rían ajus­tar­se a tra­vés de la re­tro­ali­men­ta­ción cons­tan­te de la gen­te.

Fo­to­gra­fía: Sin Chi Yin / The New York Ti­mes

Yan­jiao, en la pro­vin­cia de He­bei, Chi­na, es par­te de una me­ga­ló­po­lis pla­nea­da lla­ma­da Jing-ji­nJi, que vin­cu­la­rá a 130 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do Pe­kín, Tian­jin y He­bei.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.