APREN­DA A SER IN­TEN­CIO­NAL

Revista Actitud - - EXTRACTOS - POR: JOHN C. MAX­WELL

In­clu­so al­guien co­mo yo que cre­cí en una ca­sa en el que la in­ten­cio­na­li­dad era al­ta­men­te apre­cia­da, no siem­pre com­pren­dí có­mo ser in­ten­cio­nal des­de el ini­cio.

Mis pa­dres fue­ron al­ta­men­te in­ten­cio­na­les con mi her­mano ma­yor Larry, mi her­ma­na me­nor Trish y yo. Co­mo que­rían co­no­cer a nues­tros ami­gos y su­per­vi­sar­nos a me­di­da que desa­rro­llá­ra­mos nues­tras re­la­cio­nes con ellos, se ase­gu­ra­ban de que tu­vié­ra­mos to­do lo que otros ni­ños po­drían que­rer en nues­tra ca­sa: ju­gue­tes, una mesa de ping-pong, un jue­go de quí­mi­ca y una mesa de bi­llar. Co­mo re­sul­ta­do, to­dos los mu­cha­chos de la cua­dra se reunían allí y mi ma­dre gen­til­men­te nos guia­ba a qué re­la­cio­nes eran po­si­ti­vas y cuá­les eran ne­ga­ti­vas.

A pe­sar del al­to gra­do de in­ten­cio­na­li­dad de mis pa­dres, no lo en­ten­día de ni­ño. No abra­cé vi­vir in­ten­cio­nal­men­te. Qui­zá den­tro de mí te­nía mu­cha energía pa­ra ju­gar. Prin­ci­pal­men­te, me que­ría di­ver­tir. En­ton­ces cuan­do ya fui adul­to pen­sé que el tra­ba­jo du­ro era la cla­ve pa­ra el éxi­to. Creía que en­tre más du­ro uno tra­ba­ja­ra, más exi­to­so se­ría.

¿Qué fue lo que me cam­bió? ¿Có­mo re­co­no­cí fi­nal­men­te que vi­vir in­ten­cio­nal­men­te era la cla­ve pa­ra una vi­da re­le­van­te, y que era el puen­te en­tre el éxi­to y la tras­cen­den­cia? Cuan­do es­ta­ba a la mi­tad de mis vein­tes co­no­cí a un hom­bre lla­ma­do Curt Kamp­meier.

Curt es­ta­ba re­la­cio­na­do con el Suc­cess Mo­ti­va­tion Ins­ti­tu­te (Ins­ti­tu­to de Mo­ti­va­ción de Éxi­to) de Wa­co, Te­xas. Co­mo lo ha­bía es­cu­cha­do ha­blar acer­ca de los prin­ci­pios pa­ra el éxi­to y real­men­te me gus­ta­ba lo que te­nía que de­cir, le ha­bía es­cri­to una no­ta pi­dién­do­le que se en­con­tra­ra conmigo la si­guien­te oca­sión en que vi­nie­ra a la ciu­dad. Pa­ra mi gran sor­pre­sa di­jo que sí. Así que nos en­con­tra­mos pa­ra desa­yu­nar.

Mien­tras es­ta­ba desa­yu­nan­do, Curt me pre­gun­tó si te­nían un plan de cre­ci­mien­to pa­ra mi vi­da. Era una pre­gun­ta que na­die me ha­bía he­cho. No so­la­men­te no te­nía uno, ni si­quie­ra sa­bía que se su­po­nía que de­be­ría te­ner uno. Es­ta­ba tan aver­gon­za­do por la pre­gun­ta que tra­té de apa­ren­tar con mi res­pues­ta. Co­men­cé a de­cir­le acer­ca de to­das las co­sas que es­ta­ba ha­cien­do en mi tra­ba­jo y to­das las ho­ras que es­ta­ba in­vir­tien­do. Pe­ro me des­cu­brió. “Si vas a cre­cer —me di­jo—, tie­nes que ser in­ten­cio­nal”.

Esa de­cla­ra­ción de Curt me gol­peó co­mo un pu­ñe­ta­zo en el ros­tro. Curt me di­jo que él te­nía un plan de­ta­lla­do pa­ra el cre­ci­mien­to: un pa­que­te con ma­te­rial so­bre me­tas y ac­ti­tud e ini­cia­ti­va y res­pon­sa­bi­li­dad. Sa­bía ins­tin­ti­va­men­te que esas co­sas po­drían ayu­dar­me. Cuan­do le pre­gun­té có­mo lo po­dría ob­te­ner, me di­jo que lo po­día com­prar por $695 dó­la­res. ¡Eso era lo equi­va­len­te de un mes de sa­la­rio pa­ra mí!

Re­gre­sé a ca­sa del desa­yuno bus­can­do al­ter­na­ti­vas. Co­men­cé pre­gun­tán­do­le a ami­gos y co­le­gas si te­nían un plan de cre­ci­mien­to. No. Nin­guno de mis ami­gos era in­ten­cio­nal con res­pec­to a vol­ver­se me­jor en lo que ha­cían. So­la­men­te es­pe­ra­ban que su­ce­die­ra por sí so­lo co­mo yo lo ha­bía he­cho. Eso sue­na co­mo bue­nas in­ten­cio­nes, ¿no es cier­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.