En­tre lo real y lo fic­ti­cio

Una in­fan­cia ma­ra­vi­llo­sa al la­do de un pio­ne­ro del ci­ne gua­te­mal­te­co.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Lui­gi La­nu­za

Mi nom­bre es Lui­gi La­nu­za, ten­go 58 años y soy hi­jo del le­gen­da­rio ci­neas­ta Ra­fael La­nu­za, con­si­de­ra­do pie­dra an­gu­lar del ci­ne gua­te­mal­te­co.

Na­cí en 1959, cuan­do mi pa­pá ya lle­va­ba unos cua­tro años en los pro­yec­tos au­dio­vi­sua­les, así que to­da mi in­fan­cia trans­cu­rrió prác­ti­ca­men­te en un set.

Re­cuer­do el aro­ma de los quí­mi­cos con los que se re­ve­la­ban las fo­to­gra­fías en el cuar­to obs­cu­ro, tam­bién el de las la­tas don­de se guar­da­ban las pe­lí­cu­las.

Me veo re­par­tien­do vo­lan­tes pa­ra las pre­sen­ta­cio­nes de las pe­lí­cu­las en el ci­ne que mi pa­dre tu­vo en un barrio de la zo­na 11, y a mi ma­má aten­dien­do la ta­qui­lla.

Aún es­cu­cho las te­clas de la ru­di­men­ta­ria má­qui­na de es­cri­bir don­de tan­tas no­ches él tra­ba­ja­ba en sus his­to­rias que lue­go se­rían ac­tua­das por miem­bros de la fa­mi­lia o por nues­tros ve­ci­nos. Mi tío Clau­dio co­mo ac­tor o mi tío Car­los co­mo ca­ma­ró­gra­fo. ¡Qué tiem­pos aque­llos!

Con La son­ri­sa de mi ma­dre, pe­lí­cu­la fil­ma­da en blan­co y ne­gro, so­ni­do di­rec­to y en 35 mm, lle­gó mi opor­tu­ni­dad de es­te­la­ri­zar una cin­ta: te­nía 11 años.

Un año des­pués tu­ve el pa­pel es­te­lar en Su­per­zan y el ni­ño del es­pa­cio, una co­pro­duc­ción México-gua­te­mal­te­ca en la que in­ter­pre­té a un ni­ño de la ga­la­xia de An­dró­me­da cu­ya mi­sión era ayu­da a los te­rrí­co­las.

Tu­ve una in­fan­cia muy in­tere­san­te en la que se mez­cla­ba la reali­dad con la fan­ta­sía y has­ta la fecha con­ser­vo esa sen­sa­ción de no sa­ber exac­ta­men­te qué es lo real y que es lo fic­ti­cio.

Mu­cho tiem­po des­pués es­tu­dié Me­di­ci­na, otra de mis pa­sio­nes, y mu­chas per­so­nas me pre­gun­ta­ron por qué no se­guí en la ci­ne­ma­to­gra­fía, y mi respuesta siem­pre fue: No hay apo­yo en Guatemala, a mi pa­pá le ha cos­ta­do mu­cho y yo no quie­ro es­tar na­dan­do con­tra la co­rrien­te.

Pe­ro co­mo bien re­za el di­cho, ‘Nun­ca di­gas de es­ta agua no he de be­ber’, pues lle­vo co­mo ac­tor unas 11 pe­lí­cu­las, por­que el mun­do del ci­ne de­fi­ni­ti­va­men­te es ma­ra­vi­llo­so y te ha­ce ver to­do de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Gra­cias al le­ga­do y en­se­ñan­zas de mi pa­pá yo, sin la me­nor in­ten­ción de apren­der, apren­dí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.