La dio­sa os­cu­ra

Revista D - - DE TODO UN POCO - Mi­to­lo­gía cel­ta y nór­di­ca, de Ales­san­dra Bar­to­lot­ti.

Mo­rri­gan, la dio­sa cel­ta de la muer­te o la rei­na de los fan­tas­mas, no solo fue si­nó­ni­mo de des­truc­ción por­que su po­der en­ce­rra­ba la ca­pa­ci­dad de un nue­vo co­mien­zo.

Se la re­pre­sen­ta­ba con ar­ma­du­ra y ar­mas, pues fue la dei­dad que in­fun­día fuer­za a los gue­rre­ros. En las ba­ta­llas, cuan­do los sol­da­dos in­tuían que ace­cha­ba, pe­lea­ban con más vi­gor pa­ra in­ten­tar ale­jar a la muer­te.

No fue co­rres­pon­di­da por Cu­chu­lainn, de quien se enamo­ró. Es­te hu­mano la ven­ció en va­rias oca­sio­nes, en­fren­tán­do­la en al­gu­na de las di­fe­ren­tes for­mas ani­ma­les que ella adop­ta­ba.

En una oca­sión lo ha­lló ago­ni­zan­do, ata­do a un ár­bol. Mo­rri­gan, con­ver­ti­da en cuer­vo, lo li­be­ró y lo lle­vó a su la­do pa­ra siem­pre.

Hi­ja de la dio­sa ma­dre Ern­mas, jun­to con sus her­ma­nas, Ma­cha y Badb, for­ma­ron una tria­da.

El nú­me­ro tres en la mi­to­lo­gía cel­ta es sím­bo­lo de la to­ta­li­dad y de la eter­ni­dad.

Al igual que el dios Dagh­da, per­te­ne­ce a los Tuat­ha Dé Da­nann y se le nom­bra­ba co­mo “la gran rei­na”.

Mo­rri­gu, Mo­rri­gan, Mo­ri­gan, Ca­rri­gan, Ca­rrie, Mo­rrig­han o Mor­ga­na, fue­ron otros nom­bres que re­ci­bió.

Fo­to: Ma­da­me Bess

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.