SAFARIS EN ZAMBIA

El país afri­cano ofre­ce a sus vi­si­tan­tes guías per­so­na­li­za­das.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Por Si­mo­ne A. Ma­yer

En­tre los paí­ses afri­ca­nos, Zambia no tie­ne los par­ques na­tu­ra­les más gran­des o con mu­chos ani­ma­les, ni las ciu­da­des más ani­ma­das o gran­des atrac­cio­nes cul­tu­ra­les. Sin em­bar­go, eso es jus­ta­men­te su en­can­to: tie­ne to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de Áfri­ca y ofre­ce ex­pe­rien­cias sin atraer a las gran­des ma­sas de tu­ris­tas.

La aven­tu­ra co­mien­za cuan­do el hi­po­pó­ta­mo se aso­ma a la ven­ta­na y se ti­ra una ven­to­si­dad es­truen­do­sa. Es de no­che y no hay ilu­mi­na­ción. Lue­go, oí­mos de nue­vo un cru­ji­do, el ani­mal se ale­ja si­len­cio­sa­men­te y se de­ja caer en el río Zam­be­ze, cer­ca del Ro­yal Zam­be­zi Lod­ge. Quien via­ja por Zambia tie­ne siem­pre en­cuen­tros cer­ca­nos con bes­tias sal­va­jes.

IN­CI­PIEN­TE

El tu­ris­mo en es­te país aún es­tá en pa­ña­les. Ape­nas exis­ten ele­gan­tes alo­ja­mien­tos de cla­se me­dia. Hay so­bre to­do cam­pings y ca­ba­ñas sen­ci­llas. Y tam­bién lod­ges de lu­jo, cu­yos pre­cios arra­can des­de los US$500 por no­che, que ofre­cen to­do ti­po de con­fort pa­ra los vi­si­tan­tes más exi­gen­tes.

El Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo fi­jó co­mo ob­je­ti­vo con­ver­tir a Zambia, a más tar­dar pa­ra el 2030, en uno de los cin­co prin­ci­pa­les des­ti­nos de Áfri­ca.

Pe­ro mu­chos to­da­vía se pre­gun­tan: ¿qué se pue­de ha­cer en es­ta na­ción? Y eso que en Zambia hay 20 par­ques na­cio­na­les, que abar­can un ter­cio de la su­per­fi­cie de su te­rri­to­rio.

Tam­bién cuen­ta con las fa­mo­sas Ca­ta­ra­tas Vic­to­ria. El río Zam­be­ze, de mil 700 me­tros de an­cho, cae por un cor­te en el sue­lo a una gar­gan­ta de más de 110 me­tros de pro­fun­di­dad. To­man­do en cuen­ta la al­tu­ra y la an­chu­ra, se for­ma allí du­ran­te la épo­ca de llu­vias la cor­ti­na de agua más gran­de del mun­do. Em­pe­ro, la ma­yor par­te de las ca­ta­ra­tas es­tá si­tua­da en el ve­cino Zim­ba­bue.

EX­CLU­SI­VI­DAD

Es jus­ta­men­te la red tu­rís­ti­ca po­co desa­rro­lla­da en Zambia la que ofre­ce ven­ta­jas a los via­je­ros. Los lod­ges en los par­ques se pro­mo­cio­nan apro­ve­chan­do la au­sen­cia de ma­sas de tu­ris­tas y la ex­clu­si­vi­dad de la aven­tu­ra en la na­tu­ra­le­za. Al­gu­nos de esos al­ber­gues so­lo tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra un pu­ña­do de vi­si­tan­tes.

El tu­ris­ta de éli­te ate­rri­za en una avio­ne­ta en una pis­ta sin as­fal­tar en me­dio del par­que na­cio­nal. No hay nin­gu­na ca­sa ni ter­mi­nal. Un par de to­do­te­rre­nos es­pe­ran a los hués­pe­des. Los em­plea­dos del lod­ge ofre­cen co­mo sa­lu­do pon­che de fru­tas.

“A ve­ces tam­bién hay en el ae­ro­puer­to ni­ños bo­quia­bier­tos que nun­ca an­tes han vis­to un avión”, di­ce el pi­lo­to Se­bas­tian Matla, un ho­lan­dés que du­ran­te mu­cho tiem­po tra­ba­jó en Su­dá­fri­ca has­ta que le dio la es­pal­da, de­li­be­ra­da­men­te, al tu­ris­mo de ma­sas.

Tam­bién los safaris son más so­li­ta­rios que en un par­que co­mo Se­ren­ge­ti, en Tan­za­nia, don­de en un día se ob­ser­van has­ta 10 au­to­mó­vi­les al­re­de­dor de un par de leo­nes.

En Zambia, mu­chas ve­ces no se ve el se­gun­do au­to del gru­po has­ta la ce­na, in­clu­so en el par­que na­cio­nal Lo­wer Zam­be­zi, más con­cu­rri­do, o en el par­que South Luang­wa.

Aquí, uno pue­de dis­fru­tar ca­si en so­li­ta­rio de los en­cuen­tros con ñus, ce­bras, leo­nes, leo­par­dos y ji­ra­fas, y de los mo­ti­vos fo­to­grá­fi­cos pa­ra el re­gre­so a ca­sa.

En cam­bio, la bús­que­da de ani­ma­les tar­da más. Pa­ra los guías lo­grar en­cuen­tros con los big fi­ve —el ele­fan­te, el ri­no­ce­ron­te, el bú­fa­lo, el león y el leo­par­do— es to­do un desafío.

“So­lo en la épo­ca se­ca los ani­ma­les apa­re­cen más en gru­pos y se jun­tan en las ori­llas de los ríos”, ex­pli­ca el guía Ja­mes Chab­bu­ka, de 48 años, quien tra­ba­ja pa­ra el Mfu­we Lod­ge, y es con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res en su ofi­cio en el con­ti­nen­te afri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.