NA­VA­JA

Revista D - - EVOLUCIÓN -

Es­te ar­ti­lu­gio de hie­rro se per­fec­cio­nó du­ran­te la Edad Me­dia. Cuan­do los es­pa­ño­les lle­ga­ron a Amé­ri­ca cons­ta­ta­ron que los ame­rin­dios se qui­ta­ban los ve­llos del ros­tro uti­li­zan­do unas con­chas de mo­lus­co a mo­do de pin­za pa­ra arran­cár­se­los, uno al otro, mien­tras char­la­ban.

La na­va­ja de afei­tar de ace­ro tar­dó en apa­re­cer, pues su­ce­dió has­ta en el si­glo XVIII, en la ciu­dad in­gle­sa de Shef­field. En 1771 el cu­chi­lle­ro Juan Ja­co­bo Pe­rret es­cri­bió un cu­rio­so li­bro que ti­tu­ló Ar­te de afei­tar­se y res­ta­ñar la san­gre. In­ven­tó un apa­ra­to con for­ma pla­na que ha­cía ca­si im­po­si­ble cor­tar­se.

A fi­na­les del si­glo XIX y co­mien­zos del XX era co­mún que los hom­bres fue­sen afei­ta­dos por un bar­be­ro. Unos acu­dían al es­ta­ble­ci­mien­to y los más afor­tu­na­dos eran vi­si­ta­dos por el pro­fe­sio­nal que les efec­tua­ba el tra­ba­jo con una na­va­ja. Los más osa­dos lo ha­cían ellos mis­mos con ins­tru­men­tos mu­chas ve­ces mal afi­la­dos, lo que pro­vo­ca­ba he­ri­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.