Fren­tes de ace­ro

El me­ca­pal fue una he­rra­mien­ta de gran im­por­tan­cia pa­ra el comercio du­ran­te la épo­ca prehis­pá­ni­ca.

Revista D - - HISTORIA - Por Fran­cis­co Mau­ri­cio Mar­tí­nez

Fe­li­pe Pérez na­ció el 28 de ene­ro de 1931 (tie­ne 86 años) en una fin­ca de Coa­te­pe­que, Quet­zal­te­nan­go. Vino al mun­do seis años des­pués de que sus pa­dres mi­gra­ran de al­gu­na zo­na de Qui­ché pa­ra em­plear­se co­mo mo­zos, “más o me­nos en 1925”.

An­tes de lle­gar a la par­ce­la su pa­pá via­jó a mu­chos lu­ga­res por­que era co­mer­cian­te, aun­que en esos años no se ven­dían los pro­duc­tos sino que se in­ter­cam­bia­ban, ya que no se usa­ba di­ne­ro. En su ca­caxtle —ca­jón he­cho con re­glas de ma­de­ra—, que car­ga­ba con un me­ca­pal —cin­ta de cue­ro o fi­bra de ma­guey—, lle­va­ba, por ejem­plo, plá­ta­nos o ba­na­nos y ha­cía true­que con otros pro­duc­tos que no ha­bía don­de vi­vía.

Pa­ra es­tas tra­ve­sías uti­li­za­ba las ve­re­das de sus an­te­pa­sa­dos de la épo­ca prehis­pá­ni­ca, es de­cir, el co­ra­zón de las mon­ta­ñas, ríos y ba­rran­cos. Los sen­de­ros que más re­co­rrió fue­ron los de Ne­baj y Cha­jul, Qui­ché, así co­mo al­gu­nas co­mu­ni­da­des de Al­ta Ve­ra­paz. “Me de­cía los lu­ga­res de Co­bán, por los que pa­sa­ba, pe­ro ya no me acuer­do. Via­jó y co­no­ció to­do por allá. Eran lu­ga­res muy le­ja­nos”, co­men­ta.

El pa­dre de Fe­li­pe fue me­ca­pa­le­ro, uno de los tra­ba­jos más an­ti­guos de Me­soa­mé­ri­ca y otras re­gio­nes co­mo Los An­des y Asia. Su la­bor con­sis­tía en tras­la­dar so­bre su es­pal­da, por lar­gas dis­tan­cias, co­mes­ti­bles y pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con ar­ci­lla y mi­ne­ra­les, en­tre otros.

Pa­ra ayu­dar­se a so­por­tar el pe­so usa­ba me­ca­pal, ven­da que se co­lo­ca en la fren­te a la cual se ata un la­zo pa­ra sos­te­ner la car­ga en la es­pal­da. Es­te ar­tícu­lo pue­de ser un te­ji­do

he­cho con fi­bras de ma­guey o de cue­ro. Su lon­gi­tud va­ría en­tre 30 y 40 cm, su an­chu­ra en­tre 7 y 10 cm. Su uso se re­mon­ta a épo­cas an­ti­guas, co­mo lo re­ve­lan va­rios di­bu­jos en ce­rá­mi­cas o en có­di­ces gra­ba­dos en es­te­las.

PA­RA LA REALE­ZA

An­tes de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les, quie­nes tra­je­ron las bes­tias de car­ga y la rue­da, los az­te­cas y los ma­yas man­tu­vie­ron re­la­cio­nes co­mer­cia­les por me­dio de los ríos y la vía te­rres­tre. Era co­mún que gru­pos de me­ca­pa­le­ros tras­la­da­ran pie­zas de al­ta ca­li­dad ela­bo­ra­das con ja­de, hue­so, pe­der­nal, ma­de­ra, ar­ci­lla, plu­mas de quetzal, por los pue­blos.

Ma­rion Po­pe­noe de Hatch, en He­rra­mien­tas, ce­rá­mi­ca y te­ji­dos, en Ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les de las so­cie­da­des prehis­pá­ni­cas. His­to­ria ge­ne­ral de Gua­te­ma­la, afir­ma que aun­que mu­cha de la ce­rá­mi­ca se pro­du­jo pa­ra uso do­més­ti­co, al­gu­nas pie­zas muy fi­nas fue­ron ela­bo­ra­das pa­ra la éli­te y se ex­por­ta­ban. “Las va­si­jas de­co­ra­das de­li­ca­da­men­te y con un des­lum­bran­te pu­li­men­to, con fre­cuen­cia lle­ga­ban a cen­tros ale­ja­dos de los lu­ga­res don­de se ma­nu­fac­tu­ra­ban y eran trans­por­ta­das por los me­ca­pa­le­ros”.

Se­gún el his­to­ria­dor Re­né Johns­ton, hu­bo ru­tas de cor­ta y de lar­ga dis­tan­cia pa­ra el in­ter­cam­bio de mer­ca­de­rías y de ideas. El comercio lo­cal se efec­tua­ba den­tro de una zo­na o am­bien­te, por ejem­plo, el al­ti­plano y el de lar­ga dis­tan­cia y que se efec­tua­ba en­tre re­gio­nes que le­ja­nas co­mo las que co­nec­ta­ban al cen­tro de Mé­xi­co con lo que hoy es Cen­troa­mé­ri­ca.

GRAN­DES PE­SOS

En 1985 y 1986 la doc­to­ra Ve­ro­ni­que Ger­vais efec­tuó un es­tu­dio so­bre las de­for­ma­cio­nes cra­nea­nas en los es­que­le­tos en­con­tra­dos en Mix­co Vie­jo. Du­ran­te las jor­na­das ob­ser­vó que los obre­ros uti­li­za­ban el me­ca­pal pa­ra car­gar pie­dras que traían des­de el río, lo cual sig­ni­fi­ca dos ki­ló­me­tros con una gran pen­dien­te, y el pe­so era co­mo de dos quin­ta­les.

Es­te es­fuer­zo fí­si­co, se­gún Ger­vais, tu­vo con­se­cuen­cias en los tra­ba­ja­do­res, por lo que in­ves­ti­gó al­gu­nos ca­sos, aun­que hu­bo po­ca co­la­bo­ra­ción de los lu­ga­re­ños. De­ter­mi­nó que ha­bía “apla­na­mien­to fron­tal, age­ne­sia de los se­nos fron­ta­les, hi­po­pla­sia del ar­co pos­te­rior del atlas, dis­mi­nu­ción de al­tu­ra de unos cuer­pos ver­te­bra­les y cur­va anor­mal de la co­lum­na cer­vi­cal”.

De acuer­do con la cien­tí­fi­ca, el em­pleo del me­ca­pal si­gue vi­gen­te y lo usan a dia­rio pa­ra trans­por­tar le­ña y cos­ta­les de maíz, en­tre otros. Tam­bién ex­pli­ca que los car­ga­do­res que es­tán en los mer­ca­dos “usan el me­ca­pal de cue­ro, mien­tras que las mu­je­res y los ni­ños el de ma­guey”.

Pa­ra Fe­li­pe avan­zar gran­des dis­tan­cias en­tre las mon­ta­ñas con una car­ga a cues­tas no es cues­tión del otro mun­do. “Pla­ti­qué con un cartero de Coa­te­pe­que que fa­lle­ció en 1986. Iba a Xe­la a pie a traer la co­rres­pon­den­cia dos ve­ces a la se­ma­na y pa­ra acor­tar la dis­tan­cia bus­ca­ba los cor­tes de las mon­ta­ñas. Aho­ra cree­mos que dos ki­ló­me­tros es le­jos”, con­clu­ye.

Fo­to: Hemeroteca PL

Fo­to: cor­te­sía Re­né Johns­ton Fo­to: cor­te­sía Re­né Johns­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.