LA CIU­DAD DE LOS CA­NA­LES

El Tin­tal tu­vo un gran fo­so que res­guar­dó la zo­na don­de vi­vió la éli­te.

Revista D - - FONDO - Por José Luis Es­co­bar In­fo­gra­fía Kevin Ra­mí­rez

Uno de los si­tios mo­nu­men­ta­les de la Cuen­ca de El Mi­ra­dor es El Tin­tal de­bi­do a su ar­qui­tec­tu­ra y a los ves­ti­gios de la al­te­ra­ción del pai­sa­je que sus ha­bi­tan­tes lo­gra­ron en el Pre­clá­si­co al do­mi­nar la in­ge­nie­ría hi­dráu­li­ca al ex­ca­var fo­sos y cons­truir ca­na­les, re­ser­vo­rios y un sis­te­ma de dre­na­je que dis­tri­buían las llu­vias a los ba­jos o agua­das, es de­cir, ban­cos de agua ca­rac­te­rís­ti­cos de las zo­nas pan­ta­no­sas. Al­gu­nos de ellos, en in­vierno, aún pro­veen del lí­qui­do a los ar­queó­lo­gos que en la ac­tua­li­dad in­ves­ti­gan la zo­na. La ur­be po­see edi­fi­cios de más de 50 me­tros al­tu­ra, cal­za­das in­ter­nas y una ru­ta de 20 km que la une con El Mi­ra­dor, la cual es par­te de una red más com­ple­ja que co­mu­ni­ca­ba a las pri­mor­dia­les ciu­da­des. Tu­vo, ade­más de la prin­ci­pal, ru­tas cor­tas en­tre si­tios se­cun­da­rios.

Lo­ca­li­za­da en el norte de Pe­tén, El Tin­tal al­can­zó su apo­geo en el Pre­clá­si­co tar­dío. Que­da a 25 ki­ló­me­tros al no­roes­te de la al­dea Car­me­li­ta, la úl­ti­ma pa­ra­da en el re­co­rri­do que se ha­ce a pie has­ta El Mi­ra­dor. El sen­de­ro que se si­gue hoy es el mis­mo del pa­sa­do, la di­fe­ren­cia es que ha­ce ca­si dos mi­le­nios y me­dio en lu­gar de sel­va ha­bía un ca­mino de 20 km re­cu­bier­to de es­tu­co que se ele­va­ba has­ta cin­co me­tros so­bre la to­po­gra­fía, y va­ria­ba en su an­cho de 10 a 40 me­tros.

Su apo­geo fue del 250 a. C. al 200, lue­go tu­vo una se­gun­da ocu­pa­ción del 600 al 900, du­ran­te el Clá­si­co tar­dío. El Tin­tal, al igual que Nak­bé, fue uno de los asen­ta­mien­tos más tem­pra­nos en el área, en la que hay in­di­cios de ocu­pa­ción des­de el 800 a. C. lo cual quie­re de­cir que la sociedad de esa épo­ca, ca­si unos mil años a. C. ya es­ta­ba con­so­li­da­da co­mo una ci­vi­li­za­ción.

Co­mo re­fe­ren­cia, en la His­to­ria uni­ver­sal pa­ra el mis­mo tiem­po, Ro­ma ape­nas ha­bía si­do fun­da­da y no lle­gó a ser el eje de su im­pe­rio has­ta el año 27. Pa­ra en­ton­ces, una in­ten­sa ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca se ges­ta­ba en las tie­rras ba­jas, con El Mi­ra­dor co­mo epi­cen­tro del Pre­clá­si­co ma­ya a tra­vés de ex­ten­sos sen­de­ros blan­cos, lla­ma­dos sac­bé de­bi­do a su co­lor, que atra­ve­sa­ban pan­ta­nos y con­du­cían a ciu­da­des co­ro­na­das por pi­rá­mi­des de 30 a 50 me­tros de al­tu­ra, o in­clu­so de 75, co­mo es el ca­so de La Dan­ta, en El Mi­ra­dor.

SACBÉS

Los sen­de­ros se cons­truían por ca­pas, em­plean­do di­ver­sos ma­te­ria­les, la úl­ti­ma era de es­tu­co y te­nía un gro­sor de 10 a 15 cen­tí­me­tros. Al ero­sio­nar­se, de­bi­do a la car­ga hí­dri­ca, le­van­ta­ban otra, se­llan­do la an­te­rior, es­to fue co­mún en los ba­jos, so­bre los cua­les los ca­mi­nos eran más an­chos, has­ta 40 me­tros, pre­ci­sa­men­te pa­ra con­tro­lar las inun­da­cio­nes. En las zo­nas al­tas y se­cas, los ca­mi­nos eran más an­gos­tos.

Las cal­za­das, coin­ci­den los ex­per­tos, fue­ron más ex­tra­or­di­na­rias que las pi­rá­mi­des de­bi­do a que atra­ve­sa­ban las agua­das, ele­ván­do­se dos o cin­co me­tros so­bre el agua, y por su fun­ción pa­ra cap­tar­la.

Los sacbés se cons­truían co­lo­can­do en los bor­des mu­ros pa­ra­le­los, el es­pa­cio era re­lle­na­do con ro­cas, ce­rá­mi­ca, lo­do y pie­drín. Al al­can­zar un me­tro de al­tu­ra se co­lo­ca­ba una ca­pa de es­tu­co, se re­pe­tía el pro­ce­so has­ta ob­te­ner el ni­vel desea­do. La úl­ti­ma era so­lo de cal.

El Tin­tal fue un alia­do de El Mi­ra­dor, un pun­to cla­ve pa­ra ad­mi­nis­trar la zo­na, re­dis­tri­buir pro­duc­tos, con­tro­lar el flu­jo de per­so­nas y la ac­ti­vi­dad co­mer­cial que se ges­ta­ba en el 200 a. C. Co­mo re­fe­ren­cia, el tem­plo El Gran Ja­guar de Ti­kal fue cons­trui­do en el 600 de nues­tra era, unos ocho si­glos des­pués del apo­geo de la Cuen­ca de El Mi­ra­dor du­ran­te el Pre­clá­si­co, por eso, se di­ce que el ori­gen de la ci­vi­li­za­ción ma­ya es­tá en es­ta zo­na.

RO­DEA­DA DE AGUA

En su ce­nit, has­ta 400 mil per­so­nas ha­bi­ta­ron El Tin­tal, que fue cons­trui­da so­bre una ele­va­ción na­tu­ral de sue­lo cárs­ti­co en un área de 17 km cua­dra­dos; fue el asen­ta­mien­to de ma­yor di­men­sión en el sur de la Cuen­ca. Del si­tio se pre­ser­va un área de 9 km cua­dra­dos, que pu­do al­ber­gar has­ta 80 mil ha­bi­tan­tes, en es­ta par­te han si­do iden­ti­fi­ca­das unas 900 es­truc­tu­ras.

Ade­más de co­nec­tar ciu­da­des, sus cal­za­das ca­na­li­za­ban la llu­via ha­cia las agua­das, que fue­ron los re­cur­sos hí­dri­cos de una re­gión que ca­re­ció de ríos y la­gos. Los ha­bi­tan­tes hi­cie­ron un enor­me es­fuer­zo pa­ra dis­po­ner de los ba­jos y lo lo­gra­ron mo­di­fi­can­do el pai­sa­je. Las zan­jas que ca­va­ron tam­bién te­nían re­ves­ti­mien­to de es­tu­co.

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca del si­tio es el fo­so que ro­dea la zo­na que ocu­pó la éli­te, cu­yos edi­fi­cios fue­ron cons­trui­dos so­bre una pe­que­ña ele­va­ción na­tu­ral y es­ta­ban des­ti­na­dos a fun­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y po­lí­ti­cas. A es­ta par­te, con­si­de­ra­da el cen­tro cí­vi­co, se le co­no­ce co­mo Mano de León, de la cual so­bre­sa­len dos acró­po­lis; en una hay una pi­rá­mi­de nom­bra­da El Pa­vo, de 44 me­tros de al­tu­ra y una ba­se de 105 por 78 me­tros, pre­sen­ta el pa­trón de una pla­ta­for­ma con tres cum­bres, co­no­ci­do co­mo es­ti­lo triá­di­co. Hay un jue­go de pe­lo­ta, lo que de­no­ta su im­por­tan­cia pues po­cos lu­ga­res lo tu­vie­ron ya que era sím­bo­lo de po­der po­lí­ti­co no­ta­ble.

El lar­go del ca­nal fue de 2.2 km, su pro­fun­di­dad va­ria­ba has­ta los ocho me­tros y tu­vo has­ta 15 de an­cho. Los ar­queó­lo­gos sos­tie­nen que su prin­ci­pal uti­li­dad fue de de­fen­sa. Otros usos apun­tan a la de­mar­ca­ción de un lí­mi­te so­cial y po­lí­ti­co, así co­mo pa­ra el su­mi­nis­tro de agua.

Los ca­sos de si­tios ma­yas cer­ca­dos son po­cos, otro que el Pro­yec­to Cuen­ca Mi­ra­dor ha in­ves­ti­ga­do es Xul­nal, su ca­nal po­dría ser más an­ti­guo. En Cam­pe­che, Mé­xi­co, se co­no­ce Be­cán, otra ciu­dad pre­clá­si­ca que fue ex­ca­va­da en las dé­ca­das de 1960 y 1970.

El se­gun­do de los tres pun­tos que so­bre­sa­len es He­ne­quén, en el ex­tre­mo norte, del cual par­tía el sac­bé ha­cia El

Mi­ra­dor. El tra­mo en­tre es­te lu­gar y Mano de León con­tó tam­bién con una cal­za­da de apro­xi­ma­da­men­te un ki­ló­me­tro; era me­nos an­cha, al­go usual pa­ra las ru­tas in­ter­nas, pues a me­di­da que se apro­xi­ma­ban a un cen­tro ur­bano se re­du­cían pa­ra con­tro­lar el flu­jo. La tec­no­lo­gía de ra­dar, em­plea­da en el 2014, ubi­có dos ca­mi­nos más, uno ha­cia un su­bur­bio del es­te, y otro que pu­do con­du­cir ha­cia el si­tio El Pes­que­ro. Diez años atrás, la ex­plo­ra­ción y ma­peo se hi­zo usan­do brú­ju­la, por lo que no se pu­do de­tec­tar la ple­ni­tud de las cal­za­das.

El ter­cer si­tio que des­ta­ca que­da en el es­te, se tra­ta de un com­ple­jo re­li­gio­so co­no­ci­do co­mo La Is­la, que cuen­ta con una pi­rá­mi­de de 50 me­tros de al­tu­ra lla­ma­da Cat­zín.

El ra­dar dio con otra cal­za­da in­ter­na, de ca­si un ki­ló­me­tro, que atra­vie­sa un ba­jo y lle­va al com­ple­jo El Ju­le­que, ubi­ca­do en el oes­te. Las es­truc­tu­ras más al­tas de El Tin­tal tie­nen en­tre 30 y 50 me­tros de al­to, otras va­rían de 10 a 15 y la ma­yo­ría es­tá en el ran­go de 5 a 10.

Fo­to: Pro­yec­to Cuen­ca Mi­ra­dor

La lí­nea ro­ja re­sal­ta una par­te del ca­nal de 2.2 km que ro­deó el nú­cleo de la ur­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.