Dos de tres y un gran can­cio­ne­ro

Revista D - - FARÁNDULA - Tex­to y fo­to Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to

En un re­co­no­ci­do res­tau­ran­te y bar de es­ti­lo es­pa­ñol, en el Pa­sa­je Ru­bio (Pa­seo de la Sex­ta y 9 ca­lle de la zo­na 1 ca­pi­ta­li­na), se en­cuen­tra un gen­tío que com­par­te con otros una enor­me can­ti­dad de sen­ti­mien­tos que van de la ale­gría a la tris­te­za, de la frus­tra­ción al éxi­to, y de la in­ten­si­dad del pre­sen­te a la nos­tal­gia.

En eso se abren las dos enor­mes puer­tas de ma­de­ra que es­tán en la en­tra­da. Al­gu­nos clien­tes cu­rio­sos vuel­ven la mi­ra­da. Los de­más ni se in­mu­tan y con­ti­núan con sus con­ver­sa­cio­nes.

Es en­ton­ces que in­gre­san dos se­ño­res, im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­dos con tra­jes gri­ses de to­nos os­cu­ros. Uno va acom­pa­ña­do de una gui­ta­rra clá­si­ca. El otro con su re­quin­to, un ins­tru­men­to si­mi­lar al an­te­rior, so­lo que de cua­tro cuer­das y un po­co más pe­que­ño.

“Bue­nas tar­des, ¿desea una can­ción?”, van pre­gun­tan­do de me­sa en me­sa. “No, mu­chas gra­cias”, res­pon­den cier­tas per­so­nas. Los mú­si­cos si­guen con una son­ri­sa.

Al fon­do, al­guien se ani­ma. “¡Ven­ga!”, gri­ta, le­van­tan­do la mano. “Cán­te­nos la de Amor eterno”.

Álvaro Leo­nel Flo­res —el de la gui­ta­rra— y Arnoldo García de León —el re­quin­tis­ta— se ha­cen un li­ge­ro mo­vi­mien­to de ca­be­za que les sir­ve pa­ra coor­di­nar­se pa­ra can­tar. “Tú eres la tris­te­za de mis ojos / que llo­ran en si­len­cio por tu amor. / Me mi­ro en el es­pe­jo y veo en mi ros­tro / el tiem­po que he su­fri­do por tu adiós”.

Flo­res y García de León son par­te del trío Los 3 Reales. El otro in­te­gran­te se lla­ma Sa­muel Cruz, quien el día de es­ta en­tre­vis­ta no es­tu­vo por cum­plir un com­pro­mi­so con su igle­sia. Así que al me­nos hu­bo mú­si­ca con dos de tres. “Nos po­ne­mos a la or­den con me­lo­días de ayer, hoy y siem­pre”, se lee en su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción. Con ello se re­fie­ren a que in­ter­pre­tan bo­le­ros y clá­si­ca ro­mán­ti­ca. Si los clien­tes pi­den ran­che­ras, tam­bién. “La ver­sa­ti­li­dad es la cla­ve pa­ra que un trío mu­si­cal sea exi­to­so”, di­ce Flo­res.

Es­tos ar­tis­tas lle­van jun­tos al­re­de­dor de un año.

García de León, de 68 años, es re­tal­te­co y afir­ma ha­ber­se en­tre­ga­do a la mú­si­ca des­de que era jo­ven. De he­cho, par­ti­ci­pó en un re­nom­bra­do pro­gra­ma que se trans­mi­tía en la te­le­vi­sión lo­cal a fi­na­les de la dé­ca­da de 1970 y prin­ci­pios de la si­guien­te. “Mi re­per­to­rio es de unas 500 can­cio­nes”, cal­cu­la.

Flo­res na­ció ha­ce 44 años en Aca­te­nan­go, Chi­mal­te­nan­go. De me­mo­ria se sa­be otro sin­nú­me­ro de pie­zas. “Qui­zás 300”, co­men­ta. “A los 12 su­pe que me de­di­ca­ría a la mú­si­ca”, aña­de. Su ex­pe­rien­cia abar­ca más de dos dé­ca­das en la ma­rim­ba or­ques­ta Mur­mu­llos de Amé­ri­ca. “Me re­ti­ré por­que me afec­ta­ba el des­ve­lo”, na­rra.

El ter­cer ar­tis­ta, Cruz, es ori­gi­na­rio de El Sal­va­dor, pe­ro sus co­le­gas afir­man que es tan gua­te­mal­te­co co­mo el kak-ik. Su ins­tru­men­to tam­bién es la gui­ta­rra.

“Cómo qui­sie­ra, ¡ah!, que tú vi­vie­ras / que tus oji­tos ja­más se hu­bie­ran / ce­rra­do nun­ca y es­tar mi­rán­do­los. / Amor eterno e inol­vi­da­ble / tar­de o tem­prano es­ta­ré con­ti­go / pa­ra se­guir amán­do­nos”, pro­si­guen los can­tan­tes, mien­tras que los dos ami­gos que es­tán en la me­sa brin­dan y be­ben con lá­gri­mas en los ojos, re­cor­dan­do a un amor per­di­do.

Al ter­mi­nar la can­ción, una llu­via de aplau­sos.

La ta­ri­fa es de Q30 por can­ción. Por Q100 se ofre­ce una se­gui­di­lla de cua­tro me­lo­días, más una de cor­te­sía. “Tal vez a la gen­te de an­tes le gus­ta­ba más es­tos gé­ne­ros, pe­ro to­da­vía hay mu­chos que los apre­cian”, ex­pre­sa Flo­res.

En otra me­sa hay unos clien­tes nos­tál­gi­cos pe­ro un po­co más ale­gres. “A ver, ¿se sa­ben la de Sin ti, de Los Pan­chos?, pre­gun­tan. “¡Ah, cla­ro!”, se ade­lan­ta García a con­tes­tar. “Sin ti / no po­dré vi­vir ja­más. / Y pen­sar que nun­ca más / es­ta­rás jun­to a mí”.

Ha­bien­do subido un po­co el tono, un jo­ven de unos 25 años pi­de El rey ,de Vi­cen­te Fernández. “Yo sé bien / que es­toy afue­ra / pe­ro el día que yo mue­ra / sé que ten­drás que llo­rar”. Con gol­pes de pu­ño so­bre la me­sa, los clien­tes acom­pa­ñan: “Llo­rar y llo­rar / llo­rar y llo­rar”. Más ade­lan­te, con más vi­gor, se es­cu­cha: “No ten­go trono ni rei­na / ni na­die que me com­pren­da / pe­ro si­go sien­do el rey”.

El Por­tal, ese bar de es­ti­lo es­pa­ñol en don­de se desa­rro­lla es­ta his­to­ria, cuen­ta con la pre­sen­cia de es­te trío de lu­nes a sá­ba­do en dis­tin­tos ho­ra­rios por la tar­de. Tam­bién se le en­cuen­tra en el res­tau­ran­te El Che Cha, en el Ca­lle­jón de Tas­so (6a. ave­ni­da “A”, en­tre 10 y 11 ca­lles, zo­na 1 de la ca­pi­tal). Los do­min­gos es­tá en el res­tau­ran­te Ha­cien­da Real de Tec­pán, Chi­mal­te­nan­go.

Con es­te ti­po de agru­pa­cio­nes, los clien­tes pue­den pa­sar en­tre­te­ni­dos un buen ra­to con mú­si­ca de an­ta­ño, brin­dan­do, rien­do y a ve­ces has­ta llo­ran­do.

Ca­mi­nan de me­sa en me­sa por los ba­res del Cen­tro His­tó­ri­co ca­pi­ta­lino pa­ra de­lei­tar a sus clien­tes con me­lo­días del re­cuer­do. “La mú­si­ca es un don que Dios nos ha da­do”. Arnoldo García de León, re­quin­tis­ta. “A ve­ces nos ha­cen ma­los ges­tos, pe­ro no­so­tros siem­pre nos mos­tra­mos son­rien­tes y ama­bles”. Álvaro Leo­nel Flo­res, gui­ta­rris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.