GRAN­DIO­SA NAKBÉ

Es el asen­ta­mien­to de la Cuen­ca El Mi­ra­dor más an­ti­guo de la ci­vi­li­za­ción ma­ya.

Revista D - - PORTADA - Por Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to

Enor­mes edi­fi­cios, re­fi­na­dos mas­ca­ro­nes, ex­ten­sas cal­za­das y ex­cel­sa ce­rá­mi­ca. Es­to es lo que hay en Nakbé, una an­ti­gua ciu­dad que al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res de­fi­nen co­mo la ver­da­de­ra cu­na de la ci­vi­li­za­ción ma­ya. “Es­ta es la jo­ya de la Cuen­ca El Mi­ra­dor; es el lu­gar más re­fi­na­do del área”, re­fie­re el ar­queó­lo­go Gus­ta­vo Martínez.

El si­tio, cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca “cer­ca del ca­mino” o “ca­mino blan­co”, tu­vo sus pri­me­ros ha­bi­tan­tes en el 2000 a. C., se­gún da­tos re­ca­ba­dos me­dian­te téc­ni­cas cien­tí­fi­cas. Al­re­de­dor del 1000 a. C. —año que mar­ca el co­mien­zo del Pre­clá­si­co me­dio— ya ha­bía una al­dea. “De ese pe­rio­do se han en­con­tra­do edi­fi­cios con al me­nos 18 m de al­to, que pa­ra en­ton­ces era de­ma­sia­do”, ex­pli­ca el ar­queó­lo­go Éd­gar Su­yuc.

Su apo­geo fue en el Pre­clá­si­co tar­dío (350 a. C.-250 d. C.). “En ese pe­rio­do ha­bi­ta­ron la zo­na unas cien mil per­so­nas”, cal­cu­la Martínez. “Nakbé fue un cen­tro rec­tor, por­que el po­der es­ta­ba en El Mi­ra­dor”, agre­ga Su­yuc.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes em­pe­za­ron en 1989, pe­ro se de­tu­vie­ron en la úl­ti­ma dé­ca­da. No obs­tan­te, es­te año se han re­to­ma­do los es­tu­dios.

CON­JUN­TOS PIRAMIDALES

El epi­cen­tro de Nakbé tie­ne dos sec­cio­nes, el Oc­ci­den­tal y el Orien­tal, que es­tán uni­dos por me­dio de la cal­za­da Kan. Es­tos gru­pos no es­tán amu­ra­lla­dos y tie­nen una se­rie de pla­zas y pla­ta­for­mas dis­pues­tas so­bre am­plios ba­sa­men­tos. “Has­ta aho­ra he­mos iden­ti­fi­ca­do al­re­de­dor de 150 edi­fi­cios”, di­ce Su­yuc.

La pla­ta­for­ma prin­ci­pal en el oes­te tie­ne al me­nos 13 cons­truc­cio­nes ma­yo­res. La más gran­de es la lla­ma­da Es­truc­tu­ra 1, de di­se­ño triá­di­co y con 48 m de al­tu­ra. Da­ta de prin­ci­pios del Pre­clá­si­co tar­dío (ca. 300-200 a. C.).

Ade­más de su ta­ma­ño, sor­pren­den los enor­mes mas­ca­ro­nes de pie­dra ta­lla­da, cons­trui­dos en los ex­tre­mos de la es­ca­li­na­ta de una de sus fa­cha­das. Es­tos fue­ron re­ves­ti­dos de fino es­tu­co en co­lo­res cre­ma, ro­jo y ne­gro.

Hay uno en par­ti­cu­lar que lla­ma la aten­ción, el cual mi­de 11 m de an­cho por 5 m de al­to; tie­ne la ima­gen de la dei­dad Pá­ja­ro prin­ci­pal o Ave mí­ti­ca, que en el Po­pol Vuh se men­cio­na con el nom­bre de Vu­cub Ca­quix. Es­te per­so­na­je es­tá pre­sen­te en la ar­qui­tec­tu­ra, ce­rá­mi­ca y es­cul­tu­ra de va­rios si­tios tem­pra­nos.

El Grupo Có­di­ce es­tá en el ca­mino en­tre Nakbé y El Mi­ra­dor. Es una ciu­dad pe­que­ña, con una pi­rá­mi­de, pe­ro su im­por­tan­cia es enor­me, ya que ahí se des­cu­brie­ron cien­tos de frag­men­tos de ce­rá­mi­ca ti­po Có­di­ce, ca­rac­te­ri­za­da por es­tar pin­ta­da de ro­jo, ne­gro y fondo blan­co. La téc­ni­ca ar­tís­ti­ca que em­plea­ron, ade­más, es con­si­de­ra­da co­mo la me­jor de Me­soa­mé­ri­ca. “El si­tio era re­si­den­cial y se cree que hu­bo bas­tan­tes ar­te­sa­nos”, ex­po­ne Martínez.

En el es­te des­ta­ca una can­cha pa­ra el jue­go de pe­lo­ta, que es la más an­ti­gua des­cu­bier­ta has­ta aho­ra en el mun­do ma­ya —da­ta del 600 a. C.—.

Cer­ca es­tán los gru­pos 47 y 51, que son com­ple­jos de con­me­mo­ra­ción as­tro­nó­mi­ca. En­fren­te se en­con­tró una es­te­la del Pre­clá­si­co tem­prano que es­ta­ba des­trui­da. El ar­queó­lo­go Ri­chard Han­sen —di­rec­tor del Pro­yec­to Cuen­ca Mi­ra­dor— y su equi­po la re­cu­pe­ra­ron y vie­ron que te­nía una per­so­na de la éli­te y, arri­ba de ella, a un dios. “La es­ce­na que­ría dar a en­ten­der que los dio­ses apo­ya­ban a los re­yes”, co­men­ta Martínez. “Fue­ron los ma­yas del Pre­clá­si­co

tar­dío los que la de­rri­ba­ron, tra­tan­do de aca­bar con ese re­cuer­do mi­to­ló­gi­co y crear un nue­vo or­den”, aña­de. La sec­ción del es­te la cie­rra el Grupo 59, don­de hay una im­po­nen­te acró­po­lis triá­di­ca.

UNA BOM­BA AR­QUEO­LÓ­GI­CA

En el epi­cen­tro de Nakbé los ar­queó­lo­gos ha­lla­ron un cam­po de cul­ti­vo aso­cia­do a un grupo re­si­den­cial. Pa­ra Martínez, ese des­cu­bri­mien­to es im­por­tan­te —un “bom­ba­zo ar­queo­ló­gi­co”, se­gún sus pa­la­bras— ya que en­con­tra­ron abono. “De esa for­ma su­pi­mos que la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción ma­ya sa­bía có­mo res­tau­rar la tie­rra, que la po­día tra­ba­jar, que te­nían co­no­ci­mien­tos de que cier­tos ma­te­ria­les ser­vían de abono. Es­to tam­bién se ha des­cu­bier­to en Pa­púa Nue­va Gui­nea, In­do­ne­sia y Tai­lan­dia”, co­men­ta. “En esa épo­ca, es­tá­ba­mos en un ni­vel de so­fis­ti­ca­ción de los más al­tos del pla­ne­ta; in­clu­so, los ma­yas pu­die­ron ha­ber si­do los pri­me­ros se­res hu­ma­nos en apli­car el abono tal co­mo lo co­no­ce­mos en la ac­tua­li­dad”, in­di­ca.

LA CU­NA MA­YA

Su­yuc y Martínez coin­ci­den al de­cir que en Nakbé se ori­gi­nó la ci­vi­li­za­ción ma­ya y que, al­re­de­dor del 1200 a. C., es­tu­vo em­pa­ren­ta­da con los ol­me­cas. “El Mi­ra­dor es una ré­pli­ca de es­te si­tio”, di­ce Martínez, ci­tan­do a Han­sen. “Con­si­de­ra­mos que es­ta es la plan­ti­lla, lo cual se trans­mu­tó a El Mi­ra­dor, pe­ro a ni­ve­les gi­gan­tes­cos”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.