PA­RA UN SUE­ÑO RE­PA­RA­DOR

En la her­bo­la­ria es­tá el re­me­dio pa­ra no pa­sar una no­che más en ve­la.

Revista D - - PORTADA - Por Redacción Re­vis­ta D

¿

Quién no ha es­ta­do más de una vez ten­di­do so­bre su ca­ma, ya en­tra­da la ma­dru­ga­da, con los ojos abier­tos ago­bia­do por el in­som­nio, im­plo­ran­do que lle­gue Mor­feo, pe­ro es­te no se aso­ma? Muy po­cos se han es­ca­pa­do a es­ta pe­sa­di­lla, co­mún en es­tos tiem­pos, cau­sa­da por el es­trés del tra­ba­jo, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, los es­tu­dios, la fa­mi­lia y los ma­los há­bi­tos.

Es­te in­con­ve­nien­te es un des­ajus­te que azo­ta a un gran sec­tor de los ha­bi­tan­tes. De acuer­do con la Aso­cia­ción Mun­dial de Me­di­ci­na del Sue­ño (WASM, por sus si­glas en in­glés), “los pro­ble­mas de sue­ño cons­ti­tu­yen una epi­de­mia glo­bal que ame­na­za la sa­lud y la ca­li­dad de vi­da de más del 45 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial”.

Dor­mir bien, en­tre 7 y 9 ho­ras, es fun­da­men­tal, pues se lo­gra un me­jor ren­di­mien­to la­bo­ral. Des­pués de una no­che de in­som­nio lo más pro­ba­ble sea que la per­so­na se sien­ta fa­ti­ga­da, an­sio­sa, de­pre­si­va, som­no­lien­ta, de mal hu­mor y con fal­ta de con­cen­tra­ción. “To­do es­to in­ci­de en la pro­duc­ción, cual­quie­ra que sea el ám­bi­to la­bo­ral”, ex­pli­ca el mé­di­co es­pa­ñol Al­ber­to Sa­cris­tán.

NO ALAR­MAR­SE

Una, dos o tres no­ches de vi­gi­lia no de­be ser mo­ti­vo pa­ra alar­mar­se “pe­ro si se pro­lon­ga más de una se­ma­na es con­ve­nien­te con­sul­tar al mé­di­co”, re­sal­ta el pro­fe­sio­nal.

Cuan­do el tras­torno du­ra esa can­ti­dad de días se le co­no­ce co­mo in­som­nio tran­si­to­rio y si lle­ga has­ta tres se­ma­nas, de cor­to pla­zo. “Am­bos es­tán re­la­cio­na­dos con un fac­tor de es­trés agu­do, co­mo di­le­mas la­bo­ra­les, emo­cio­na­les, cam­bios de turno de tra­ba­jo o via­jes trans­o­ceá­ni­cos, en­tre otros”, ex­pli­ca Sa­cris­tán.

La al­te­ra­ción que de­be preo­cu­par es la de lar­go pla­zo o cró­ni­ca, es de­cir, la que du­ra más de tres se­ma­nas. Es­ta si­tua­ción exi­ge un es­tu­dio de los po­si­bles fac­to­res etio­ló­gi­cos, en­tre los que se po­drían en­con­trar: cau­sas de ori­gen psi­quiá­tri­co co­mo de­pre­sión, an­sie­dad, cri­sis psi­có­ti­cas y anore­xia; orí­ge­nes to­xi­co­ló­gi­cos —con­su­mo de al­cohol y ta­ba­co— y es­ti­mu­lan­tes del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral —ca­feí­na y an­fe­ta­mi­nas—.

DE­PEN­DE DE LA HO­RA

El in­som­nio que más se co­no­ce es el ini­cial o de pri­me­ra ho­ra, que con­sis­te en la di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar el sue­ño al na­da más acos­tar­se y que a me­nu­do se de­be a un es­ta­do de hi­per­vi­gi­lia o a una an­sie­dad li­ga­da a cau­sas exó­ge­nas.

El se­gun­do es el me­dio o sue­ño in­te­rrum­pi­do, el cual se ca­rac­te­ri­za por des­per­tar fre­cuen­te­men­te du­ran­te la no­che y se tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra con­ti­nuar el pro­ce­so. Pue­de re­la­cio­nar­se con una an­sie­dad agu­da o con un es­ta­do de­pre­si­vo ca­mu­fla­do.

Tam­bién es­tá el ter­mi­nal o de se­gun­da ho­ra. La per­so­na que pa­de­ce es­ta al­te­ra­ción se des­pier­ta de­ma­sia­do pron­to por la ma­ña­na, sin po­si­bi­li­dad de con­ci­liar de nue­vo. Sue­le es­tar li­ga­do a me­nu­do a la in­ges­tión ex­ce­si­va de som­ní­fe­ros.

¿QUÉ HA­CER?

Cuan­do se su­fren es­tas al­te­ra­cio­nes una de las pri­me­ras al­ter­na­ti­vas es acu­dir al mé­di­co pa­ra que re­ce­te hip­nó­ti­cos o an­sio­lí­ti­cos, sin em­bar­go, al­gu­nos ex­per­tos, co­mo la doc­to­ra en Quí­mi­ca y Far­ma­co­lo­gía Ama­ri­lis Sa­ra­via, opi­na que an­tes se de­be re­cu­rrir a las plan­tas tran­qui­li­zan­tes.

“Es­tas son ca­pa­ces de in­du­cir el sue­ño na­tu­ral y re­pa­ra­dor, sin pro­vo­car som­no­len­cia a la ma­ña­na si­guien­te y sin ries­go de crear de­pen­den­cia. Ade­más, es im­por­tan­te adop­tar una se­rie de há­bi­tos que per­mi­tan lle­var una vi­da sa­na”, ex­pli­ca la ex­per­ta, quien du­ran­te 30 años se de­di­có a ex­pe­ri­men­tar con plan­tas en la Uni­ver­si­dad de San Carlos.

Acla­ra que si an­tes de in­ge­rir plan­tas se tie­ne la cos­tum­bre de to­mar pas­ti­llas pa­ra dor­mir, es po­si­ble que las hier­bas no fun­cio­nen in­me­dia­ta­men­te, por­que se ha desa­rro­lla­do una de­pen­den­cia a los com­po­nen­tes quí­mi­cos de las gra­geas y ha­brá un pe­río­do de abs­ti­nen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.