El be­bé se lla­ma co­mo yo

El bom­be­ro Wi­lliam Gon­zá­lez aten­dió un par­to en la zo­na 21, y el ni­ño fue bau­ti­za­do con su nom­bre.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Por Fran­cis­co Mau­ri­cio Martínez Wi­lliam Bal­do­me­ro Gon­zá­lez, bom­be­ro vo­lun­ta­rio

Eran las 11 de la ma­ña­na, de un mes que no re­cuer­do, del año 1992, cuan­do una se­ño­ra in­gre­só a la es­ta­ción de los Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios de la co­lo­nia Be­llos Ho­ri­zon­tes, zo­na 21. Ca­mi­na­ba con di­fi­cul­tad y con una mano se sos­te­nía el es­tó­ma­go. Aban­do­né la ca­bi­na de ra­dio y co­rrí ha­cia ella pa­ra sa­ber qué su­ce­día.

No ne­ce­si­té mu­cho tiem­po pa­ra dar­me cuen­ta de que es­ta­ba a pun­to de dar a luz. Me pu­se ner­vio­so por­que es­ta­ba so­lo, ya que mis com­pa­ñe­ros se ha­bían mar­cha­do ha­cia Bo­ca del Mon­te, Vi­lla Ca­na­les, pa­ra aten­der una emer­gen­cia, y se ha­bían lle­va­do la úni­ca am­bu­lan­cia que te­nía­mos asig­na­da. Se me ocu­rrió lla­mar a la cen­tral pa­ra que man­da­ran otra uni­dad. Mien­tras, ve­ría qué ha­cía con la pa­cien­te.

Con mu­cha preo­cu­pa­ción, por­que nun­ca ha­bía aten­di­do un par­to, ob­ser­vé que ella ha­bía ro­to la fuen­te. La subí a la ca­mi­lla y me di cuen­ta de que el be­bé es­ta­ba co­ro­nan­do. A los po­cos mi­nu­tos na­ció y li­gué el cor­dón um­bi­li­cal. Lo úni­co que fal­ta­ba era ex­pul­sar la pla­cen­ta, de lo cual ya no tu­ve que preo­cu­par­me por­que en ese ins­tan­te re­gre­sa­ron mis com­pa­ñe­ros y se la lle­va­ron al hos­pi­tal jun­to con el ni­ño pa­ra con­cluir el pro­ce­so.

Se alar­ma­ron ya que vie­ron man­chas de san­gre en mi ca­mi­sa. Cre­ye­ron que era con­se­cuen­cia del alum­bra­mien­to, pe­ro na­da qué ver. El flui­do era de una ga­lli­na crio­lla que ha­bían com­pra­do pa­ra el al­muer­zo y me ha­bían en­car­ga­do co­ci­nar. “Ahí la ha­cés en cal­do, pa­ra cuan­do re­gre­se­mos”, me di­je­ron an­tes de ir­se al ser­vi­cio de Bo­ca del Mon­te. En esa ta­rea es­ta­ba cuan­do lle­gó la em­ba­ra­za­da.

Cin­co días des­pués del alum­bra­mien­to, el es­po­so de aque­lla se­ño­ra lle­gó a la es­ta­ción y pre­gun­tó por el bom­be­ro que la ha­bía aten­di­do. Le vi ca­ra de po­cos ami­gos, por lo que pen­sé: ¡hi­jue­la!, qué hi­ce de ma­lo. Al mis­mo tiem­po re­fle­xio­né: de­bo ser res­pon­sa­ble de mis ac­tos. Así que le di­je: fui yo.

!Qué bien!, ex­cla­mó. En pri­mer lu­gar ven­go a agra­de­cer­le por lo que hi­zo pa­ra que mi hi­jo na­cie­ra aquí, y en se­gun­do quie­ro sa­ber có­mo se lla­ma, por­que he­mos de­ci­di­do bau­ti­zar al be­bé con su nom­bre. Soy Wi­lliam Bal­do­me­ro, le di­je. O sea que en al­gún lu­gar vi­ve un jo­ven que lle­va mi nom­bre, de­be te­ner unos 24 años. Po­si­ble­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, por­que se­gún me con­ta­ron, la fa­mi­lia emi­gró a ese país.

Fo­to: Es­bin García

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.