La rei­na de los dio­ses

Revista D - - DE TODO UN POCO - Fuen­te: Gran dic­cio­na­rio de mi­to­lo­gía egip­cia de Eli­sa Cas­tel

Isis, o Ast en egip­cio, fue la dio­sa de la ma­ter­ni­dad, el na­ci­mien­to y quien ins­ti­tu­yó el ma­tri­mo­nio, por eso se le com­pa­ra con Hera, de la mi­to­lo­gía grie­ga.

Es im­po­si­ble li­mi­tar sus atri­bu­tos, ya que po­seía los po­de­res del agua, de la tie­rra, de la co­se­cha y de las es­tre­llas.

Sue­le re­pre­sen­tár­se­le con el sím­bo­lo de su nom­bre so­bre su ca­be­za. A par­tir del reino nue­vo se le em­pe­zó a di­bu­jar con dos cuer­nos y con un dis­co so­lar en­tre ellos. Tam­bién se le pue­de en­con­trar con las alas de mi­lano.

Cuen­ta la le­yen­da que creó me­dian­te ma­gia la pri­me­ra co­bra y usó su ve­neno pa­ra obli­gar a Ra, dios del Sol, a re­ve­lar­le su nom­bre se­cre­to, lo que le otor­gó po­der so­bre él. Di­cha his­to­ria es re­la­ta­da en el pa­pi­ro má­gi­co de Tu­rín, 1500 a. C.

Tu­vo co­mo pro­tec­to­res a sie­te es­cor­pio­nes, los que la ayu­da­ban a cui­dar a su hi­jo Ho­rus, por lo que fue in­vo­ca­da en el tra­ta­mien­to de pi­ca­du­ras ve­ne­no­sas de ser­pien­tes o ala­cra­nes. Su cul­to se ex­ten­dió por to­do el Me­di­te­rrá­neo y re­sis­tió el au­ge del cris­tia­nis­mo has­ta el si­glo VI.

Fue la úni­ca dei­dad egip­cia que se man­tu­vo du­ran­te el Im­pe­rio Ro­mano, has­ta que ado­rar­la fue prohi­bi­do en el año 535, por Jus­ti­ciano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.