Chan­ta­je emo­cio­nal

Có­mo ac­tuar, qué de­cir y a quién pe­dir ayu­da cuan­do pa­ra la pa­re­ja na­da es su­fi­cien­te.

Revista D - - PSICOLOGÍA - Por Sa­bi­ne Meu­ter DPA

M uchas ve­ces uno de los in­te­gran­tes de la pa­re­ja es pues­to ba­jo una fuer­te pre­sión y de­be com­por­tar­se exac­ta­men­te co­mo el otro quie­re. Si las co­sas no se dan así, se bus­ca ac­ti­var un sen­ti­mien­to de cul­pa con bo­cas frun­ci­das, sus­pi­ros y has­ta llan­tos. En es­tos ca­sos se ha­bla de chan­ta­je emo­cio­nal. Si se cum­ple con el de­seo de la pa­re­ja, es­ta res­pon­de bien, pe­ro si no lo ha­ce, de­vuel­ve mal­tra­to o de­sin­te­rés.

La otra par­te ha­ce to­do lo po­si­ble por no de­silu­sio­nar o per­der a su ser ama­do, sin em­bar­go, el que se rin­de no ha­ce las co­sas por con­vic­ción sino por obli­ga­ción, ya que se sien­te un po­co res­pon­sa­ble de que se sien­ta bien.

Al­gu­nas de las frases más ha­bi­tua­les de es­te ti­po de ma­ni­pu­la­ción son: “Si me ama­ras, en­ton­ces ... (ha­rías tal o cual co­sa)”, o “¿con to­do lo que he he­cho por ti, y me ha­ces es­to?”.

En el fondo, el ma­ni­pu­la­dor se sien­te la víc­ti­ma. Qui­zá to­do se tra­te de un gri­to de­ses­pe­ra­do pa­ra ob­te­ner más re­co­no­ci­mien­to y aten­ción por­que no se sien­te va­lo­ra­do del to­do.

Mu­chas ve­ces se de­be a un pro­ble­ma de au­to­es­ti­ma. Tam­bién es po­si­ble que no se di­ga abier­ta­men­te qué se quie­re y se es­pe­re en si­len­cio que el otro cum­pla los an­he­los.

Son pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to aprehen­di­dos. Si de ni­ño se ob­ser­vó co­mo uno de los pa­dres lo­gra­ba co­sas con es­tas ac­ti­tu­des, es muy pro­ba­ble que el pe­que­ño re­pi­ta el ac­cio­nar en su adul­tez.

Si uno de los in­te­gran­tes de la pa­re­ja cree que el otro lo es­tá ma­ni­pu­lan­do de­be ha­blar abier­ta­men­te del te­ma. Na­die tie­ne por qué aguan­tar que el otro lo lle­ne de re­pro­ches. Una op­ción es en­ca­rar la si­tua­ción y de­cir, por ejem­plo: “Quie­ro en­ten­der por qué es­tás tan enoja­do (a). ¿Qué pue­do ha­cer pa­ra que las co­sas vuel­van a ser jus­tas pa­ra ti?”.

Pe­ro en to­do el pro­ce­so no hay que ol­vi­dar que uno siem­pre es el pri­mer res­pon­sa­ble de sus sen­ti­mien­tos. Si cual­quie­ra de los dos no fun­cio­na de acuer­do con las ex­pec­ta­ti­vas del otro eso no se tra­du­ce en que se es una ma­la per­so­na. En al­gu­nas si­tua­cio­nes hay que acep­tar que la pa­re­ja se pue­de sen­tir mal y que eso no tie­ne por qué ser cul­pa de uno.

So­lo es ne­ce­sa­rio bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal cuan­do uno tie­ne to­do el tiem­po ma­la con­cien­cia de­bi­do al com­por­ta­mien­to del otro y se sien­te mal o su­fre al­te­ra­cio­nes fí­si­cas co­mo fal­ta de sue­ño. Un te­ra­peu­ta pue­de ayu­dar a desa­rro­llar pa­tro­nes pa­ra ex­pre­sar de for­ma cla­ra las ne­ce­si­da­des an­te el otro. Otras ve­ces, la so­lu­ción re­si­de en ba­jar un po­co las ex­pec­ta­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.