Ana Ka­ri­na Ko­per Kuh­siek

“Ser em­pre­sa­ria sig­ni­fi­ca en­con­trar so­lu­cio­nes” Pa­ra so­bre­vi­vir en los ne­go­cios se de­be in­no­var cons­tan­te­men­te y, ade­más, te­ner en men­te que siem­pre ha­brá pro­ble­mas, pe­ro tam­bién mu­chas opor­tu­ni­da­des, ex­pli­ca la fun­da­do­ra de Ca­fé Gi­ta­ne y My You­gurt.

Revista D - - FRENTE -

país no ha­bía tan­tos cof­fee shops co­mo aho­ra. Em­pe­cé a tra­ba­jar con mi ma­má en sus tres es­ta­ble­ci­mien­tos que te­nía, que se lla­ma­ban Es­pres­so Ame­ri­cano. Pa­ra ese en­ton­ces so­lo éra­mos ella, co­mo tres per­so­nas más y yo. Ahí fue don­de di los pri­me­ros pa­sos de mis em­pren­di­mien­tos.

¿Cuán­do fun­dó el pri­mer ca­fé Gi­ta­ne?

En el 2004. El nom­bre res­pon­de a que, ha­ce años, mi fa­mi­lia ex­por­ta­ba ca­fé de Gua­te­ma­la a Eu­ro­pa, y una mar­ca que usá­ba­mos era esa, Gi­ta­ne. Aho­ra hay al­re­de­dor de 42 su­cur­sa­les, con ope­ra­cio­nes en Gua­te­ma­la y Cos­ta Ri­ca. Em­plea­mos, ade­más, a unas 250 per­so­nas.

¿En qué se di­fe­ren­cia esa em­pre­sa de las de­más?

Nues­tro con­cep­to se ba­sa en la ra­pi­dez, en el que los clien­tes que en­tran no de­ban es­pe­rar mu­cho por un ca­fé. Asi­mis­mo, nos con­cen­tra­mos en los más jó­ve­nes.

¿Cree que aún hay opor­tu­ni­da­des de mer­ca­do pa­ra los cof­fee shops en Gua­te­ma­la?

Por su­pues­to, so­bre to­do pa­ra los es­pe­cia­li­za­dos. Aho­ra ha sur­gi­do un boom de ba­ris­tas que crean sus pro­pios con­cep­tos.

¿Có­mo en­cuen­tra tiem­po pa­ra aten­der las la­bo­res pro­pias del ne­go­cio con su vi­da per­so­nal?

Mi vi­da cam­bió ra­di­cal­men­te ha­ce unos 10 años. Cier­ta vez es­ta­ba en el ae­ro­puer­to y me em­pe­cé a sen­tir bas­tan­te mal. Ter­mi­né en el hos­pi­tal y el diag­nós­ti­co no era el me­jor. In­clu­so, hi­ce la pro­me­sa de ja­más men­cio­nar el nom­bre de lo que pa­de­cía. La cues­tión es que me di­je­ron que de­bía cam­biar mi vi­da, ya que te­nía de­ma­sia­do es­trés. Me re­co­men­da­ron tra­ba­jar me­nos, des­can­sar más y co­mer de for­ma más sa­lu­da­ble.

¿Pu­do cam­biar?

Me ha cos­ta­do, pe­ro sí. In­clu­so, ten­go otra vi­sión so­bre los ne­go­cios. De esa cuen­ta, so­lo me en­fo­co en aque­llos que ten­gan que ver con mis prin­ci­pios. Así co­mo yo, quie­ro que los de­más cam­bien sus há­bi­tos ali­men­ti­cios y sean más sa­nos. Por eso, en el 2008 na­ció la mar­ca de he­la­dos My You­gurt. Hoy te­ne­mos ocho tien­das y ven­de­mos yo­gur na­tu­ral, fru­ta y va­sos de ve­ge­ta­les. Asi­mis­mo, con un es­tu­dio de mer­ca­do, ob­ser­va­mos que ha­bía opor­tu­ni­da­des pa­ra las co­mi­das más sa­lu­da­bles, y sur­gió My Li­fe, una mar­ca que ya tie­ne tres es­ta­ble­ci­mien­tos. Ahí te­ne­mos un me­nú que va me­jor con el es­ti­lo de vi­da de quie­nes se preo­cu­pan por su sa­lud. Ten­go una em­pre­sa más, en so­cie­dad, que se de­di­ca a im­por­tar vi­ta­mi­nas y sum­ple­men­tos ali­men­ti­cios.

Su vi­sión de ne­go­cios dio un gi­ro, pe­ro ¿cam­bió us­ted per­so­nal­men­te?

Sí, en­con­tré un buen ca­mino en el yo­ga, por­que al prac­ti­car­lo sien­to paz y me acla­ra la men­te. De esa for­ma, los pro­ble­mas se re­suel­ven más efi­cien­te­men­te, vie­nen más ideas, la res­pi­ra­ción me­jo­ra y los ma­les que uno tie­ne dis­mi­nu­yen gra­dual­men­te. In­clu­so, des­de ha­ce cua­tro años, me voy a un re­ti­ro que du­ra 12 días, lo cual me ha ayu­da­do enor­me­men­te.

¿Ha ba­ja­do el rit­mo?

Creo que aún soy adic­ta al tra­ba­jo —ríe—, pe­ro aho­ra ya no es­toy tan in­vo­lu­cra­da en los ca­fés, sino en otras ra­mas del ne­go­cio. Asi­mis­mo, en el ca­mino tu­ve que apren­der a de­le­gar, por­que an­tes pen­sa­ba que po­día li­diar con mu­chas co­sas, pe­ro es im­po­si­ble.

¿Cam­bió la re­la­ción con sus co­la­bo­ra­do­res?

Sí; an­tes era rí­gi­da, in­clu­so en el tra­to con la gen­te. Aho­ra he cam­bia­do, por­que me di cuen­ta de que es im­por­tan­te es­tar en ar­mo­nía. Aho­ra da­mos em­pleo a jó­ve­nes de un pro­yec­to que se lla­ma Vi­lla de las ni­ñas, que es de mo­jas. Mu­chas vie­nen de la pro­vin­cia y bus­can desa­rro­llar­se en la ca­pi­tal. Con ellas me sien­to bas­tan­te ape­ga­da.

¿Có­mo cree que la ve su gen­te?

“Pa­ra mí, lo más com­pli­ca­do de ser em­pre­sa­ria ha si­do ba­lan­cear el tiem­po. An­tes le de­di­ca­ba de­ma­sia­das ho­ras al tra­ba­jo y me ol­vi­da­ba de lo de­más. Has­ta hoy, mi re­to si­gue sien­do en­con­trar el equi­li­brio”.

No sé, ha­bría que pre­gun­tar­les —ríe—. Eso sí, tra­to de ser un ejem­plo, sien­do tra­ba­ja­do­ra, ali­men­tán­do­me bien y siem­pre te­nien­do el me­jor ros­tro an­te las di­fi­cul­ta­des, a las cua­les hay que bus­car­les sa­li­das. Al fi­nal, de eso se tra­ta la vi­da del em­pre­sa­rio: bus­car so­lu­cio­nes.

¿En­con­tró obs­tácu­los en su pro­ce­so de cre­ci­mien­to por ser mu­jer?

La ver­dad, no. Siem­pre he con­ta­do con el apo­yo de mis pa­dres. Mi ma­má, por ejem­plo, siem­pre me ha mo­ti­va­do; me di­ce “tra­ba­já, ha­cé, es­tu­diá”. Qui­zás an­tes era más di­fí­cil que una mu­jer en­tra­ra a los ne­go­cios, pe­ro, al me­nos en mi ca­so, so­lo en­con­tré mu­chas opor­tu­ni­da­des.

¿Tu­vo men­to­res?

Creo que es vi­tal te­ner­los, por­que tie­nen más ex­pe­rien­cia y nos pue­den ayu­dar en el ca­mino. A ellos se les en­cuen­tra en la fa­mi­lia y en los ami­gos.

¿Qué con­se­jos brin­da a aque­llas per­so­nas que quie­ren em­pren­der un ne­go­cio?

Pri­me­ro, que se de­di­quen a al­go que real­men­te les gus­te y que sea par­te de sus prin­ci­pios. Tam­bién de­ben te­ner en cuen­ta un da­to que es cu­rio­so; re­sul­ta que mu­chos bus­can crear una em­pre­sa, su­pues­ta­men­te, pa­ra te­ner más tiem­po, pe­ro la reali­dad es que ten­drán me­nos chan­ce pa­ra ha­cer las co­sas —ríe—.

Asi­mis­mo, hay que pen­sar en el fi­nan­cia­mien­to y te­ner cla­ro ha­cia dón­de se quie­re lle­gar. Por su­pues­to, es­tar en cons­tan­te in­no­va­ción, no que­dar­se a la pri­me­ra y sa­ber que con­ti­nua­men­te sur­gi­rán pro­ble­mas, pe­ro tam­bién opor­tu­ni­da­des. Por úl­ti­mo, re­co­no­cer erro­res, en­men­dar­los y, so­bre to­do, ac­tuar rá­pi­do.

¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne el di­ne­ro pa­ra us­ted?

Es ne­ce­sa­rio pa­ra pa­gar las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, pe­ro no es lo más im­por­tan­te. El di­ne­ro no es la fe­li­ci­dad.

¿Qué es?

Es la sa­lud, te­ner una vi­da ba­lan­cea­da, es­tar en paz con uno mis­mo, vi­vir con va­lo­res y en­con­trar ener­gía pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.