Al res­guar­do del co­no­ci­mien­to

La Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Gua­te­ma­la Luis Car­do­za y Ara­gón cum­ple 60 años en su se­de ac­tual, en el Cen­tro His­tó­ri­co de la ca­pi­tal.

Revista D - - CULTURA - Por Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to

El ser­vi­cio de Trans­me­tro pa­sa atrás de la Con­cha Acús­ti­ca del Par­que Cen­te­na­rio. Ahí, en una sec­ción de pi­so que cru­za la 5 ave­ni­da, en­tre 8 y 7 ca­lles de la zo­na 1 ca­pi­ta­li­na, hay un grue­so vi­drio que de­ja en­tre­ver las ba­ses del an­ti­guo Pa­la­cio Real, don­de se fir­mó el ac­ta de In­de­pen­den­cia, en 1821. Esa es­truc­tu­ra des­apa­re­ció a con­se­cuen­cia de los te­rre­mo­tos de 1917 y 1918.

A po­cos me­tros es­tá un icó­ni­co y her­mo­so mu­ral cons­trui­do en­tre 1967 y 1968 por el maes­tro Efraín Re­ci­nos (1928-2011). Es un al­to re­lie­ve en con­cre­to fren­te a la fa­cha­da de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Gua­te­ma­la Luis Car­do­za y Ara­gón.

El ar­tis­ta di­jo que su crea­ción ser­vía de apo­yo a la es­ca­li­na­ta de in­gre­so y que, ade­más, agre­ga­ba cier­ta sua­vi­dad al edi­fi­cio, de di­se­ño rec­ti­lí­neo. Esa obra, sin em­bar­go, le ga­nó crí­ti­cas ne­ga­ti­vas por te­ner una te­má­ti­ca de de­nun­cia que po­nía de ma­ni­fies­to la vi­da y el im­pac­to so­cial de la po­lí­ti­ca de aque­llos años.

Uno de los per­so­na­jes que más lla­man la aten­ción es La pre­si­den­ta, de gran ta­ma­ño y con tra­je mi­li­tar, un so­lo seno y una pier­na gor­da y sen­sual. Al res­pec­to, Re­ci­nos di­jo que “si el pue­blo te­nía que aguan­tar tan­tos gol­pes de Es­ta­do y tan­tos mi­li­ta­res en el po­der, al me­nos que pu­sie­ran a una lin­da mu­jer en el car­go”. La fi­gu­ra, asi­mis­mo, lle­va en la bo­ca la pa­la­bra “muer­te”.

Lue­go de esa mag­ní­fi­ca obra de Re­ci­nos se ve el im­po­nen­te y cua­dra­dí­si­mo di­se­ño de la Bi­blio­te­ca, la cual, co­mo ins­ti­tu­ción, fue fun­da­da el 18 de oc­tu­bre de 1879, aun­que fun­cio­nó des­de el 24 de ju­nio del año si­guien­te, en el edi­fi­cio de la So­cie­dad Eco­nó­mi­ca.

Sus pri­me­ros vo­lú­me­nes fue­ron los de la pro­pia So­cie­dad, así co­mo los exis­ten­tes en las bi­blio­te­cas de la Uni­ver­si­dad de San Carlos, la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca, la Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios y los per­te­ne­cien­tes a los ex­tin­tos con­ven­tos.

En su re­gla­men­to se es­ti­pu­ló que ha­bría al me­nos cin­co ca­te­go­rías de li­bros: De­re­cho, Me­di­ci­na, cien­cias Fí­si­co-Ma­te­má­ti­cas, Hu­ma­ni­da­des y mis­ce­lá­nea.

Lue­go, su se­de se cam­bió a dis­tin­tos

lu­ga­res. Su es­truc­tu­ra ac­tual, que cons­ta de un só­tano y dos pi­sos, se inau­gu­ró has­ta sep­tiem­bre de 1957 y es­tu­vo a car­go de los in­ge­nie­ros Ra­fael Pé­rez de León y En­ri­que Rie­ra.

En el pri­me­ro tie­ne un enor­me pór­ti­co ador­na­do con már­mol ex­traí­do de las ri­cas ve­tas de San Juan Sa­ca­te­pé­quez, y a los la­dos seis mu­ra­les con mo­ti­vos ma­yas pin­ta­dos por el ar­tis­ta An­to­nio Te­je­da.

Al en­trar hay un es­pa­cio­so lobby don­de, tam­bién, hay mos­tra­do­res de prés­ta­mo de li­bros, así co­mo es­cri­to­rios y fi­che­ros, ofi­ci­nas, la sa­la de ofi­cia­les, una ma­po­te­ca, cuar­tos de lim­pie­za, ser­vi­cios sa­ni­ta­rios y dos gran­des sa­lo­nes de lec­tu­ra, am­bos de 360 me­tros cua­dra­dos, con su­fi­cien­te ilu­mi­na­ción na­tu­ral y ar­ti­fi­cial, en los que unas cien per­so­nas po­drían leer con co­mo­di­dad en ca­da uno.

El se­gun­do pi­so tie­ne dos gran­des salas, don­de hay una ga­le­ría de ex­po­si­ción, un sa­lón de ac­tos y la He­me­ro­te­ca Na­cio­nal Lic. Cle­men­te Ma­rro­quín Ro­jas.

Al mo­men­to de su inau­gu­ra­ción cos­tó Q750 mil, más otro me­dio mi­llón de quet­za­les de la sec­ción del Ar­chi­vo Na­cio­nal de Cen­troa­mé­ri­ca, ubi­ca­do jus­to de­trás de la Bi­blio­te­ca.

Fo­to: He­me­ro­te­ca PL

Las obras tu­vie­ron un cos­to de Q750 mil.

Su se­de ac­tual se inau­gu­ró en 1957.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.