Te­so­ro bo­li­viano

El litio, u oro blan­co co­mo lo lla­man en el país an­dino, y que sir­ve pa­ra fa­bri­car ba­te­rías, abun­da en Uyu­ni.

Revista D - - MUNDO - Por Georg Is­mar

D e pron­to uno pa­re­ce es­tar en Chi­na. En me­dio del ma­yor sa­lar del mun­do, a tres mil 600 me­tros de al­tu­ra en el al­ti­plano bo­li­viano, hay un pue­blo de con­te­ne­do­res blan­cos. Den­tro, so­bre la me­sa gi­ra­to­ria hay chao ming, ter­ne­ra pi­can­te, po­llo agri­dul­ce y col, to­do pen­sa­do pa­ra que los tra­ba­ja­do­res se sien­tan co­mo en ca­sa.

Los con­te­ne­do­res ha­bi­ta­bles han lle­ga­do des­de Chi­na y con ellos tam­bién cua­tro co­ci­ne­ros. En el co­me­dor hay un ka­rao­ke, tam­bién una ha­bi­ta­ción pa­ra ju­gar al ping-pong y de las pa­re­des cuel­gan car­te­les en man­da­rín.

Ji Xins­heng, un hom­bre ama­ble con mo­da­les ex­qui­si­tos, re­ci­be a las vi­si­tas. “En Chi­na so­lo te­ne­mos un sa­lar, pe­ro allí hay una de­man­da enor­me de litio y de clo­ru­ro de po­ta­sio”, ex­pli­ca. El se­ñor Ji vi­ve des­de el 2016 en es­te de­sier­to de sal y di­ri­ge pa­ra la em­pre­sa CAMC la cons­truc­ción de una fá­bri­ca pa­ra la pro­duc­ción de clo­ru­ro de po­ta­sio co­mo fer­ti­li­zan­te.

A par­tir del 2018 se pro­du­ci­rán 350 mil to­ne­la­das al año. Pe­ro es­to es so­lo el prin­ci­pio, pues es­te es­ta­ble­ci­mien­to es la puer­ta ha­cia una ma­te­ria pri­ma mu­cho más im­por­tan­te. Y a la que as­pi­ran tam­bién mu­chos otros.

Ba­jo sus pies se en­cuen­tra, ade­más del po­ta­sio, un te­so­ro al que le han echa­do el ojo em­pre­sas de to­do el mun­do. El sa­lar de Uyu­ni es el más gran­de del mun­do con más de 10 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos y en él se en­cuen­tra tam­bién la ma­yor re­ser­va de litio del pla­ne­ta. Sin es­te ele­men­to quí­mi­co me­tá­li­cono no se­ría po­si­ble una re­vo­lu­ción mun­dial de vehícu­los eléc­tri­cos, pues se ne­ce­si­ta pa­ra las ba­te­rías.

Evo Mo­ra­les, el presidente bo­li­viano, ase­gu­ra que “el litio es el nue­vo gas na­tu­ral”. Mo­ra­les, so­cia­lis­ta en la re­tó­ri­ca y prag­má­ti­co en lo po­lí­ti­co, bus­ca so­cios in­ter­na­cio­na­les pa­ra la ex­plo­ta­ción, y con­se­guir el mis­mo efec­to que con el gas na­tu­ral, que ha ayu­da­do a Bo­li­via, uno de los paí­ses más po­bres del con­ti­nen­te, a con­ver­tir­se en el de ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la re­gión.

El pre­cio de la to­ne­la­da de car­bo­na­to de litio ha subido de los US$2,500 en el 2005 a los US$13 mil ac­tual­men­te —des­de el 2016 ca­si se ha du­pli­ca­do su va­lor—. Aho­ra el litio es la me­jor apues­ta por­que se ve ve­nir el au­ge de los vehícu­los eléc­tri­cos.

Se es­ti­ma que en Bo­li­via hay más de nue­ve mi­llo­nes de to­ne­la­das del “oro blan­co”. Es­te tam­bién se uti­li­za pa­ra las ba­te­rías de los ce­lu­la­res, en las gran­des ba­te­rías pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía so­lar y en tec­no­lo­gía mé­di­ca.

Por el mo­men­to la na­ción an­di­na no jue­ga nin­gún pa­pel en su ex­trac­ción, el lí­der mun­dial es Chi­le, don­de se es­ti­ma que las re­ser­vas al­can­zan los 7.5 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Pe­ro Mo­ra­les pla­nea una gran ofen­si­va con una in­ver­sión de más de US$800 mi­llo­nes pa­ra la ex­plo­ta­ción.

Por lo ge­ne­ral, no se pue­de ac­ce­der a las ins­ta­la­cio­nes en el sa­lar de Uyu­ni, que es­tán vi­gi­la­das por mi­li­ta­res. La sus­tan­cia ri­ca en ma­te­rias pri­mas se en­cuen­tra ba­jo la cos­tra de sal y es di­ri­gi­da ha­cia unas enor­mes pi­le­tas de has­ta 30 hec­tá­reas en las que el agua se eva­po­ra al ai­re li­bre y se fil­tran el litio y el clo­ru­ro de po­ta­sio.

Des­de el 2008 hay aquí una pe­que­ña plan­ta pi­lo­to en la que se pro­du­cen cin­co to­ne­la­das de car­bo­na­to de litio al mes, me­dian­te un pro­ce­so com­pli­ca­do y de va­rias fa­ses.

Los tra­ba­ja­do­res con tra­jes pro­tec­to­res blan­cos lle­nan sa­cos con es­te quí­mi­co con una pu­re­za del 99 por cien­to. Hay tam­bién un la­bo­ra­to­rio en el que un equi­po de quí­mi­cos ana­li­za y con­tro­la la ca­li­dad.

Las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas cer­ca­nas te­men que se pro­duz­can da­ños am­bien­ta­les irre­pa­ra­bles, so­bre to­do por las

enor­mes pi­le­tas pa­ra el fil­tra­do de las ma­te­rias pri­mas.

“Es un ele­men­to es­tra­té­gi­co pa­ra nues­tro desa­rro­llo y pa­ra el mun­do”, di­ce por el con­tra­rio el di­rec­tor po­lí­ti­co del pro­gra­ma del litio, Juan Carlos Mon­te­ne­gro, que es­tu­dió mi­ne­ra­lo­gía en Hei­del­berg, Ale­ma­nia.

Mon­te­ne­gro des­ta­ca que so­lo el 0.4 por cien­to del sa­lar se­rá ex­plo­ta­do en una pri­me­ra fa­se, es de­cir, unos 40 ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

LU­CHA

En Uyu­ni hay ho­te­les que se lla­man Oro Blan­co por­que has­ta aho­ra el sa­lar es la ma­yor atrac­ción tu­rís­ti­ca de ese país, con sus re­fle­jos de luz su­rrea­lis­tas, sus la­gu­nas tur­que­sas, ver­des y ro­jas, sus is­las de cac­tus y sus ex­tra­ñas for­ma­cio­nes ro­co­sas. Mu­chas per­so­nas tie­nen la sen­sa­ción de no es­tar bien in­for­ma­das por­que na­die sa­be exac­ta­men­te lo que es­tán ha­cien­do en la zo­na de ac­ce­so res­trin­gi­do.

La obra de Ji for­ma par­te del com­ple­jo pa­ra la ex­trac­ción del litio y del po­ta­sio. La plan­ta que se cons­trui­rá al la­do ha si­do pro­yec­ta­da por la em­pre­sa ale­ma­na K-Utec.

Los con­tra­tos se fir­ma­ron en el 2015 en pre­sen­cia de Mo­ra­les en Uyu­ni. Se­gún el presidente de K-Utec, Hei­ner Marx, el con­tra­to tie­ne un vo­lu­men de 4.5 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción de la plan­ta con la que se pro­du­ci­rán 30 mil to­ne­la­das de car­bo­na­to de litio al año.

Ade­más de los chi­nos, el go­bierno de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, tam­bién es­tá tra­tan­do de cor­te­jar a los bo­li­via­nos, pues­to que quien ten­ga ac­ce­so a la cons­truc­ción y se ha­ga con par­te de la em­pre­sa ten­drá un pie den­tro de uno de los mer­ca­dos del fu­tu­ro.

Mo­ra­les, de igual for­ma, quie­re cons­truir en Po­to­sí, cer­ca del sa­lar, una enor­me fá­bri­ca de ba­te­rías pa­ra las em­pre­sas au­to­mo­tri­ces. Fá­bri­cas chi­nas, ca­na­dien­ses y ale­ma­nas com­pi­ten por es­te ne­go­cio, pe­ro los bo­li­via­nos se que­da­rán con al me­nos el 50 por cien­to.

Has­ta 26 fir­mas de Chi­na, Ru­sia, Fin­lan­dia, Ale­ma­nia, Es­pa­ña y Mé­xi­co se han pre­sen­ta­do pa­ra la cons­truc­ción de la fá­bri­ca de litio. Pe­ro Mon­te­ne­gro des­ta­ca tam­bién la im­por­tan­cia de la plan­ta de po­ta­sio que es­tá cons­tru­yen­do Ji.

“So­la­men­te Bra­sil ne­ce­si­ta sie­te mi­llo­nes de to­ne­la­das de fer­ti­li­zan­te al año pa­ra las plan­ta­cio­nes de so­ja”, ex­pli­ca.

La re­gión de Chi­le, Bo­li­via y Ar­gen­ti­na, con el 85 por cien­to de las re­ser­vas de litio, ya es con­si­de­ra­da la nue­va Ara­bia Sau­dí. Pe­ro Jai­me Alée, di­rec­tor del pro­gra­ma de litio de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, ad­vir­tió de una po­si­ble bur­bu­ja en una entrevista pa­ra el por­tal emol.com.

“Se es­ti­ma que la re­ser­va mun­dial se si­túa en los 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das”, di­jo. Pe­ro en las ba­te­rías se uti­li­zan so­lo pe­que­ñas can­ti­da­des de car­bo­na­to de litio.

Sin em­bar­go, en Bo­li­via creen que los pre­cios se­gui­rán su­bien­do, por lo que en abril se fun­dó la em­pre­sa na­cio­nal Ya­ci­mien­tos del Litio Bo­li­viano (YLB), que da­rá tra­ba­jo a mil ciu­da­da­nos de es­te país que cuen­ta con 22 sa­la­res.

Mon­te­ne­gro es­tá pre­sen­te en el en­cuen­tro con los chi­nos y se no­ta lo or­gu­llo­so que es­tá de que por fin em­pie­ce a po­ner­se el pro­yec­to en mar­cha y de que los bo­li­via­nos to­men las rien­das.

Los es­pa­ño­les ex­plo­ta­ron sin re­pa­ros las mi­nas de pla­ta de Po­to­sí en la épo­ca co­lo­nial. Se­gún la le­yen­da, se po­dría cons­truir un puen­te has­ta Es­pa­ña con la pla­ta ex­traí­da y otro de vuel­ta con los hue­sos de los in­dí­ge­nas fa­lle­ci­dos. Ese es el ma­yor trau­ma na­cio­nal. Pe­ro con el “oro blan­co” es­pe­ran que la his­to­ria sea muy di­fe­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.