EN­TRE­VIS­TA

Isa­bel Ciu­dad-Real, la pri­me­ra gua­te­mal­te­ca en di­ri­gir la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Tex­to y fo­to Jo­sé Luis Es­co­bar

Ade­más de sus es­tu­dios de ba­chi­lle­ra­to con­ven­cio­na­les, Isa­bel Ciu­dad-Real (Gua­te­ma­la, 1965) cur­só cla­ses en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca. Cre­cer en un ho­gar con una ma­dre pia­nis­ta y un pa­dre vio­li­nis­ta la em­pa­pa­ron, apar­te de amor por la in­ter­pre­ta­ción de ins­tru­men­tos, de co­no­ci­mien­tos y téc­ni­cas que le per­mi­tie­ron re­du­cir a cin­co los ocho años que exi­ge la for­ma­ción en la aca­de­mia lo­cal. Va­rios cur­sos, cuen­ta, los pre­sen­tó por au­to­su­fi­cien­cia. La con­na­cio­nal es hi­ja de Carlos Ciu­dad-Real y Ra­quel So­lís de Ciu­dad-Real. Su tra­yec­to­ria se di­vi­de en dos aris­tas, la ar­tís­ti­ca y la do­cen­te. Am­bas se con­so­li­da­ron cuan­do co­men­zó a tra­ba­jar dis­tin­tos pro­yec­tos con jó­ve­nes, po­bla­ción en la que de­po­si­ta to­da su es­pe­ran­za, tan­to por la for­ma­ción de nue­vos ta­len­tos co­mo en la tras­cen­den­cia que en la so­cie­dad pue­de al­can­zar la mú­si­ca.

De la ex­pe­rien­cia, ins­tru­yén­do­se en el ex­tran­je­ro co­mo de sus re­tos fren­te al De­par­ta­men­to de Mú­si­ca de la Uni­ver­si­dad del Va­lle de Gua­te­ma­la (UVG) nos ha­bla en es­ta en­tre­vis­ta.

Ciu­dad-Real fue la pri­me­ra gua­te­mal­te­ca en di­ri­gir la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal, en 1998, y de­bu­tó co­mo tal en Ve­ne­zue­la, al lle­var la ba­tu­ta de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Mé­ri­da y de la Or­ques­ta Antonio Jo­sé de Su­cre. Ha com­pues­to mú­si­ca pa­ra piano, su prin­ci­pal ins­tru­men­to, así co­mo de cá­ma­ra y te­mas a par­tir de poe­mas de au­to­res gua­te­mal­te­cos y es­ta­dou­ni­den­ses. Tam­bién to­ca el vio­lín.

¿De qué ma­ne­ra la mar­có la mú­si­ca?

Des­de ado­les­cen­te no­té que po­día co­nec­tar­me más fá­cil con las per­so­nas a tra­vés de los so­ni­dos mu­si­ca­les. De jo­ven una tien­de a en­si­mis­mar­se bas­tan­te, es par­te del pro­ce­so de bús­que­da,

de una iden­ti­dad, de que­rer ser par­te de un gru­po. La mú­si­ca ayu­da mu­cho en ese sen­ti­do, es por eso que mu­chos for­man una ban­da, son par­te de al­gún co­ro o apren­den a in­ter­pre­tar al­gún ins­tru­men­to. Co­men­cé a es­tu­diar mú­si­ca por esas ra­zo­nes y, la ver­dad, me hi­zo cre­cer mu­cho co­mo per­so­na, y tam­bién so­cial y es­pi­ri­tual­men­te.

¿Es por eso que se iden­ti­fi­ca tan­to con los jó­ve­nes?

Lle­vo más de 20 años tra­ba­jan­do en di­fe­ren­tes cam­pos y pro­yec­tos con jó­ve­nes y ado­les­cen­tes, que son la ma­yor par­te de la po­bla­ción del país. La mú­si­ca es co­mo un tre­men­do imán pa­ra ellos, es por eso que ca­si siem­pre flo­re­ce to­do pro­gra­ma que ten­ga que ver con ellos.

No me can­so de ver su en­tre­ga y ener­gía. Ten­go mu­cha es­pe­ran­za en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, por­que son las que po­drán cam­biar el mun­do en el que vi­vi­mos, por eso es­toy enamo­ra­da de la ju­ven­tud y me en­fo­co en pro­gra­mas en los que pue­dan te­ner par­ti­ci­pa­ción.

¿Eso la lle­vó a fun­dar Mú­si­ca y Ju­ven­tud?

Sí, la Fun­da­ción Mú­si­ca y Ju­ven­tud pa­ra Co­ros y Or­ques­tas In­fan­ti­les y Ju­ve­ni­les de Gua­te­ma­la se es­ta­ble­ció le­gal­men­te en abril de 1998. Sur­gió pa­ra ca­na­li­zar múl­ti­ples es­fuer­zos de per­so­nas y en­ti­da­des in­tere­sa­dos en apos­tar por la for­ma­ción mu­si­cal.

Co­men­zó con bas­tan­te pro­ta­go­nis­mo, por­que su fun­ción prin­ci­pal fue la de acom­pa­ñar, en su mo­men­to, gran­des sue­ños que hoy son só­li­das reali­da­des. Po­co a po­co su pre­sen­cia fue mer­man­do a me­di­da que los pro­gra­mas de crea­ción de co­ros o de or­ques­tas en los que se in­vo­lu­cró se fue­ron con­so­li­dan­do, por ejem­plo, la red que exis­te en la Es­cue­la Mu­ni­ci­pal de Mú­si­ca, en el Cen­tro Mu­ni­ci­pal de Ar­te y Cul­tu­ra.

¿Con­ti­núa con esa la­bor?

Sí, aun­que con un per­fil más ba­jo, pues la Fun­da­ción si­gue tra­ba­jan­do con pro­gra­mas afi­nes, uno de ellos es el Sis­te­ma de Or­ques­tas de Gua­te­ma­la (SOG), con la cual hay una alian­za de­bi­do a la mis­ma vi­sión de pro­mo­ción de va­lo­res a tra­vés de la mú­si­ca. Es­te sis­te­ma or­ques­tal lle­va a ca­bo un mo­de­lo en la co­lo­nia San­ta Fe, en la zo­na 13 ca­pi­ta­li­na, don­de sos­tie­nen un co­ro y una or­ques­ta de cuer­das.

Co­la­bo­ra con otro gru­po de cá­ma­ra en San­ta Cruz Ba­lan­yá, en Chi­mal­te­nan­go, con apo­yo de la Or­ques­ta de San­ta Cruz Ba­lan­yá, que ha co­se­cha­do éxi­to por sí so­la. Otro ca­so es lo que la pro­mo­to­ra cul­tu­ral Ma­ya­rí de León desa­rro­lla con ni­ños en San Juan del Obis­po, en Sa­ca­te­pé­quez, en don­de hay un ex­ce­len­te gru­po de ma­rim­ba. Tam­bién otor­ga be­cas a es­tu­dian­tes del Pro­fe­so­ra­do en Mú­si­ca que se im­par­te en la UVG.

¿Cuál es su víncu­lo con esas u otras en­ti­da­des?

Ade­más de la pa­sión por la mú­si­ca y la cer­te­za de apos­tar por los jó­ve­nes, de Mú­si­ca y Es­pe­ran­za soy su di­rec­to­ra, y for­mo par­te de la jun­ta di­rec­ti­va de SOG. Ade­más, en el cam­po de la do­cen­cia, soy la di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Mú­si­ca de la UVG.

¿En qué año co­men­zó esa fa­ce­ta?

Lle­gué a la UVG en 1994 e im­par­tí cur­sos de teo­ría has­ta 1998. Pe­ro an­tes, en Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién di cla­ses por tres años, des­pués de cul­mi­nar mis es­tu­dios de li­cen­cia­tu­ra en Ar­tes Mu­si­ca­les en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan Ann Ar­bor, a don­de lle­gué en 1991. En 1999 me de­le­ga­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de la di­rec­ción del De­par­ta­men­to Mu­si­cal, en el cual con­ti­núo.

¿En cuá­les otros paí­ses se for­mó?

An­tes de de­jar EE. UU. ha­bía apli­ca­do a un cur­so en Ita­lia. Aca­ba­ba de vol­ver a Gua­te­ma­la cuan­do re­ci­bí una car­ta, qué bueno que ha­bía ser­vi­cio de co­rreo en esa épo­ca (bro­mea). Así que de nue­vo hi­ce ma­le­tas y me fui. El apren­di­za­je du­ró el ve­rano de 1993, y es­tu­dié com­po­si­ción de piano pa­ra mú­si­ca de pe­lí­cu­las en la A ca­de­mia Mu­si­cal Chi­gia­na en Sie­na. El ins­truc­tor fue En­nio Mo­rri­co­ne, des­ta­ca­do di­rec­tor de or­ques­ta quien ha com­pues­to la mú­si­ca de nu­me­ro­sos fil­mes. De 1994 a 1996 es­tu­dié di­rec­ción or­ques­tal en Ve­ne­zue­la, con el ar­gen­tino Gui­ller­mo Sca­ra­bino.

¿Qué es­cue­la le de­jó Ve­ne­zue­la?

La for­ma­ción con­sis­tió en un se­mi­na­rio in­ten­si­vo, hu­bo gen­te que no dio la ta­lla y eso me hi­zo sen­tir ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad al re­pre­sen­tar a Gua­te­ma­la.

En ese país co­no­cí a fon­do el mo­de­lo de or­ques­tas que ma­ne­jan, el cual se ha he­cho fa­mo­so por su éxi­to y per­ma­nen­cia des­de 1973. Es­te con­sis­te en for­mar con cur­sos muy exi­gen­tes a mú­si­cos jó­ve­nes con po­ten­cial, ba­jo la ins­truc­ción de re­nom­bra­dos di­rec­to­res e in­tér­pre­tes. Al cul­mi­nar, los par­ti­ci­pan­tes al­can­zan un ni­vel avan­za­do que qui­zá no ima­gi­na­ban que era po­si­ble, pe­ro con el com­pro­mi­so de tras­la­dar los co­no­ci­mien­tos a otro gru­po y así co­men­zar una ca­de­na de crea­ción de or­ques­tas.

El im­pac­to so­cial que se al­can­za es muy al­to por­que se tra­ba­ja en di­fe­ren­tes sec­to­res, in­clui­dos los con­si­de­ra­dos en ries­go. Qui­zá no to­dos se con­vier­tan en mú­si­cos pro­fe­sio­na­les, pe­ro no ca­be du­da que la dis­ci­pli­na mu­si­cal ca­la en la for­ma­ción de to­da per­so­na.

¿Pro­mo­vió ese mé­to­do en el país?

Sí, lo pro­pu­se y al ini­cio con­tó con el apo­yo de la UVG, de la Uni­ver­si­dad Ra­fael Landívar y de otras en­ti­da­des. La paz re­cién se ha­bía fir­ma­do y el Go­bierno de la épo­ca tam­bién dio su res­pal­do. Al ter­mi­nar mi pre­pa­ra­ción en Ve­ne­zue­la es­ta­ba muy mo­ti­va­da y sur­gió un se­mi­lle­ro a par­tir de exin­te­gran­tes de la Sin­fó­ni­ca Juvenil de Gua­te­ma­la, que di­ri­gió Ma­nuel Alvarado Co­ro­na­do, pio­ne­ro de la mú­si­ca con jó­ve­nes.

A ellos se su­ma­ron es­tu­dian­tes de la UVG, y con par­ti­ci­pan­tes ex­ter­nos, po­co a po­co el gru­po se fue ha­cien­do más gran­de. Co­mo tal, se pre­sen­tó en un festival que hu­bo en 1996. Ese año par­ti­ci­pó des­de Ve­ne­zue­la la Or­ques­ta Juvenil de Su­cre y su asis­ten­cia ayu­dó a creer en la ins­tau­ra­ción de es­ta me­to­do­lo­gía en Gua­te­ma­la. De esa ma­ne­ra se sen­ta­ron las ba­ses, al año si­guien­te, de lo que hoy es el Sis­te­ma de Or­ques­tas de Gua­te­ma­la.

¿Qué pa­só des­pués?

En 1997 se im­par­tió en el país el pri­mer se­mi­na­rio in­ten­si­vo con maes­tros de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Si­món Bo­lí­var. En esa oca­sión par­ti­ci­pa­ron 110 jó­ve­nes, no so­lo de la ca­pi­tal, pues hu­bo de Re­tal­hu­leu, Quet­zal­te­nan­go y de otros de­par­ta­men­tos. El re­sul­ta­do cau­só una muy bue­na im­pre­sión, ya que los asis­ten­tes al con­cier­to fi­nal se asom­bra­ron con la in­ter­pre­ta­ción de la 5ª. Sin­fo­nía de Beet­ho­ven la cual pa­re­ció que to­ca­ron con fue­go. Del en­cuen­tro sur­gió la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Juvenil Je­sús Cas­ti­llo.

Pos­te­rior a ello, jun­to con em­pre­sas y otros mo­vi­mien­tos, se co­men­za­ron nue­vos gru­pos en Quet­zal­te­nan­go y San Raymundo. Así fue el mo­vi­mien­to ini­cial que en 1998 es­tu­vo ba­jo la ba­tu­ta del di­rec­tor Igor Sar­mien­tos.

¿Qué re­tos tie­ne co­mo di­rec­to­ra uni­ver­si­ta­ria?

En el De­par­ta­men­to de Mú­si­ca siem­pre es­ta­mos anuen­tes a apo­yar to­da ini­cia­ti­va re­la­cio­na­da con la for­ma­ción mu­si­cal. En el 2018 la UVG im­par­ti­rá dos nue­vas ca­rre­ras y es­ta­re­mos apo­yán­do­las, es­tas son In­ge­nie­ría en Tec­no­lo­gía de Au­dio, y Com­po­si­ción y Pro­duc­ción Mu­si­cal.

“La dis­ci­pli­na mu­si­cal ca­la en la for­ma­ción de to­da per­so­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.